Cómo regular la banca ante la disrupción tecnológica 

0
939

La tecnología de moneda digital de banco central debe proteger la privacidad al tiempo que previene el lavado de dinero y otras actividades ilegales

El uso cada vez mayor de los datos del consumidor aumenta la eficiencia, pero puede poner en peligro la privacidad y la competencia, y aumentar la desigualdad

La electronificación de los valores del mercado tiene consecuencias políticas y económicas

Las tecnologías de vanguardia, como el aprendizaje automático y la inteligencia artificial (IA), así como la consolidación de empresas fintech y big tech, han acelerado la digitalización de los servicios financieros. 

El cuarto informe de la serie Future of Banking, del IESE y el Centro de Investigación de Política Económica (CEPR, por sus siglas en inglés), con el apoyo de Citi, analiza tres aspectos del impacto de la tecnología:

  • La disrupción de los sistemas de pago debido a la aparición de monedas digitales, con especial énfasis en las monedas digitales de banco central (CBDC, por sus siglas en inglés).
  • Los beneficios y riesgos del uso de big data para la provisión de servicios financieros. 
  • La electronificación de la negociación de valores y su efecto sobre los costes de negociación y la calidad del mercado.

Los autores, Darrell Duffie, Thierry Foucault, Laura Veldkamp y Xavier Vives, exploran respuestas regulatorias y políticas para aprovechar los beneficios potenciales de la tecnología en esas áreas, sin dejar de proteger a los consumidores y garantizar la estabilidad del mercado. 

1. Disrupción del sistema de pago 

Con el objetivo principal de mejorar la eficiencia y la inclusión de sus sistemas de pago, la mayoría de los bancos centrales están explorando el desarrollo de CBDC. Los hay que también están lidiando con otros enfoques de pago mediante fintech, como con las stablecoins, los neobancos y los sistemas de pago rápido, que se basan en la liquidación bruta en tiempo real de los pagos bancarios.

Las CBDC presentan varios beneficios potenciales, como mejorar la eficiencia y la competitividad de los sistemas de pago y fomentar la inclusión financiera. Pero también implican un alto coste. Por ello, argumenta el informe, en muchos países, especialmente en Estados Unidos, es prematuro comprometerse a implementar este tipo de moneda. 

El mayor desafío para el diseño de una CBDC es cómo proteger la privacidad al tiempo que se previenen el lavado de dinero y otras actividades ilegales.

2. El uso del big data

El informe analiza cómo la toma de decisiones basadas en datos y las nuevas tecnologías prometen ganancias de eficiencia extraordinarias, pero también amenazan el orden económico y social. 

Los datos reducen el riesgo de financiar ideas deficientes, acumular recursos donde no se necesitan o vender bienes a consumidores que valorarían más otros productos. Resolver tales desajustes aumentaría considerablemente la productividad. 

Sin embargo, el uso de datos por parte de las empresas también corre el riesgo de comprometer la privacidad del consumidor, haciéndolo vulnerable a la manipulación. Además, alimenta el poder de los monopolios y exacerba la desigualdad, mermando el apoyo a la democracia.

No hay manera fácil de sortear esas contrapartidas. En todo caso, cualquier solución deberá basarse en el análisis de los datos.

3. La electronificación del comercio de valores

El comercio de valores se lleva a cabo, cada vez más, en plataformas electrónicas administradas por empresas con ánimo de lucro, que, al igual que otras fintech, utilizan algoritmos para vincular a compradores y vendedores, desarrollan esquemas de precios innovadores y monetizan la enorme cantidad de datos generados por la actividad comercial en sus plataformas. En general, esa evolución ha intensificado la competencia entre las plataformas de negociación y los agentes de valores, reduciendo los costes para los inversores.

El informe identifica cuatro áreas que merecen la atención de los reguladores: 1) el poder de mercado de las plataformas comerciales en lo que respecta a sus datos; 2) el arbitraje de latencia; 3) los volúmenes crecientes de operaciones de dark trading; y 4) el peligro para la estabilidad financiera que suponen los cambios extremos en los precios. 

Entre sus propuestas políticas, los autores del informe abogan por la necesidad de un sistema de cinta consolidada en los mercados bursátiles de la UE.

La serie The Future of Banking

El estudio del 2022, Technology and Finance, es el cuarto de la serie The Future of Banking, que es parte de la iniciativa de banca del IESE. Aquí puedes encontrar los tres informes anteriores:

Un sistema financiero resiliente podrá con los desastres naturales

Cómo la COVID-19 va a alterar los modelos de negocio de los bancos

¿Tenemos por fin un sistema bancario a prueba de crisis?

Fuente: Esade

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.