Joan Subirats, ministro de Universidades: “Las tecnologías de inmersión digital aplicadas a la educación tienen una enorme potencialidad, pero también riesgo”

0
936

«Si pudiéramos relacionar procesos de aprendizaje tecnológicos con otros más inmersivos desde el punto de vista presencial, podríamos avanzar más rápido y mejor”, ha destacado el ministro en el foro organizado por el Open Internet Governance Institute (OIGI) de EsadeEcPol

“Las tecnologías de inmersión digital aplicadas a la educación tienen una enorme potencialidad, pero también riesgo”, ha afirmado el ministro de Universidades, Joan Subirats, durante su intervención en el evento ‘Future learning: Innovation, opportunities and challenges of immersive technology in education training’, organizado por el Open Internet Governance Institute (OIGI) de EsadeEcPol para abordar el presente y futuro de las nuevas tecnologías y los espacios digitales en la educación. Para Subirats “es muy importante que en estas fases iniciales seamos conscientes de los problemas que pueden surgir a medio y largo plazo. De hecho, si pudiéramos relacionar procesos de aprendizaje tecnológicos, podríamos avanzar más rápido y mejor”, ha añadido. 

El ministro de Universidades ha insistido, además, en que “no todos estos cambios tienen que ser automáticamente positivos” y que, en el caso de la inmersión digital aplicada a la educación, “el elemento tecnológico no debe ser esencial, sino complementario, que pueda ayudar a satisfacer las necesidades formativas”. “¿Hasta qué punto tecnología puede satisfacer las cuatro lógicas de aprendizaje de Jacques Delors, el aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser? —ha continuado Subirats—. Éstos nos dan una dimensión de aprendizaje que va más allá del conocimiento, refuerzan elementos claves como los vínculos, las interacciones, el aprender juntos, que desde el ámbito digital se deben procurar no perder”.    

Grandes retos: de la duda a la serendipia

Según Joan Subirats, “el acceso al conocimiento ya se da por supuesto y es el método, la manera de prender, lo que debemos debatir”. “Son la mayoría binomios, como deducción-inducción, teoría-práctica, conocimiento-experiencia, formación-trabajo, los que se deben tener en cuenta con este tipo de tecnologías”, ha explicado antes de compartir lo que ha denominado las incógnitas que genera la translación al ámbito digital de conceptos y procesos como la duda, el error, la exploración o la lógica del contexto en él: “¿Y la serendipia?, ¿podrán los espacios digitales reproducir la autenticidad y la variedad de las situaciones que se plantean en el aprendizaje presencial o solo buscarán resultados finales concretos?”. 

Por último, el ministro de Universidades ha señalado su preocupación por que “las elevadas exigencias energéticas, de procesamiento y de almacenaje que demanda este tipo tecnología, así como el gran nivel de inversión en infraestructuras y tecnología necesaria, puedan limitar la democratización del acceso al conocimiento que hemos tenido hasta ahora”.

En el evento ‘Future learning: Innovation, opportunities and challenges of immersive technology in education training’, que ha sido presentado por Toni Roldán, director de EsadeEcPol, ha contado también con la ponencia ‘How can immersive reality contribute to experiential learning in complex settings?’, impartida por Danny Goel, CEO de PrecisionOS, y con la mesa redonda ‘Challenges and opportunities of the new digital learning spaces’, en la que han participado también Markus Reinisch, VP Public Policy Europe, Middle East and Africa en Meta; Iván Bofarull, CIO de Esade, Kathy Hirsch-Pasek, Senior Fellow, Center for Universal Education en Brookings, y Stéphan Vincent-Lancrin, Deputy Head of Division en OECD – CERI, moderados por Esteve Almirall, profesor y director del Center for Innovation in Cities de Esade. Xavier Mendoza, director general de Esade, ha sido el responsable de clausurar el encuentro.

Fuente: Esade

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.