Roger Figueras

Patrono y director de Planificación y Desarrollo de la Fundación Philippe Cousteau

Sanando el mar

Si no cuidamos del Mediterráneo nos iremos a hacer gárgaras

La Fundación Philippe Cousteau inaugurará su centro mundial de investigación en la Costa Brava
0
129

El apellido Cousteau está reconocido como el de una familia genuinamente interesada por preservar y dar a conocer el mar. Hoy hablamos con Roger Figueras, director de planificación y desarrollo de la Fundación Philippe Cousteau, establecida en la Costa Brava.

¿Cuéntenos de qué manera usted llegó a ser patrono de la Fundación Philippe Cousteau?
Primero, pongamos en contexto: Philippe Cousteau era hijo del comandante Jacques Yves Cousteau, e iba a ser el continuador de su trabajo…


…El mítico protagonista de los maravillosos documentales de los años 70 y 80…
Y también el inventor de la escafandra autónoma. Gracias a él, hoy en día se puede bucear. Podrán verlo muy bien explicado en una película titulada “Becoming Cousteau” disponible en el Disney Channel. El caso es que Philippe murió….

Gracias a Jacques Cousteau, hoy en día se puede bucear. Él inventó la escafandra autónoma.


…Antes de llegar a los cuarenta años, en un accidente de hidroavión.
Y un tiempo después de su muerte se creó una fundación para seguir con su trabajo. Y como resulta que la familia Cousteau había ido muchos años a pasar sus vacaciones en Cadaqués, de donde son mis ancestros, surgió un vínculo casi familiar entre unos y otros. Debo decir que Rafael Lobeto, que fue director de la Marina Mercante y que es patrono fundador vitalicio de la Fundación, tuvo un papel esencial en eso, junto con Agustín Menéndez.

Y la Fundación ha crecido.
Mucho. Actualmente operamos en 34 países y tenemos actividades muy importantes. En realidad, ha experimentado una gran transformación. Inicialmente, nuestra principal actividad era la producción de películas y documentales sobre el mar, pero desde hace cinco años estamos muy implicados en la sostenibilidad del planeta.

Actualmente operamos en 34 países y tenemos actividades muy importantes.


Y de ahí todo el trabajo de investigación, preservación y difusión.
En efecto. Y también decidimos que íbamos a crear una sede científica mundial para la Fundación. Por suerte, nos la pudimos traer a Torroella de Montgrí, donde se inaugurará en 2025.
Debo decir que, en este empeño, contamos con unas grandes facilidades por parte de toda la corporación municipal, con el alcalde Jordi Colomí a la cabeza, y con una gran colaboración de Ramon Mascort y de Rafael Pascual, que son quienes nos han cedido un espacio para desarrollar este centro.

¿Cómo será?
Pues muy importante. Tendrá unos 6000 m2 de superficie y contará con numerosos tanques de agua. Algunos gigantescos, como uno de 3 millones de litros de agua, un tamaño similar al que tiene el del Acuario de Barcelona.
Estos tanques nos van a servir para criar en cautividad especies que están en verdadero peligro de extinción, para luego reintroducirlas en el hábitat marino.

La sede científica mundial de la Fundación tendrá numerosos tanques de agua. Algunos gigantescos.


Una reserva de vida.
A menudo hacemos la comparación con lo que se hace en Doñana. Cuando hace años se detectó que el lince ibérico estaba prácticamente extinguido, se puso en marcha un programa de recuperación de esa especie. Y se ha conseguido el objetivo. Aquí pretendemos hacer exactamente lo mismo, pero desde el ámbito fluvial y marino.

Pretendemos hacer lo mismo que en Doñana, pero desde el ámbito fluvial y marino.


Usted se ha dedicado profesionalmente al sector del transporte marítimo. Ahora está en el lado de la sostenibilidad. ¿Cómo fue el cambio?
Durante más de 50 años me he dedicado al transporte de lo que se conoce como oil&gas (petróleo y gas). Y conozco bien el sector: supone el 80 o 90% del comercio mundial. Y los grandes buques, como bien se sabe, contaminan.
Así que, si por un lado estamos contaminando, por el otro tenemos que ayudar a paliar los efectos nocivos de esa contaminación. A poder ser, a través de programas realmente efectivos y sin demagogia.
Por ejemplo, en la Fundación, disponemos de un sistema de control de contaminantes de agua de mar a tiempo real, a través de los satélites de la Unión Europea y de Estados Unidos y extremo oriente. De hecho, podemos detectar contenidos de microplásticos, aceites y demás a tiempo real. Y esto es muy interesante.

Queremos programas realmente efectivos y sin demagogias.


La localización de la Fundación, cerca del Cabo de Creus, es privilegiada para el submarinismo.
Totalmente. Además, desde aquí podemos prestar atención a toda la Costa Brava y al resto de la costa catalana. Y también a los ríos: si no están sanos, el agua enferma llega al mar y éste se contamina.

Si los ríos no están sanos, el agua enferma llega al mar y se contamina.


Hay que trabajar desde el origen del ciclo, en el interior.
Y con los municipios, promoviendo que cada uno disponga de una planta depuradora adecuada, y que existan controles extremadamente rigurosos en cuanto a los vertidos industriales o a los purines.

¿Qué impacto tendrá el nuevo centro de la Fundación para las futuras vocaciones de investigadores, oceanógrafas y biólogos marinos?
Muy grande. Actualmente tenemos un acuerdo firmado con la Facultad de Veterinaria de la Universitat Autònoma de Barcelona. Numerosos estudiantes pueden venir a nuestro centro documental o utilizar los laboratorios de biología marina, los espectrógrafos de masas, o incluso las mesas de autopsias para el caso de que llegue algún animal fallecido y quieran analizarlo. También tendremos zonas de micro cultivos de fauna y flora, porque queremos trabajar para evitar la muerte de gorgonias y corales.
Y además estamos creando una Escuela de Estudios Marítimos, para promover profesiones vinculadas al mar. Cuando los chicos tienen 16 años y completan la secundaria, pueden irse al bachillerato o hacer ciclos formativos. Pero, lamentablemente, estos últimos años se habían perdido antiguos oficios vinculados al mar. Queremos recuperar profesiones como las de carpintero de ribera, o de mestre d’aixa, como se dice en Catalunya, porque ayudan a la sostenibilidad.

Vamos a recuperar profesiones como las de carpintero de ribera, o de mestre d’aixa, porque ayudan a la sostenibilidad.


Greta Thunberg es una referencia en cuanto a difusión de la sostenibilidad. ¿Hay que actuar como ella para defender el medio ambiente?
Bueno, yo le diré que aquí tenemos a una Olivia Mandel, que es una chica que está realizando una labor muy buena y que estuvo colaborando desinteresadamente con nosotros hace unas semanas. Recogimos 750 kg de residuos del puerto de Palamós. Incluso ventanas de casas…
Nosotros llevamos tres años con un programa de introducción de estos temas en el pensum curricular de diversas escuelas. Por ejemplo, en colaboración con el Colegio Saint Paul de Barcelona y, en breves, con las Escuelas Pías de Sarriá. Planteamos juegos y dinámicas en las clases de biología de tercero y cuarto de secundaria, donde apenas se trabajaba la biología marina. También estamos impartiendo conferencias magistrales de primeras espadas y promoviendo trabajos de síntesis.
Además, cuando llega el mes de junio y terminan los exámenes, se les brinda a los alumnos la oportunidad de efectuar el curso de buceo en nuestros centros de Palamós y l’Estartit.

El centro mundial de la Fundación ¿se inaugurará en 2025?
Si Dios quiere, será el 16 de julio de 2025, festividad de la Virgen del Carmen, patrona del mar. Es un proyecto de grandes dimensiones que requiere inversión y trabajo.

¿Se podrá visitar como si fuera un acuario?
Más que un acuario, será un centro de investigación visitable. Uno irá a entender el porqué de las cosas, no tanto a conocer el color de los peces. Y para sostener todo esto estamos preparando una serie de documentales sobre las cuevas de las islas Medas, el cañón del Cabo de Creus y la cueva del infierno. Un dato curioso es que ahí no solamente hablaremos del agua, sino también de la tierra, puesto que hay gran cantidad de aves marinas anidando en el cabo y que influyen en el desarrollo del biotopo.
Y también estamos realizando tres documentales más sobre la zona del Principado de Asturias, donde teníamos la histórica sede de la Fundación. En el cañón de Avilés se encuentra la cuna del calamar gigante. Y la localidad de Luarca es la que acoge el único museo del mundo con ejemplares de esta especie.

Tienen actividad en el Cantábrico y también en el Mediterráneo y en otras partes.
Todo el mundo dice que el Mediterráneo es un mar, pero en realidad habría que verlo más bien como un lago. La circulación de agua proviene del estrecho de Gibraltar y, en mucha menor medida, del canal de Suez. Si no cuidamos de este gran lago salado nos iremos a hacer gárgaras, con perdón de la expresión.

Doctor en Ciencias Económicas, Roger Figueras proviene de una familia de economistas y empresarios dedicados, desde hace décadas, al transporte marino de petróleo y gas. La creación de la Fundación Philippe Cousteau “Unión de Océanos” en junio de 1999 llevó a sus impulsores a establecerse en la Costa Brava, donde nuestro entrevistado entabló una gran relación con ellos. Actualmente es patrono y director de planificación y desarrollo de esta entidad. En 2025 inaugurarán su sede mundial en Torroella de Montgrí – l’Estartit.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.