El relevo de Pimec: filtraciones, sueldo y la pelota al pie

0
36

Crónica de una decisión histórica, con filosofía Cruyff y otros presidenciables
 
Josep Gonza?lez i Antoni Can?ete a l’assamblea general de Pimec. Foto: pimec.
 
Era una noche de finales de octubre de 2019 cuando sonaron todas las alarmas patronales. Concretamente, durante la I Noche de los Autónomos de Pimec celebrada en la Fundación Joan Miró de Barcelona. El empresario Dídac Lee era premiado por su heroicidad como autónomo, a la vez que bromeaba con la posibilidad de que el presidente de Pimec Autónomos, Mikel Camps, fuera el relevo de Josep González al frente de la patronal de la micro, la pequeña y la mediana empresa.
 
Después de un cuarto de siglo capitanejando el lobby de las pymes y de ser el único candidato en las últimas elecciones de junio de 2019, González ya avisó que este sería su último mandato. Una y no más, Santo Tomás. No faltó la polémica por una cláusula de los estatutos que limita la presidencia a dos mandatos, pero el presidente de Pimec reivindicaba entonces que la medida aprobada en 2015 no se podía aplicar con carácter retroactivo. Todavía había partido.
 
Cuando González concretó cómo serían sus bodas de plata con Pimec, la melodía del baile de candidatos presidenciales empezó a sonar. No sólo Camps sino que también los vicepresidentes Emili Rousaud y Joan Gimeno eran potenciales presidenciables en todas las quinielas, pero el nombre del secretario general de Pimec, Antoni Cañete, cogía cada vez más impulso hacia la presidencia. De segunda a primera espada. Actualmente, Cañete compagina el cargo que ocupa desde el 2005 con el de presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad y vicepresidente y portavoz de la Plataforma Pymes.
 
De hecho, el último artículo del secretario general en VIA Empresa publicado el 22 de junio de este año se titula Las pymes necesitan representatividad en Madrid! Hay reflexiones que vale la pena tener en cuenta de cara al futuro más inmediato: «¿Creemos que la CEOE defenderá un régimen sancionador que penalice la mencionada morosidad?», «Pimec es la única entidad de España a la que se discrimina sin disponer de la representatividad que le corresponde» o «Pimec que siempre ha practicado la neutralidad política, tiene que poder defender las pymes catalanas estando en las mesas estatales».
 
Un café largo con Cañete
Casualidad o no, quedé con Antoni Cañete en la sede de Pimec un par de días antes de confinarnos por la crisis sanitaria del coronavirus. La conversación duró alrededor de dos horas entre gel desinfectante, cafés y muchas hojas en blanco. El listado de temas fue más largo de lo previsto: proteger las personas y «evitar que el enemigo entre a casa», la liquidez y el oxígeno de las empresas, atrasar pagos en un momento de crisis, morosidad, fiscalidad, FP Dual, energía o capitalismo inclusivo, entre muchos otros.
 
Incluso, hablamos un rato de Johan Cruyff. Gran futbolista, mejor entrenador y eterno mito. «Siempre hay que bajar la pelota al pie y tenemos que pasar de la opinática a la rigurosidad», me dijo Cañete. Fiel a la filosofía Cruyff, bajé la pelota al pie y le hice una rigurosa pregunta sobre el relevo de González: «Será usted el próximo presidente de Pimec?». Cañete dribló con oficio, pero la liebre ya estaba levantada.
 
La crisis del coronavirus lo dejó todo en pausa hasta que l’ARA publicó este martes 14 de junio aquello que muchos ya intuíamos y perseguíamos entre conversaciones de pasillo y a puerta cerrada desde hace muchos meses. Faltaba una última confirmación que todo apunta que llegó por parte de alguno de los socios de Pimec o incluso, de alguno de los hombres de confianza de González. Desde el comité ejecutivo insisten que no es cosa suya, pero la magia del periodismo tiene momentos así.
 
Al cabo de pocas horas y coincidiendo con la celebración de la Junta directiva y la Asamblea general -ordinaria y extraordinaria- de la patronal, Cañete confirmó la noticia a través de las redes sociales: «Un honor y una responsabilidad que los órganos de gobierno y de gestión me hayan proclamado como un candidato para la presidencia de Pimec».
 
«Cañete presidente»
Sí, UN CANDIDATO, pero no cualquiera y es que el secretario general es hoy por hoy el único heredero oficial al trono de González, con quién ha trabajado codo con codo durante al menos 12 años. Tanto es así que «Cañete presidente» es una propuesta del mismo González aprobada y ratificada por unanimidad dentro del comité ejecutivo y que como tarde se hará efectiva de aquí a dos años con la finalización del actual mandato.
 
«Es un momento histórico y todo el mundo lo aplaude. González habló individualmente 15 días antes con todos los miembros del comité y se ha decidido por unanimidad. Pero alguien se había hecho ilusiones…», explican fuentes de VIA Empresa muy próximas a Pimec. Ilusiones (o no) por un giro de guion de última hora. «Todo es factible», apuntan otras fuentes. Ahora bien, el candidato oficialista es Cañete y cualquier otro nombre parece hoy en día patronal ficción.
 
En Pimec ya se está preparando el terreno de sucesión y se ha aprobado un cambio en los estatutos sociales de los artículos 6, 21, 46 y 55 para que el presidente de la patronal sea ejecutivo y cobre un sueldo a la vez que se han modificado la representación y los votos de los socios colectivos e individuales y las funciones técnicas de la secretaría general. «Los tiempos actuales no hacen fácil repetir una presidencia sin sueldo», asegura González.
 
Un sueldo sin «amiguismos»
Según apuntan fuentes de este diario, este sueldo todavía no está fijado y se regulará a través de tres miembros externos al comité ejecutivo y no definidos por el presidente para evitar «amiguismos». Con el nombramiento de Cañete como presidente ejecutivo, se tendrá que designar también un nuevo secretario general. Uno de los grandes interrogantes es si Gonzàlez acabará o no su mandato? «Es muy circunstancial. El presidente acabaría el mandato si no tuviera un delfín, pero teniéndolo… La situación está abierta y los socios están preparados», explican estas mismas fuentes.
 
La decisión ha generado todo tipo de reacciones. Cañete ha recibido varias felicitaciones de políticos, empresarios y directivos que lo consideran «el mejor candidato», «el relevo más natural y esperado» o «una persona que se lo ha ganado a pulso» y «con una fuerte presencia institucional». Pero también hay quiénes critican «la monarquía de Pimec», «la designación a dedo», «el fracaso de la ausencia de candidaturas o que no haya habido nunca elecciones» o «un presidente con sueldo».
 
Nunca llueve a gusto de todo el mundo pero toda lluvia hace verano patronal, incluso en tiempo de coronavirus.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.