La Cámara estima que Cataluña podría cerrar el 2021 logrando el 50% del gasto turístico preCovid19

0
38

Representaría el 6,6% del PIB

El turismo estatal sustituye parcialmente el extranjero en Cataluña, tanto en julio como agosto hubo más viajeros residentes que al 2019, un +12,0% y un +19,1%, respectivamente

El sector turístico cierra el periodo estival mostrando una progresiva recuperación de los viajeros entre junio y agosto, a pesar de las restricciones impuestas por ciertos países como el Reino Unido, fruto de la mejora de la situación sanitaria y la mayor movilidad gracias a la vacunación y la puesta en marcha del certificado COVID Digital de la UE el 1 de julio. Por este motivo, resultado de un análisis global del sector, la Cámara estima que, si se mantiene la tendencia, Cataluña podría cerrar este año con un nivel de gasto turístico total próximo al 50% del 2019, es decir, alrededor de 16.000 millones de euros, lo que situaría el peso del gasto turístico sobre el PIB en el 6,6%

En este sentido, si se analizan los principales indicadores turísticos, se percibe que la llegada en Cataluña de viajeros a establecimientos hoteleros residentes en el Estado ha pasado de caer un 14,8% en junio (respecto al mismo mes del 2019) a aumentar un 19,1% en agosto. Mientras que entre los viajeros residentes en el extranjero también se observa una mejora con caídas menos acentuadas, a pesar de que todavía notables.

Así mismo, según datos de AENA, el número de pasajeros del aeropuerto Barcelona-El Prat todavía se situaba un 47,3% por debajo en agosto. En total (residentes y extranjeros), Cataluña ha cerrado el mes de agosto con más de 1,9 millones de viajeros a establecimientos hoteleros, un 26% menos que el agosto de 2019. En pernoctaciones, la cifra ha sido de poco más de 6 millones, un 32,7% por debajo del nivel preCovid.

A pesar de que todavía no se puede hablar de recuperación en el sector, los resultados han sido parcialmente positivos gracias al turismo catalán y del resto de comunidades. El 2021 se ha acentuado una tendencia que ya se produjo el verano del 2020: la sustitución parcial del turismo extranjero por turismo residente en el Estado y Cataluña. Y es que, a pesar de que la cifra de llegada de extranjeros es mucho más positiva que la del 2020, todavía se ha situado lejos de los niveles precrisis con un gap en términos de viajeros de más de 840.000 personas. Una rendija que, globalmente, ha conseguido acortar el turismo residente con casi 170.400 viajeros más este agosto que el mismo mes del 2019, lo que ha supuesto una compensación del 20,2%.

Este cambio de patrón condicionado por la pandemia se ve claramente con el peso relativo de los viajeros por procedencia. El 2019 casi dos de cada tres viajeros era extranjero, mientras que el 2021 (acumulado enero-agosto) esta ratio baja hasta poco más de uno de cada tres. En cambio, los viajeros catalanes han optado por hacer turismo en el territorio y su peso se ha duplicado: del 21,1% el 2019 al 43,9% el 2021. En cuanto a los visitantes de otras comunidades, la proporción ha aumentado ligeramente, pasando de un 14,1% antes de la Covid-19 a un 19,8% el último año.

En relación con la oferta turística, el número de establecimientos hoteleros abiertos en agosto en Cataluña superaba los 2.300 (un 15,1% por debajo del nivel precrisis) y el grado de ocupación fue del 64,7% (15,4 puntos por debajo del de agosto de 2019 con un 80,2%). La menor demanda global de turistas ha dado lugar a un ajustamiento de la oferta que ha permitido mantener los precios en el sector hotelero. La facturación mediana por habitación ocupada a establecimientos se ha situado en agosto en 106 euros en total, prácticamente los 110 euros que se lograron el mismo mes del 2019. Por categorías, la facturación se ha situado como mínimo a un 93% del nivel prepandemia a todos los casos, llegando hasta el 98% en la categoría de cuatro estrellas.

Aun así, todo y el buen comportamiento del mercado doméstico y el mantenimiento de precios, a expensas de menos establecimientos abiertos, el gasto mediano diario que efectúa un turista residente es menor que la de un viajero extranjero (especialmente por el presupuesto en transporte). Con datos del 2019, los viajeros catalanes y del resto del Estado gastaron unos 81 euros en media por persona en el día frente a los 198 euros de los extranjeros. Esta diferencia, se ha mantenido el 2021 y, a pesar del ahorro acumulado por las familias a lo largo del 2020, con datos del segundo trimestre del 2021 el gasto mediano diario por persona de los residentes ha estado menor de la registrada el 2019, en un 22% con 72 euros (en el caso de la extranjera se ha producido una caída muy similar). Así pues, como se han trasladado todos estos factores a efectos del gasto turístico total? Con datos oficiales hasta el primer semestre de 2021, el gasto turístico total fue de 2.665 millones de euros, encara un 81% por debajo de la del mismo periodo del 2019. De este total hay que tener presente dos aspectos. En primer lugar, el 73% se produjo a lo largo del segundo trimestre con un gasto de 1.945 millones (fuerza superior a los 720 millones del 1T 2021), gracias al mejor contexto sanitario y al relajamiento de restricciones. En segundo lugar, dos de cada tres euros de gasto la efectuaron viajeros residentes en el Estado (al 2019 esta era la ratio de gasto de los viajeros extranjeros).

A pesar de un inicio de año todavía similar a la tendencia del 2020, la mayor apertura y un contexto más favorable a lo largo del segundo trimestre han supuesto un impulso para los flujos turísticos. A pesar de que encara un 55% por debajo del nivel prepandemia, Cataluña recibió 1,1 millones de turistas internacionales totales en agosto, los cuales efectuaron un gasto de 1.124 millones (-59,5% respecto a agosto de 2019), y ha sido la segunda comunidad autónoma al recibir más turistas extranjeros en el que llevamos de 2021, solo por detrás de las Islas Baleares.

Además, en términos de ocupación, Cataluña ha sido la tercera comunidad al registrar un mayor aumento interanual de afiliados turísticos este mes de agosto (+11.100 afiliados según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo), solo por detrás de las Baleares y Andalucía. Igualmente, según lo el informe de Perspectivas de actividad turística al Destino de Barcelona del Observatorio del Turismo en Barcelona, empieza a observarse cierta reactivación del número de ferias y congresos, así como en el número de cruceros en el que resto de año en Barcelona. También, se incrementa la proporción de reservas internacionales de hoteles sobre el total a principios de septiembre en la región, el que podría apuntar a un alargamiento de la temporada turística hasta octubre. De hecho, Turismo de Barcelona prevé que el 85% de los establecimientos hoteleros en la ciudad estarán abiertos a finales de año.

Así pues, en base en el análisis de los indicadores previos, la corporación considera que si se mantiene esta buena tónica el 2021, Cataluña podría cerrar con un nivel de gasto turístico total próximo al 50% del 2019. Una cifra que giraría alrededor de 16.000 millones de euros el que situaría el peso del gasto turístico sobre el PIB en el 6,6% (gráfico 4). De forma que al finalizar el año se habría producido una recuperación parcial que, según Exceltur, un 92,3% del empresariado encuestado prevé que sería cumplida el 2023 en Cataluña en términos de facturación.

Sin embargo, hay que tener presente que la disponibilidad de datos oficiales del tercer trimestre es todavía muy limitada y se mantienen muchas incertidumbres sobre el sector. En primer lugar, la evolución del contexto sanitario y las posibles medidas que se puedan derivar. Segundo, el verano ha estado positivo gracias a los viajeros residentes, y a pesar de que se prevé que la demanda se haya mantenido en septiembre, su presencia será menor el cuarto trimestre. Otro factor clave para Cataluña, especialmente para Barcelona, es el turismo de negocios, que presenta una recuperación más atrasada que el turismo global debido a la implementación del teletrabajo. Este perfil de viajero, a pesar de ser bastante inferior al de ocio y ocio, efectúa un gasto proporcionalmente mayor y según aprecio el sector no se recuperará hasta el 2026. En último lugar, habrá que restar a la espera de si los diferentes patrones que se han observado por una situación coyuntural, acabarán aconteciendo estructurales a medio plazo y como se verán afectados los diferentes agentes del sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.