Enric Roberto

Aplicación bidireccional

"Pretendemos democratizar la tecnología"


BQait presenta una herramienta “económica y fácil de utilizar” para la gestión de incidencias en ayuntamientos pequeños y medianos

Miércoles, 22 de Enero de 2020
Creada hace un año y medio, BQait ya cuenta con 18 clientes, en la mayoría de los casos, ayuntamientos de Cataluña y de América Latina 
"A los ayuntamientos los da miedo adquirir nuevas tecnologías por miedo a si sabrán usarlas, si tendrán los recursos para mantenerlas y si la población lo aceptará..."
 
"...Y no tendría que ser un problema, porque a muchos les facilita la vida y les permite organizarse mejor"
 
"Estamos enfocados a municipios pequeños y medianos que no tienen recursos para comprar herramientas demasiado caras"

"Creamos la empresa hace un año y medio y ya estamos en 12 ayuntamientos. Además, trabajamos para empresas privadas, concretamente campings. Tenemos unos 18 clientes y estamos empezando un proceso de expansión"

"Somos muy ambiciosos. Queremos ser la herramienta de referencia para la gestión de tareas e incidencias a nivel municipal. No solo en Cataluña, sino que queremos externalizarnos a Europa. Ahora, además, hemos cerrado un contrato con Latinoamérica"

"En el sector hay proyectos parecidos, pero no tienen todas las funcionalidades que nosotros tenemos"
Ustedes ofrecen una plataforma para la gestión de incidencias y trabajos municipales. ¿Cómo los reciben los ayuntamientos?¿Entienden rápidamente lo que ustedes ofrecen?
La verdad es que a veces cuesta asimilarlo. Lo que hacemos es cambiar la manera de funcionar la organización. Nuestro target son ayuntamientos de municipios pequeños o medianos, de entre 1.000 y 50.000 habitantes, si bien no cerramos la puerta a ningún otro municipio. A menudo, estos ayuntamientos tienen una forma de trabajar las incidencias y tareas, en su día a día, con tal de solucionar cualquier mensaje que les hace llegar un ciudadano avisando de un problema. Son sistemas básicos que han funcionado hasta ahora, pero cuando quieres incorporar una plataforma tecnológica como la nuestra hay que cambiar la mentalidad y la manera de trabajar de toda la organización. Ahora hay que comunicar las incidencias y las soluciones de manera distinta. La verdad es que todo el mundo lo ve como una mejora importante, pero les da miedo no ser capaces de hacerlo bien... Nosotros les decimos: “No sufrís, que el funcionamiento es muy sencillo, que es user friendly y que cualquiera que sepa manejar un smart phone sabrá utilizarla”.

La plataforma está enfocada, pues, a los ayuntamientos y también a los ciudadanos.
La plataforma es una herramienta de gestión de tareas, incidencias y eficiencia energética a nivel interno, dentro de la propia organización. Es una plataforma web, un programa que está en la nube y que cuenta con una app que le da movilidad. Con ella se pueden registrar las incidencias a municipios, vía pública o edificios municipales. Los técnicos municipales, la policía local, o la gente de mantenimiento registran cada incidencia y, a partir de este momento, empieza la resolución: la incidencia se comunica automáticamente a las personas responsables y se establecen unos indicadores de resolución que explican cuántos problemas se generan, de qué tipo, si son de basura, de mantenimiento, de mobiliario urbano, de edificios... Toda la información queda en manos de los ayuntamientos.

En paralelo tenemos una app del ciudadano, que proporciona toda la información de la agenda de actividades, así como una comunicación bidireccional con el ayuntamiento. Así que el ciudadano puede comunicar al ayuntamiento cualquier problema sin tener que ir a la oficina de atención ciudadana o llamar. La aplicación tiene, pues, dos vertientes.

¿En cuántos ayuntamientos está implantado este servicio?
Creamos la empresa hace un año y medio y ya estamos en 12 ayuntamientos. Además, también trabajamos para empresas privadas, concretamente campings. Tenemos unos 18 clientes y estamos empezando un proceso de expansión. Tenemos un producto creado y validado, vemos que funciona y ahora queremos hacer una expansión nacional e, incluso, internacional.

Los municipios son de Cataluña, ¿o también operan en todo España?
Principalmente de Cataluña. Trabajamos desde la zona de Tarragona, que es donde hemos nacido, y llegamos a las demarcaciones de Lleida y Girona. Algunos ejemplos son Montblanc o Vielha, que son más grandes, o también Almoster o Alcover, que son de unos 2.000 habitantes cada uno.

Antes decía que también trabajan con campings. ¿Cuál es la diferencia entre trabajar para entidades privadas y entidades públicas?
Hay mucha. La principal es la inmediatez. Cuando vamos a presentar un producto a un camping, si a la persona que toma las decisiones le gusta, en una semana puede ser que ya lo estemos poniendo en marcha. En cambio, en un ayuntamiento, aunque les guste el proyecto, hasta que no se aprueban presupuestos y el visto bueno de los órganos necesarios, nada se pone en funcionamiento, y el proceso se puede alargar mucho más en el tiempo. Y lo mismo podemos decir de la manera de ponerlo en marcha. La empresa privada es muy consciente que tiene que estar al día y trabajar con las nuevas tecnologías. Los clientes piden inmediatez y que los problemas se solucionen rápidamente. Y los ayuntamientos cuestan más de convencer, aunque vean que se les está aportando facilidad de comunicación de incidencias. Pero también es verdad que los ayuntamientos son más proactivos pidiendo nuevas funcionalidades de la plataforma.

Además de implantar el sistema, ¿proporcionan formación a los usuarios de la aplicación?
Sí. Cuando alguien contrata nuestros servicios ponemos en marcha un proceso de formación interna sobre las funcionalidades de la aplicación. Queremos que los usuarios sepan gestionarla bien. También damos formación en todas las áreas del ayuntamiento, a fin de que se impliquen. Preferimos estar detrás de todos los equipos de trabajo del ayuntamiento, porque si te lo explica alguien de fuera es más creíble que si te lo explican tus jefes.

Por otro lado, en cuanto a la app del ciudadano, no damos formación, pero sí que hacemos una presentación pública para explicar la herramienta, las funcionalidades, en qué puede ayudar y qué aporta en cada ayuntamiento.

¿En qué punto cree que se encuentran los ayuntamientos en el ámbito de las nuevas tecnologías? ¿Tienen todos cobertura y suficiente acceso a Internet?
En cuanto a tema de cobertura y comunicaciones, la verdad es que en el país hay pocos problemas y todo acostumbra a estar bastante solucionado. O al menos hay herramientas para poner una solución. Lo que nos encontramos afecta más bien a la tecnificación. A los ayuntamientos les da miedo adquirir nuevas tecnologías por miedo a si sabrán usarlas, si tendrán los recursos para mantenerlas y si la población las aceptará. Y no tendría que ser un problema, porque a muchos les facilita la vida y les permite organizarse mejor. Quizás al principio cuesta y hace falta más explicación, pero una vez la utilizan, se hacen suya la herramienta y les gusta. Lo que pretendemos es democratizar la tecnología. Estamos enfocados a municipios pequeños y medianos que no tienen recursos para comprar herramientas demasiado caras. Por lo tanto, hemos creado una herramienta fácil de utilizar y económica, de pago anual, que no obliga a ninguna inversión a largo plazo.

Qué estructura tiene su empresa?
Actualmente tenemos cuatro personas trabajando. Hacemos programación interna, es decir, la ingeniería de software y, después, tenemos profesionales que hacen la programación adaptada a la estructura, para la app. Nosotros nos cuidamos del corazón de la plataforma y del negocio, y las herramientas externas las subcontratamos para ser más ágiles y no tener que tener una estructura muy grande. Hay que adaptarse a lo que pide el mercado. Tener freelancers nos permite hacerlo.

¿Cuál es el futuro inmediato tiene BQait?
La verdad es que somos muy ambiciosos. Queremos ser la herramienta de referencia para la gestión de tareas e incidencias a nivel municipal. No solo en Cataluña, sino que queremos externalizarnos a Europa. Ahora, además, hemos cerrado un contrato con Latinoamérica, tenemos una oficina comercial en Lima y en Bogotá, donde se comercializa el producto, nos hemos implantado en el primer municipio en Colombia, que se llama Villa de Leyva, de unos 18.000 habitantes. Se está poniendo ya en marcha la herramienta y nos servirá como reclamo, porque siempre que te expandes a otro continente o país, te preguntan: “Quién lo utiliza esto?”. Esperamos darnos a conocer por Latinoamérica y llegar a todos los países que lo puedan necesitar.

¿Son los únicos que ofrecen este tipo de servicio al mercado?
Ahora mismo no se lo sé decir, porque siempre puede salir alguien que nos copie la idea mañana mismo. Creemos, sin embargo, que lo que nos diferencia de la competencia es el servicio y la voluntad de estar al lado de los clientes, junto con crear nuevas funcionalidades para la plataforma. Lo que podemos decir es que en el sector hay proyectos parecidos pero que no tienen todas las funcionalidades que nosotros tenemos. Podemos demostrar que es una plataforma que da el servicio tanto de tareas e incidencias, como de georeferenciación y de eficiencia energética, además de la app del ciudadano. Como esta no conocemos ninguna otra.

¿Qué les diría a los alcaldes y alcaldesas de Cataluña, si lo pudieran escuchar?
Que tenemos un producto consolidado, probado en muchos municipios, y que queremos darnos a conocer y hacer entender en las poblaciones y municipios que se tienen que posar en el día con herramientas tecnológicas y posarse al mismo nivel que el ciudadano. Los municipios destinan muchos recursos al solucionar incidencias a fin de que la vía pública, los jardines, la acera, etcétera, estén muy mantenidos..., Y, a veces, no son capaces de explicar al ciudadano el trabajo que hacen. Con esta herramienta hay unos indicadores que pueden posar orden en estas deficiencias e informar al ciudadano de la cantidad de incidencias que realmente sí se están solucionando.