Sara Toledano

CEO de Sycai Medical Technologies

Diagnóstico oncológico

«Cuantos más casos se revisan, más sencillo es para el algoritmo saber lo que pasa»

La inteligencia artificial de Sycai Medical ayuda a la radiología a detectar cánceres abdominales
0
3020


Visitamos hoy las instalaciones del MediaTIC, en la incubadora de negocios de Barcelona Activa, donde nos recibe Sara Toledano, CEO de Sycai Medical Tecnologies.

Para entender quién es usted y cómo es su trabajo, déjenos preguntarle por su formación.

Soy ingeniera industrial. Me formé en Madrid y me fui a estudiar un Máster a Múnich. Aquello me gustó mucho y me quedé trabajando durante un tiempo en Alemania. Finalmente volví.

Y recaló en Sycai Medical. ¿La reclutaron, tal vez?

Más bien fue un tema orgánico. Había estado en diversas empresas y la gestión era algo que me gustaba. Pero quería montar mi propio proyecto. En el caso de Sycai, las cosas fueron un poco al revés de lo que suelen ser: junto a mi compañero, Javier García (el CTO, o responsable de tecnología) contábamos con la tecnología, pero no tanto con la aplicación. No teníamos muy claro para qué nos iba a servir.

Pero vimos que lo que estábamos haciendo podría tener mucho sentido en el ámbito médico, de manera que invitamos a incorporarse a Julia Rodríguez-Comas, que está especializada en el biomedicina. Ella es la tercera fundadora. Los tres nos conocíamos de un modo u otro, bien por tener amigos comunes, bien por haber colaborado en algún proyecto anterior. Nos pusimos en marcha y hemos llegado hasta aquí.

Había estado en diversas empresas y la gestión era algo que me gustaba. Pero quería montar mi propio proyecto.

A muchas personas les cuesta cambiar la seguridad de un trabajo en una empresa consolidada por el riesgo de una startup.

Yo decidí hacerlo. Mientras trabajaba para otras organizaciones ya lo había intentado. Pero siempre llegué a un punto en el que no podía seguir adelante si no abandonaba mi trabajo. No había dado el paso, hasta que llegó el día. Si no daba el salto al vacío, era muy difícil involucrarse en cualquier proyecto. Y sin ese compromiso no era posible salir adelante. 

Tuve la suerte de poder parar de trabajar durante un tiempo y lanzarme. Fue tan solo un mes antes de la pandemia. Concretamente, el 1 de febrero de 2020.

Si no daba el salto al vacío, era muy difícil involucrarse en cualquier proyecto. Y sin ese compromiso no era posible salir adelante.

También pasó de trabajar en equipos numerosos a estar con, tan solo, los tres fundadores y otras tres personas.

Ese fue un cambio importante, sí. Cuando estás en organizaciones más grandes, siempre hay alguien en el equipo que tiene experiencia en casi cualquier cosa y sabe lo que hay que hacer en cada momento. Ahora, todo aquí es nuevo. Y nadie ha hecho antes lo que tú estás haciendo, de modo que hay muchas preguntas que se encuentran sin respuesta. Pero, finalmente, te acostumbras a trabajar así.

Cuando estás en organizaciones más grandes, siempre hay alguien en el equipo que tiene experiencia en casi cualquier cosa y sabe lo que hay que hacer en cada momento. Ahora, todo aquí es nuevo.

¿Cómo es su día a día?

Si algo me sorprendió de la actividad de las startups es que cada día es distinto. Una va haciendo muchas cosas desde todas las perspectivas. Ahora nos encontramos en una fase dedicada a desarrollar el producto y a encontrar la financiación. Hay una parte día en la que el trabajo es individual y otra en la que prima el trabajo en equipo.

Si algo me sorprendió de la actividad de las startups es que cada día es distinto.

Vayamos a su propuesta de valor. ¿Qué es lo que ofrece Sycai?

Sycai es un asistente digital que ayuda a los profesionales de la radiología a detectar cánceres en el abdomen de forma precoz. Nuestro primer desarrollo se enfoca en los cánceres de páncreas y consiste, específicamente, en un software que analiza las imágenes (ya sean TACs o resonancias) de un paciente y extrae la información necesaria para un diagnóstico. Esto funciona tanto en fases tempranas como durante en la práctica clínica de los radiólogos. Y el objetivo es ayudarles y evitar que alguna lesión pase desapercibida.

Así que, básicamente, le facilitan el trabajo a la tarea de radiología.

Puede decirse que le generamos un ahorro de tiempo. Tanto a la hora de analizar una imagen concreta como a la hora de definir el diagnóstico. Además, es una fuente de información que ellos mismos pueden contrastar, porque seguimos la misma lógica profesional. Al final, el resultado del software es: “hemos identificado tal tipo de lesión, que tiene tal o cual característica y forma y que se encuentra en tal posición”.

Como es el mismo tipo de pensamiento que utiliza el radiólogo, él puede comprobar el análisis y ganar confianza. Al diseñarlo, hemos contado con la ayuda de especialistas para que lo encuentren fácil de utilizar desde el primer momento.

¿Tienen ustedes competidores?

Lo cierto es que la inteligencia artificial aplicada a la radiología es algo que ya lleva algún tiempo funcionando. Lo que pasa es que se suele aplicar a los cánceres de mama y pulmón, porque son los órganos que se pueden ver con mayor claridad en esas imágenes. 

Sin embargo, en el abdomen hay muchos más órganos, y tener esa capacidad de análisis es algo más complejo, de manera que no hay tantas compañías que hayan logrado sacar un nuevo producto al mercado. Al menos, en el ámbito del páncreas, no hay ninguna. Y en los de riñón e hígado debe de haber una o dos.

La inteligencia artificial aplicada a la radiología es algo que ya lleva algún tiempo funcionando.

Y esa es su ventaja.

Así es. Hemos logrado una precisión muy alta en esos campos y ahí es hacia donde nos orientamos. Además, nuestro software se integra muy bien en el sistema existente en cada hospital, de manera que el profesional de radiología no tiene que cambiar nada en su manera de trabajar: hace las mismas actividades y tiene que dar los mismos “clics”, pero gracias a Sycai recibe una información complementaria a la que ya tenía.

Nos dimos cuenta de que, si estos profesionales tenían que dedicar demasiado tiempo para manejar la herramienta, no les resolvíamos ningún problema. Por eso hemos dedicado tanto tiempo a lograr una integración óptima.

Nuestro software se integra muy bien en el sistema existente en cada hospital, de manera que el profesional de radiología no tiene que cambiar nada en su manera de trabajar.

Y dentro del hospital, lo que ustedes desarrollan ¿sólo vale para radiología?

Nuestra herramienta es fundamentalmente para ellos. Aunque el informe que se genera en cada caso lo pueden consultar también los profesionales clínicos. Cabe mencionar que en nuestro equipo de advisors médicos contamos con radiólogos y gastroenterólogos, porque ambos tienen puntos de vista necesarios en este ámbito.

Además de la inteligencia artificial, ¿su software se beneficia del Big Data también?

Pues sí. La herramienta se basa en aprendizaje profundo (deep learning), que nutre a la inteligencia artificial, pero obviamente el Big Data juega un papel. Cuantos más casos se revisan, más sencillo es para el algoritmo saber lo que pasa. 

Una de las partes del servicio consiste en dar cierta predicción de la evolución y, por supuesto, tener más casos analizados ayuda mucho. Una y otra son tecnologías relativamente complementarias y las integramos.

Tras dos años de desarrollo, ¿cuánto tiempo más estiman necesario para salir al mercado?

Nos encontramos en una fase de certificación y de ensayos clínicos, al igual como sucede con los medicamentos. Ahora bien, los resultados que hemos tenido en diversos hospitales donde hemos hecho pruebas han sido muy prometedores: están por encima de lo que habitualmente obtienen los radiólogos utilizando su procedimiento estándar y de manera manual. Por lo tanto, estamos comenzando a mostrar el beneficio de nuestra solución.

Los resultados que hemos tenido allí donde hemos hecho pruebas han sido muy prometedores: por encima de lo que obtienen los radiólogos utilizando su procedimiento estándar.

De acuerdo.

Así que, pensamos que a finales de este año tendremos concluida la validación y el ensayo clínico. A partir de entonces esperamos poder obtener el marcaje “CE”, que es el sello que te permite comercializar en Europa. A principios de 2023, estimamos que podremos salir al mercado. Y, para entonces nos gustaría escalar nuestro servicio a otros órganos humanos, más allá del páncreas. Concretamente, al hígado y al riñón.

Nos gustaría comenzar a vender en España y en algunos hospitales punteros de Europa. También queremos presentarnos a la aprobación por parte de la FDA para entrar en el mercado de Estados Unidos, que es mucho más grande y competitivo, pero donde también creemos que encontraremos oportunidades. Esto será dentro de unos tres o cuatro años, según nuestra previsión.

Seguro que a los inversores es algo que les gustará oír. Por cierto, hace poco lograron cerrar con éxito una ronda de financiación. ¿Cómo lo vivieron?

Fue un proceso complejo, porque es largo. No es tanto que no hubiera disponibilidad de fondos, que los hay. Es que una no se hubiera imaginado todos los pasos que tendría que dar hasta llegar al final del proceso. Y eso que, en nuestro caso, todo marchó muy bien desde el inicio. Pero cuando crees que el final está cerca, siempre aparecen nuevos pasos.

En todo caso, ha sido una experiencia muy interesante y de la que he aprendido mucho. A mi me correspondió hacer todos los pitches y presentaciones ante inversores.

Última: dado que su producto está basado en tecnología puntera, ¿estiman que los profesionales más jóvenes tendrán mayor facilidad en adoptarlo?

Inicialmente partíamos de esa base. Creíamos que sería una tecnología más sencilla para los jóvenes y más compleja para profesionales más experimentados. Pero, por suerte, no fue así para nada. Y el 95% de los radiólogos con los que hemos hablado hasta ahora conocen ya la tecnología de alguna manera y son conscientes de que no es algo que vaya a sustituirles, sino que les va a ayudar a hacer mejor el trabajo. De manera que estamos teniendo una muy buena acogida en los hospitales. Estos profesionales saben que, cuanto antes aprendan a utilizar la tecnología y más se involucren con ella, mejor les irá.

Creíamos que sería una tecnología más sencilla para los jóvenes y más compleja para profesionales más experimentados. Pero, por suerte, no fue así para nada.

La CEO de Sycai es ingeniera por la Universidad Politécnica de Madrid y posee un Master por la Universidad Técnica de Munich. También está cursando un MBA en negocios. Es responsable de tres patentes y se ha especializado en gestión de talento y proyectos innovadores. Un mes antes de la declaración de pandemia, en febrero de 2020, decidió poner en marcha su propio proyecto, junto a sus compañeros Javier García y Julia Rodríguez-Comas. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Feedback se reserva el derecho de revisar los comentarios y despublicar en caso de no ser apropiados.