¿Por qué no?

0
105

Siendo el siglo XX característico por los grandes avances industriales y tecnológicos y por todas las grandes innovaciones que se dieron entonces, podríamos calificar el actual como “el siglo de las nuevas tecnologías”.

A algunos puede que no les guste la idea de que, en los tiempos que vivimos, el mundo se rija prácticamente por todo lo relacionado con los avances científico tecnológicos. Por otro lado, habrá muchos a los que esta idea les fascine, a los que esta idea les quite el sueño por pensar cuál será el próximo descubrimiento y para qué servirá, cómo se podría mejorar o cuál sería la mejor manera de gestionarlo y venderlo.

Tal vez, con algunos ejemplos, quede más claro. Pensemos en el caso de una silla de ruedas. Cómo se sentiría el afectado si alguien encontrara el modo de conseguir que pudiera volver a andar. O, por ejemplo, si el mundo de la información no tuviera ningún tipo de barrera o intermediario, que pudiéramos saber qué pasa en cualquier rincón del mundo en el instante que fuera.

Con esto sencillamente nos damos cuenta de que las nuevas tecnologías son el futuro, pero que sin nosotros, los hombres, no serían nada.

«Las tecnologías de la información y la comunicación no son ninguna panacea ni fórmula mágica, pero pueden mejorar la vida de todos los habitantes del planeta. Se disponen de herramientas para llegar a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de instrumentos que harán avanzar la causa de la libertad y la democracia, y de los medios necesarios para propagar los conocimientos y facilitar la comprensión mutua» (Kofi Annan, Secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, discurso inaugural de la primera fase de la WSIS, Ginebra 2003)

NULL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.