La ODS 7 “Energía Asequible y no contaminante” escala de la 12ª posición a la 1ª como prioritaria para las organizaciones iberoamericanas por la situación geopolítica

0
779

La igualdad de género, otra ODS prioritaria para las organizaciones iberoamericanas

El cambio climático y la crisis económica se posicionan como los principales retos para las organizaciones iberoamericanas en los próximos años

Los países europeos (España, Portugal y Andorra) presentan una mayor aplicación de planes RSC, un 74,4%, con respecto a América debido, en parte, a las normativas del continente

El 40% de las organizaciones han incorporado la Agenda 2030 y los ODS a su estrategia y gestión, el 26% se encuentra en proceso y el 30% aún no lo han hecho

La ODS 7 “Energía Asequible y no contaminante” escala de la 12ª posición a la 1ª como prioritaria para las organizaciones iberoamericanas, respecto al mismo informe de hace dos años, por la situación geopolítica, que afecta al incremento del coste de la energía, y también va acompañada al compromiso de descarbonización que tiene que sufrir la economía.

Esta conclusión se extrae del II Observatorio de la Sostenibilidad en Iberoamérica elaborado por EAE Business School junto al Consejo de Empresarios Iberoamericanos (CEIB) y la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios (FIJE). Este estudio, en el que se han recogido opiniones de cerca de 300 empresas y asociaciones de 20 países de todos los sectores, tiene como objetivo tener una mayor visión sobre la situación actual tendencias en materia de RSC en empresas.

“Además de las consecuencias de la guerra de Ucrania, la descarbonización ha generado que se empiece a desinvertir en petróleo, gas y carbón y empiece una especulación de la energía”, señala May López, autora del informe y directora del MBA Sustainability Management de EAE Business School. Después de la energía asequible y no contaminante, la igualdad de género es el otro Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) prioritario para las organizaciones.

La investigación señala que, en la actualidad, la RSC está fuertemente marcada por la preocupación medioambiental (40,1%), la ética (38,8%) e integridad (26,9%) de las organizaciones, tanto en grandes empresas, asociaciones y PYMES. Así, el Cambio Climático (24,5%) y la Crisis económica (24,5%) se posicionan como los principales retos para las organizaciones iberoamericanas en los próximos años, siendo las grandes compañías las más preocupadas por dejar un mejor legado frente al cuidado del planeta y los recursos naturales. En tercer lugar, se sitúa la ciberseguridad (20,4%), completando las 3Cs, lo que refleja la creciente inquietud por proteger los datos y la información de las empresas.

A nivel geográfico el estudio también distingue una mayor preferencia por la aplicación global de los planes de RSC en los países situados en Europa, es decir, España, Portugal y Andorra, en los que estos se aplican en un 74,4%, respecto a los países situados en América, un 47,40%. Esta diferencia es, en parte, debida al establecimiento de normas por la Comisión Europea que afectan en mayor medida a las empresas de la UE.

ODS EN EL CENTRO DE LA ESTRATEGIA Y MADUREZ EN RSC

El II Observatorio pone en relieve el protagonismo de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que se han incorporado a la estrategia del 40% de las empresas encuestadas. De las restantes, un 26% afirma que están el proceso y el 30% aún no lo ha hecho. A este respecto, en Europa esta integración se está llevando a cabo en un 84% de las empresas, frente a un 63% de las localizadas en América.

Según el II Observatorio, 3 de cada 4 organizaciones encuestadas (75,4%) manifiestan estar de acuerdo con que la RSC se consolidará como una forma natural de hacer negocios, de la misma manera que lo han ido haciendo otras funciones como la de calidad.

“Son muchos los retos a los que nos enfrentamos, con el riesgo que supone no abordar esta crisis de sostenibilidad de manera coherente, eficiente y coordinada” explica May López, la autora del estudio y Directora del MBA Sustainability Management de EAE Business School. “Esta crisis, además de un reto, supone una oportunidad de integrar de forma irreversible la RSC y las estrategias de sostenibilidad en todo tipo de organizaciones, contribuyendo, de esta forma, a la recuperación económica, social y ambiental que los distintos grupos de interés nos demandan», indica López.

Al respecto, la investigación revela que conocer y atender las expectativas de los stakeholders para ofrecer una propuesta de valor equilibrada para todos, se ha convertido en el objetivo más importante para el 52% de las organizaciones iberoamericanas. En este sentido, los grupos de interés de ‘Medio Ambiente’ (14,9%), ‘Sociedad’ (14,5%) y ‘Clientes’ (14,2%) adquieren un mayor protagonismo entre las empresas, seguido muy de cerca por la ‘Gobernanza’ (13,9%) y los ‘Empleados’ (13,8%). Asimismo, se perciben diferencias entre continentes, ya que, a mayor tamaño y localización en Europa, las empresas dan más protagonismo al ‘Medio Ambiente’. Las pymes y las empresas localizadas en América centran más su preocupación en los ‘Empleados’.

LA FIGURA DEL DIRSE

Pese a que actualmente el área de RSC depende de Dirección General, Presidencia, o Consejo de Administración, la transversalidad e importancia estrategia de las cuestiones de esta área han ido poniendo en relieve la necesidad de incorporar una figura de director o profesional de sostenibilidad (DIRSE). En los últimos años, se ha podido observar una transición del “soft law a hard law” en términos de sostenibilidad, principalmente debido a las nuevas legislaciones que llegan de la Unión Europea y su rigidez, algo que refuerza la figura del DIRSE. Esta transición se ve reflejada en que, en la actualidad, una de cada cuatro organizaciones iberoamericanas tiene un departamento dedicado en exclusividad a la RSC.

Fuente: EAE Business School

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.