Un paso hacia el abismo

0
100

Suena algo catastrofista, pero lo cierto es que, tras meses de oír y leer comentarios de los principales expertos económicos, uno ahora se pregunta si no menospreció el efecto final de la crisis que nunca fue; de la recesión que no era tal; que era una simple desaceleración.

Debo decir que en mis últimas quince entrevistas, hablando del tema, nunca encontré a alguien que fuera algo más allá. Y es que parece que no se quería dar la impresión, o al menos ser el primero en darla, de que las cosas aún tienen que ir más cuesta abajo, se haga lo que se haga.

En Estados Unidos están peor. O eso es lo que dicen algunos, quizás, para guarecerse de lo que aquí va a llover (no agua, por desgracia, sino efectos colaterales), pero lo que resulta evidente es que los próximos dos meses, con  el inicio de la nueva legislatura, Solbes va a sudar tinta para salir del atolladero.

La inflación ha repuntado al 4,6. La crisis de los tipos empieza a hacer crecer la morosidad que hace 14 años se cobró muchas víctimas. El bolsillo del ciudadano no da para parar el impacto; Trichet, desde Bruselas, mantiene los tipos. Es curioso que la inflación siga desbocada mientras los afectados por el sistema crediticio tampoco ven una salida. El grifo de bancos y cajas se ha cerrado. Claro que, los últimos resultados de la mayoría de ellos siguen siendo casi irreverentes, por no decir indecentes. Pero, pequeña y mediana empresa y particulares ya han puesto el grito en el cielo. Así no se puede tirar del carro; así vamos al abismo.

Y que alguno me disculpe si me paso de catastrofista, quizás sea porque en el fondo, los <i>culés</i>, ahora mismo, lo vemos todo de un gris oscuro, casi negro.
NULL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.