¿Audiencias televisivas o público en los estadios? ¿Para quién compiten los deportistas?

0
61

Informe Feedback Sports: Tras una breve presentación del proyecto Feedback Sports y de los ponentes invitados en el día de hoy, el conductor introduce la primera pregunta en el debate: ¿cuál es el estado de situación del futbol como espectáculo deportivo en el actual contexto de pandemia?

Webinar celebrado el 7 de octubre de 2020 – 18.30 horas

Ponentes invitados: José María Gay de Liébana, profesor de Economía (UB) y Melcior Soler, director del Área Audiovisual de LaLiga.

Conductor: Eduard Berraondo

Resumen del encuentro

Tras una breve presentación del proyecto Feedback Sports y de los ponentes invitados en el día de hoy, el conductor introduce la primera pregunta en el debate: ¿cuál es el estado de situación del futbol como espectáculo deportivo en el actual contexto de pandemia?

José María Gay de Liébana deja bien claro, primero, que él prefiere ver esa fotografía desde la Segunda División, allí donde se encuentra jugando su equipo favorito este año. En un tono más serio, opina que, sea cual sea la categoría, el futbol de esta temporada le parece más insípido que el de otras anteriores, a pesar de los grandes esfuerzos tecnológicos realizados desde las retransmisiones. Lo atribuye al vacío causado por la falta de público (o “chispa”) en los estadios. Cree que el deporte profesional será un poco menos lucido hasta que no sea seguro volver a los estadios.

Dice que valora mucho el esfuerzo que ha hecho LaLiga para adaptarse a la nueva situación y para retransmitir futbol de manera continuada durante el verano, y apuesta por mantener la pasión del deporte viva entre todos los actores. También opina que en estos días pueden haber flojeado las audiencias televisivas. En su opinión, el hecho de que los partidos en directo se vean un tanto “desangelados” puede ayudar a restar interés. La gente quiere ir a los estadios, poder celebrar goles, abrazarse y, en resumen, ser sociales a cada partido, pero la pandemia está diezmando el sentimiento, opina.

El moderador pregunta al Sr. Soler cómo fueron los meses de trabajo en los que LaLiga logró reinventarse para poder iniciar la competición.

Melcior Soler avanza que fueron unos días de enorme trabajo. No obstante, quiere matizar algo de lo dicho por el profesor Gay de Liébana. El Sr. Soler afirma que las audiencias televisivas están funcionando muy bien en estos días. Lamenta que los espectadores no puedan ir a los estadios actualmente, pero cree que lo importante por ahora es que los partidos se disputen, porque si no es así, las televisiones no pagan a la competición, esta no paga a los clubes y estos no pagan a los jugadores. Ese efecto “cascada” amenazaría de muerte, ahora sí, a la competición.

Melcior Soler: Las audiencias televisivas están funcionando muy bien en estos días. Lo importante es que los partidos se disputen, porque si no es así, las televisiones no pagan a la competición, ésta no paga a los clubes y estos no pagan a los jugadores

Señala que mantener el futbol en marcha no es solamente importante por lo económico, sino también por lo social. Para muchas personas es necesario poder dejar de estar pendientes “del Doctor Simón” y las malas noticias y evadirse con los partidos. Igualmente recuerda cómo se esforzaron mucho en “crear protocolos sanitarios con ayuda de especialistas, que presentamos al gobierno”. Y cómo, “a remolque de lo que les decíamos”, las autoridades validaron esos protocolos que aún hoy en día permiten jugar.

Melcior Soler: LaLiga creó los protocolos sanitarios que presentamos al gobierno y las autoridades los validaron. Son los que hoy en día nos permiten jugar

En estos procedimientos se contempla la “burbuja” en la que viven los jugadores profesionales cada vez que deben disputar un partido. Eso, explica, ha impedido que haya habido más brotes de la enfermedad, y reconoce que “han aprendido mucho” de aquellos que se hayan producido.

Melcior Soler: Mantener la competición no es solamente importante por lo económico, sino también por lo social. Para muchas personas es necesario poder dejar de estar pendientes de las malas noticias y evadirse con los partidos

El moderador pregunta al profesor Gay de Liébana sobre qué impacto económico puede haber tenido la pandemia para los clubes.

José María Gay de Liébana comenta que ha estado analizando las cuentas de resultados recientemente presentadas por el FC Barcelona y constata un recorte de ingresos “significativo, pero no impactante”. Recuerda que los grandes clubes, especialmente, cuentan con tres fuentes principales de ingresos. La primera tiene que ver con la explotación del estadio (entradas en día de partido, palcos, gradas VIP, etc.), la segunda es lo percibido por transmisiones deportivas (que califica como un “maná” caído del cielo para muchos clubes en los últimos años) y la tercera es el patrocinio y marketing de imagen, que ha aumentado en los últimos años. Cree que las tres vías son completamente complementarias y que, en circunstancias normales, existe una “comunión” entre lo que se ingresa por unas y otras: “si tienes visibilidad en todo el mundo, todo lo demás también llega”.

La situación actual abre una situación nueva: no hay asistencia en los estadios. El profesor cree que el público tiene un efecto multiplicador y que, si bien es cierto que los ingresos por día de partido no son muchos en comparación con lo que se gana por retransmisión televisiva, el impacto social es, en cambio, mucho mayor. Cree que los clubes se van a resentir de algún modo. Recuerda, en este sentido, el papel de los medios de comunicación como actores clave para dar una proyección a los encuentros y a los clubes.

José María Gay de Liébana: El público en los estadios tiene un efecto multiplicador con el impacto social que genera

También comenta que, en los clubes más modestos, entre ellos el RCD Espanyol, los ingresos dependen más bien de la televisión y el patrocinio, y los ingresos de los abonados tienen un peso más bien residual.

Melcior Soler se muestra de acuerdo con el argumento, si bien cree que la reducción de ingresos por taquillaje tiene un impacto mayor en los grandes clubes. En los pequeños, donde se vive mucho más de los ingresos televisivos, no hay tanta dependencia. Y muchas veces han decidido ofrecer precios reducidos a los espectadores porque prefieren tener el campo lleno de hinchas que obtener dinero. También recuerda que en grandes clubes como Real Madrid, Barcelona o Atlético de Madrid no han faltado aficionados que han seguido pagando puntualmente sus abonos, aun sabiendo que no iban a poder disfrutar de sus localidades. Y lo han hecho por simpatía y amor a unos colores.

El moderador explica que la venta de derechos televisivos a los operadores suele hacerse por un número de años. Pregunta si la situación actual puede impactar en los precios de venta de derechos del siguiente contrato.

Melcior Soler explica que el año actual es el segundo de un ciclo de tres y que LaLiga ya está pensando y trabajando en el siguiente ciclo. Explica que han logrado comercializar todos los partidos de Primera y Segunda división y que hasta ahora han servido un “buen producto”, a pesar de todas las circunstancias.

Por otro lado, han podido observar como las audiencias (y abonados) de algunos operadores de pago han caído en el mes de mayo (refiriéndose a personas que se dieron de baja del servicio, una vez terminó la pasada temporada), pero volvieron a subir a partir de los meses de agosto, con la fase final de la Champions League y el inicio de la nueva campaña. Eso ha compensado la bajada de final de temporada anterior. No obstante, el formato finalmente decidido para la competición de la Champions sí que redujo el número de partidos, y esos precisamente eran algunos de los partidos “más valiosos de la temporada”.

José María Gay de Liébana se manifiesta apasionado por los partidos de la fase final de la Champions y dice que lo que sucedió en Lisboa este verano pasado desmereció un poco la competición. Explica, en tono anecdótico, que a mediados de mayo, cuando vio que la competición terminaba, decidió darse de baja temporalmente del servicio de televisión de pago, pero que eso le fue muy complicado por impedimentos técnicos del operador y que finalmente se mantuvo abonado.

En este punto, el moderador pregunta si los contratos de los particulares con los operadores televisivos (y los canales de pago) pueden haber sufrido estos meses.

José María Gay de Liébana responde que es un cliente satisfecho de Movistar y que en estas semanas no solamente ha habido un consumo de partidos de futbol en su casa, sino que también lo hubo de películas de cine y de series de televisión, por parte de cada miembro de su familia. La anécdota le permite señalar que el servicio tecnológico no ha fallado en estos meses en España, y que eso es algo digno de reconocer.

Melcior Soler aclara que a los operadores de televisión de pago “les va bien con la crisis”, como ya sucedió en 2010. Lo achaca al hecho de que, cuando hay crisis, las familias ahorran dejando de ir al cine o a cenar fuera. Sin embargo, la TV de pago ofrece entretenimiento para toda la familia y es más conveniente, desde el punto de vista económico.

El moderador recuerda ahora como, hace unos años, existían auténticas guerras entre operadores televisivos para hacerse con los derechos de retransmisión del fútbol. Eran cadenas de pago y, por tanto, menos vistas que las televisiones en abierto. Pregunta de qué manera impacta esa supuesta menor audiencia en los ingresos de los equipos.

Melcior Soler comenta que antiguamente las televisiones en abierto adquirían los derechos y que transmitían los encuentros con una gran repercusión mediática, que también era buena para los clubes en tanto que daban más a conocer la publicidad de los propios estadios. Pero recuerda que las cadenas de pago también tienen mucha difusión, teniendo en cuenta que no solo los domicilios las tienen, sino también los bares y cafeterías. Dice que con los años lo uno compensó a lo otro.

El moderador introduce ahora la cuestión de la innovación. Se pregunta si, tras todas las mejoras técnicas vistas en las retransmisiones, existe todavía margen para inventar nuevas cosas.

Melcior Soler dice que LaLiga tiene voluntad de seguir innovando y cuenta que este mismo año han integrado la cámara de 360 grados que permite repetir con detalle las jugadas de ataque. También dice que han integrado 16 cámaras aéreas en los estadios de futbol españoles. Y que han introducido un nuevo grafismo estadístico que puede incluso personalizar el desempeño de cada jugador. También han sustituido los costosos helicópteros por unos drones que hacen lo mismo pero que, al ser más económicos, pueden desplegar por más estadios. Explica que España está bastante por delante de lo que hacen competiciones como la alemana, la británica o la norteamericana y que es algo de lo que sentirse orgullosos.

Soler aclara que el concepto clave es el de la “percepción audiovisual” de lo que el espectador ve cuando ve un partido. LaLiga estudió eso y vio que elementos como el césped, las vallas publicitarias o la iluminación del campo deben ser homogéneos sea cual sea el partido a retransmitir y que crearon un reglamento de TV que los clubes deben respetar. En estos años han logrado que todas esas retransmisiones sean vanguardistas.

Igualmente dice que existe una cláusula en el reglamento por el que los clubes deben procurar que los estadios se vean llenos, o si no pagan una penalización. Se sabe que cuando un telespectador ve un partido con las gradas llenas en TV tiende a querer verlo, por poco interesante que sea. Al contrario, si el partido es interesante, pero no tiene público presencial, tiende a no querer verlo. Esto es lo que da pie a hablar del público virtual que se observa en estos días. “Hemos tenido que inventarlo”, dice Soler. Y aporta datos curiosos: en Movistar, por ejemplo, es posible elegir ver un partido con o sin público virtual. La diferencia de usuarios que eligen verlo con público es de 10 a 1.

En este punto, ambos participantes discuten, amigablemente, sobre si es más interesante escuchar el sonido de un público pregrabado o los comentarios e improperios de entrenadores y jugadores.

José María Gay de Liébana comenta que el fútbol ha innovado de una manera “brutal” en los últimos años.

Melcior Soler recuerda también como las grandes innovaciones televisivas de los últimos 40 años han venido de la mano de los Mundiales de Fútbol. Por ejemplo, en España, la TV a color se introdujo masivamente con el Mundial de España. Luego llegó la alta definición y el 4K, siempre en concurrencia con campeonatos.

El moderador plantea si, una vez se venza definitivamente el virus, los espectadores van a volver a los estadios o habrán generado un miedo a hacerlo.

Melcior Soler cree que van a volver. De hecho, en países como Japón y Corea, donde la pandemia está mucho mejor que aquí, los estados han vuelto a llenarse. Cree que hay un factor emocional que es imposible evitar.

El moderador le pregunta al profesor Gay de Liébana si es posible mantener, en el futuro, el ritmo de aumento de precio de los fichajes, o si está a punto de explotar la burbuja.

José María Gay de Liébana cree que, en ese aspecto, los clubes están en situación de parada. Los clubes grandes y no tan grandes tienen las limitaciones impuestas por la masa salarial. Dice que el responsable de decidir el salario de los jugadores es el presidente del club (y la junta directiva), pero que la presión mediática obliga a traer grandes fichajes que solo se pagan con grandes honorarios. Dado que la inversión está decayendo en general, cree que vamos a vivir una situación de parón en este aspecto. Cree que unos años atrás tal vez algún club hubiera apostado por pagar 500 millones de euros por Messi este verano, pero ahora sería una inversión imposible de rentabilizar. Igualmente, cree que entramos en una etapa de recorte de salarios y que las cantidades se negociarán a la baja y se buscará salidas a jugadores.

José María Gay de Liébana: Años atrás algún club hubiera pagado 500 millones por fichar a Messi este verano, pero ahora sería una inversión imposible de rentabilizar. Entramos en una etapa de recorte de salarios

El moderador se interesa por si hay forma de calcular los precios de los derechos televisivos del próximo ciclo.

Melcior Soler dice que existen hoy 70 contratos establecidos por 3, 4 o 5 años y que las empresas que los compran no parecen estar asustadas por el virus, que tienen planes a largo plazo y que ofrecen cifras al alza. Eso no es incompatible con que los clubes vayan a sufrir un poco, porque habrá relajo en el traspaso de jugadores y estos aceptarán rebajas salariales, porque no tendrán otro sitio en donde les paguen más.

Posteriormente, Soler aclara que hoy en día LaLiga es una marca vista y conocida en todo el mundo, incluso en zonas como Groenlandia, las islas del Pacífico o en Mongolia.

José María Gay de Liébana dice que la fiscalidad también influirá. En España la fiscalidad es alta para jugadores de alto nivel y eso puede hacerles decantar por marcharse a Italia o Inglaterra, donde apenas pagan impuestos. Y si las figuras se marchan, la competición española dejará de tener tanto interés.

José María Gay de Liébana: En España la fiscalidad es alta para jugadores de alto nivel y eso puede hacerles decantar por marcharse a Italia o Inglaterra, donde apenas pagan impuestos. Si las figuras se marchan, la competición española dejará de tener tanto interés

También reconoce el mérito de haber llegado, como competición, a ser vistos en todo el mundo.

Melcior Soler aclara que hay más de 100 profesionales trabajando exclusivamente en la comercialización de las emisiones deportivas por todo el mundo, y que la marca “LaLiga” es ya una marca tan importante como la NBA, o la de cualquier club como el Barça o el Real Madrid.

El moderador plantea una pregunta formulada por un asistente, desde el chat electrónico: “¿han cambiado las narrativas de las retransmisiones, por culpa del COVID?

Melcior Soler explica que a los narradores se les proporciona toda la información sobre lo que sucederá en cada partido. Dice que no hay cambios especiales en las narrativas. También añade que sí se han introducido sonidos ambiente y representaciones de público y que eso es algo a lo que nos hemos ido acostumbrando todos en otros géneros televisivos, como la comedia o los programas de debate. El futbol está viviendo lo mismo.

Igualmente destaca que el público virtual es algo que han intentado sin mucho éxito la UEFA y la Bundesliga, y que incluso se presentaron compañías norteamericanas especializadas en cine de Hollywood ofreciendo sus servicios, pero no han sido capaces de igualar lo que LaLiga ha desarrollado.

El moderador le pregunta al profesor Gay de Liébana cuándo tiene previsto volver a pisar un estadio de fútbol

José María Gay de Liébana dice que tiene muchas ganas de ir otra vez, porque significará que volvemos a la normalidad. Estima que, probablemente, él y muchas otras personas vuelvan sobre 2023 a los estadios. Su razonamiento es que en 2021 algunas personas podrán comenzar a ir, 2022 servirá para recuperar la confianza y 2023 para celebrar el regreso.

José María Gay de Liébana: Estimo que en 2021 algunas personas podrán comenzar a ir a los estadios, que 2022 servirá para recuperar la confianza y que 2023 servirá para celebrar el regreso masivo de la gente al futbol

Aprovechando que próximamente se disputará un encuentro “clásico” entre Barcelona y Madrid, el moderador pregunta al Sr. Soler si hay alguna innovación preparada a tal efecto.

Melcior Soler dice que van a realizar una retransmisión tan estupenda como siempre y recuerda, también, que las restricciones al acceso de los estadios no solo afectan al público sino también a los técnicos televisivos. Los equipos profesionales no pueden ser tan numerosos como antaño.

Sin más comentarios que añadir, el moderador da por finalizado el debate, agradeciendo el buen tono de las intervenciones y la participación de ponentes y público.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.