Insumisión

0
41

En los años 70, muchos de mis compañeros, colegas, amigos, conocidos…muchos de ellos me hablaban de convertirse en “insumisos”. Es decir, no obedecer la regla establecida, y eso,  en aquella época, era,  básicamente, no hacer la “mili”. Yo no la hice, o al menos, no la hice completa, gracias al decreto que me liberaba por tener dos hijos (gemelos) que dependían de mi sueldo a tanto la pieza…
 
Tras seis días en Ovejo, Córdoba, fui  repatriado. Y continué con mi trabajo en prensa, en el Grupo Mundo, el mismo que me dejó, tres años después, cinco meses sin cobrar. En esa época me doctoré en asambleas, comités de empresa, huelgas y todo lo que ello conlleva. Años después, por fortuna, el Fondo de Garantía Salarial nos anunció que había un “dinerillo” que cobrar y recuperamos, sin intereses, el cincuenta por ciento de lo que nos debían…
 
En estos tiempos que corren, la palabra disidencia o insumisión me han venido, a menudo a la boca. Sé que en esta columna, el editor siempre recomienda huir de conceptos políticos, y he tratado de respetar su criterio. Pero  ya va siendo momento de llamar a las cosas por su nombre y explicar a quienes aún no lo hayan percibido, que estamos en  un conflicto en toda regla, en el que hay que posicionarse.
 
La Ley que promulga Wert, la  Lomce , la llaman, pone en cuestión mucho más que los problemas de fracaso escolar o libertad de elección de lengua que existen en nuestro país. Nunca he visto algo tan poco defendido respecto a lo atacado. Mil familias han solicitado una excepción en la regla, y algunos consideran que eso es suficiente para iniciar un  proceso que acabará trayendo cola.
 
A insumisión es un proceso, en definitiva, una actitud, que muestra un rechazo a una imposición, ya sea de ley o de tradición. Podríamos llamarle, también, disidencia .O sea, una desobediencia civil, tranquila y pacífica. Vamos hacia ahí. A muchos, que nos impongan temas con los que no comulgamos, nos provocan ganas enormes de disentir, de ser disidente e insumiso.
 
Señor Wert, usted no es un valiente, como le dijo a su amiga Esperanza Aguirre, haciendo referencia a su apellido alemán. Wert no es valiente, es valor, precio, tasación, que no coraje, y no niego que usted tenga un par… pero queda claro que le han puesto precio a la educación  , no solo en Catalunya, sino en el resto de España.
 
Y le auguro un verano complicado, porque me da a mí que en septiembre tendrá que volver a presentarse…
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.