La verdad desnuda

0
45

Existe la creencia para muchos de aquellos que hemos estado cerca de la vida diaria del F.C Barcelona -en mi caso, 35 años ya- que si hay un lugar incómodo en su estructura, en su organigrama, sin duda es el de responsable de Comunicación. Más allá de la figura que en su día arropó a Núñez en su quehacer diario, el malogrado Ricard Maxenchs, que acabó más como Jefe de protocolo, hemos ido asistiendo a un cúmulo de “problemas”, sobre todo en los últimos meses, achacables al lío comunicativo. 
 
Sin ir más lejos, la sanción impuesta por la FIFA por los contratos a menores es producto de una decisión que se conoció en diciembre en el club y que se mantuvo en el congelador, como si de esa forma fuera a autodestruirse. Se ha pecado de candidez si se pensaba que alguien, mano negra o blanca, da igual, no iba a aprovecharlo en un momento clave de la temporada.
 
La verdad, sin tapujos, acostumbra a ser el mejor antídoto a todos esos problemas. La verdad absoluta y con detalles de la operación Neymar, sin ocultar detalles, como si a los aficionados culés les fuera a importar no haber sido tan listos para fichar al brasileño por la mitad de lo que le ofrecían otros clubs… La verdad desarma casi siempre a quienes tratan de hacerte daño. Eso, y la decisión, la contundencia y el discurso unitario, algo que, quizás porque en el Barça hay muchos portavoces, no abunda.
 
Que la Masia no es “tocable” es diáfano. Que muchos niños, en el Mundo, (y sus padres) darían lo que fuera por crecer en ese ambiente, sobre todo porque el F.C Barcelona ha sabido construir en el imaginario colectivo esa imagen formativa como nadie más. Eso no quita que las cosas  no se deban permitir llegar a cierto punto en que el daño mediático, la presunción de culpabilidad, invada a la opinión pública. Decir la verdad.

Si uno ha presentado la dimisión, Zubizarreta, que no diga que no, para que al poco tiempo, el Presidente diga lo contrario. Queremos saber, socios y simpatizantes, lo que es, en cada momento, lo que pasa en cada instante, porque para ello, el club es algo más, según reza el lema… Prometo y creo que muchos que lean esto lo prometerían también, que no nos escandalizaremos, que ya somos mayorcitos. No nos escandaliza la desnudez, ni siquiera de la verdad.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.