Silvia Raga

Salud digital

"Trataremos a más pacientes en menos tiempo y coste, pero hay que hacer que el paciente sea más protagonista"


El envejecimiento de población y la tecnología empujan hacia un cambio digital en el sistema de salud.

Miércoles, 06 de Noviembre de 2019
¿Alguno de ustedes ha tenido que pasar por rehabilitación muscular? El médico le habrá recomendado que siga unos ejercicios y pautas. Es probable que no los haya seguido, sea por el dolor, sea por falta de motivación. DyCare ofrece sistemas que ayudan a los profesionales a seguir telemáticamente el progreso de sus pacientes.
"En Europa hay más de 100 millones de personas que padecen alguna patología músculo-esquelética, pero esta cifra va a crecer si tenemos en cuenta que en 2050 llegaremos a tener un 35% de la población con una edad superior a los 65 años"

"La mayoría de los inversores que participaron en nuestra primera ronda de financiación resultaron ser médicos, lo cual nos vino muy bien para ser más conscientes de (y creer en) nuestra idea"

"En nuestro board tenemos a médicos de prestigio internacional que se dedican a la cirugía, a especialidades como el hombro, la mano, la rehabilitación… Tenemos interés en aumentar ese consejo asesor con especialistas en otras patologías distintas"

"Cada vez el concepto de la salud digital es más conocido y nosotros estamos en una buena posición para proponer y fomentar el cambio"

"Hay muchos otros proyectos de startups que proponen innovaciones equiparables a las nuestras, pero el sector carece todavía de un líder"
Usted nos presenta hoy su compañía, DyCare. ¿Cuál es su propósito?
DyCare es el apócope de “Dynamic Care Solutions”. El nombre representa nuestra intención de ofrecer soluciones innovadoras en la mejora de la calidad de vida de aquellos pacientes que sufren trastornos músculo-esqueléticos. Actuamos en el ámbito de la rehabilitación física y siempre nos movemos dentro del nuevo paradigma de la llamada salud digital. Queremos dar una respuesta y unos mejores modelos de tratamiento a aquellas personas que padezcan este tipo de problemas.

Tecnología digital y trastornos músculo-esqueléticos… Nos suena a exoesqueletos, como los que se ven en las películas. ¿Es eso?
Bueno, este tipo de trastornos engloban muchos problemas como la artrosis, los problemas musculares… Tratamos cualquier situación que afecte a la movilidad del cuerpo humano. También los problemas crónicos. En Europa hay más de 100 millones de personas que padecen alguna patología en este sentido, pero esta cifra va a crecer si tenemos en cuenta que en 2050 llegaremos a tener un 35% de la población con una edad superior a los 65 años. Está demostrado que este tipo de dolencias están relacionadas también con la edad. Por ello debemos buscar soluciones que permitan ofrecer rehabilitaciones al alcance de todos y que sean eficaces.

¿Cómo se organiza DyCare? ¿Cuántas personas trabajan en ella y en qué funciones?
Además de mí misma, está mi socio, Ricardo Jauregui, que es doctor en ingeniería y que adquirió muchísima experiencia en empresas del sector sanitario liderando proyectos de diseño de software médico. Más adelante fuimos reuniendo nuevas capacidades. Comenzamos tres personas en el proyecto, pero el equipo creció hasta las diez. Pronto seremos una docena. Contamos con un grupo de desarrollo muy potente, porque el sector en el que nos encontramos así lo exige. Al fin y al cabo, vendemos un servicio que se basa en productos que cuentan con mucho I+D detrás, y que requieren de muchas pruebas y evaluaciones.

Por otro lado, estamos armando un departamento comercial. Y, para nutrirnos de todas las competencias que nos faltaban, decidimos rodearnos de profesionales médicos, fisioterapeutas, y expertos que pudieran apoyar nuestro desarrollo y guiarnos.

Tienen una especie de consejo de asesores, o board, ¿verdad?
En 2017 lanzamos nuestra primera ronda de financiación. Y como dato curioso le diré que la mayoría de los inversores que vinieron y participaron resultaron ser médicos, lo cual nos vino muy bien para ser más conscientes de (y creer en) nuestra idea: el hecho de que haya especialistas apoyándote significa que la idea tiene todo el sentido.

Así que, efectivamente, en nuestro board tenemos a médicos de prestigio internacional que se dedican a la cirugía, a especialidades como el hombro, la mano, la rehabilitación… Tenemos interés en aumentar ese consejo asesor con especialistas en otras patologías distintas.

Y, en paralelo a este, tenemos otro board de fisioterapeutas en paralelo, con el que nos reunimos todas las semanas para contrastar las ideas. Ellos nos ayudan haciendo pruebas piloto con los pacientes. Y eso es muy bueno porque una siempre se queda con la sensación de que lo que fabrica está pensado más para los ingenieros que para los pacientes. Y no: también los pacientes están probando las soluciones con éxito.

Su actividad tiene que ver con la tecnología, un ámbito cambiante a gran velocidad. ¿Les afecta mucho la complejidad?
Ciertamente el nuestro es un mundo que va evolucionando rápido, pero nosotros estamos en el punto de promover un cambio en el paradigma sanitario. Cada vez el concepto de la salud digital es más conocido y nosotros estamos en una buena posición para proponer y fomentar el cambio. Hay muchos otros proyectos de startups que proponen innovaciones equiparables a las nuestras, pero el sector carece todavía de un líder. Respondiendo a su pregunta, debemos hacer un esfuerzo muy grande para introducir todos estos servicios en el mercado, pero también estamos convencidos de que el actual sistema sanitario un es sostenible y que nuestra idea, más que de futuro, es de presente.

El sistema público de sanidad siempre está en el punto de mira. ¿Cuál diría que es el futuro que le espera?
Por el envejecimiento de población y por el ritmo en el cambio tecnológico yo percibo que todo va a ir hacia una innovación digital. Eso significa que podremos tratar a más pacientes con un menor tiempo y a un menor coste. Nosotros queremos reducir las listas de espera, las hospitalizaciones, los costes sociales y sanitarios asociados a los tratamientos, pero ofreciendo unas soluciones en las que el paciente sea el protagonista.

¿Quiere decir que el papel de los doctores debe ir menguando?
No es que la telemedicina vaya a alejar al paciente del médico, es que estamos convencidos (y está demostrado) que la telemedicina refuerza la relación médico-paciente a través de una comunicación cercana, transparente, controlada y en la que el paciente se siente parte activa de su proceso de recuperación.

Darle trabajo al paciente, entonces.
Fíjese que el 95% de los fisioterapeutas aconsejan a sus pacientes hacer ejercicios de rehabilitación en casa. ¿Sabe cuánta gente los hace? Muy pocos: menos del 9%. La pregunta es: ¿por qué tan pocos? La respuesta es la falta de motivación.

Yo siempre digo que es como si alguien quisiera ir a la universidad y graduarse, pero no quisiera trabajar en su casa. Sería imposible. Al paciente le pasa que, al no tener supervisión, o no tener una herramienta adecuada, se le termina la motivación. Debemos ofrecer a los profesionales el modo de hacer un mejor seguimiento.

Ahí es donde entran ustedes.
Hemos desarrollado nuestros propios sensores para que los profesionales puedan seguir y evaluar el progreso de los pacientes. Y, con ello, los pacientes se sienten más involucrados y aumenta su adherencia a los tratamientos.

¿Trabajan ustedes en temas de ortopedia?
No. Nuestro servicio se encuentra en el ámbito de la rehabilitación física. Tenemos un primer producto lanzado al mercado, Lynx, que es un sistema de análisis de movimiento que funciona con sensores. Es una solución dirigida por el profesional médico que permite ver cómo evoluciona el rango articular del paciente, para ver su progreso. Cuando lo lanzamos nos dimos cuenta de que también debíamos hacer algo para llegar a los pacientes.

¿Y qué hicieron?
Creamos una plataforma digital, llamada REHUB, que ofrece tratamientos personalizados a los pacientes sin perder el vínculo con el profesional.

¿Cuál es su cliente, entonces: el profesional o el paciente?
DyCare es un B2B. Vendemos nuestras soluciones a las clínicas de rehabilitación, a los hospitales, a las compañías de seguros. Les ofrecemos nuestra plataforma y nuestros sensores para que ellos puedan tratar a sus pacientes. REHUB todavía no ha llegado al mercado: nos encontramos ahora en la fase de los estudios clínicos, en lo cual nos ayudan desde el Hospital Clínic de Barcelona y desde Italia. Nuestro objetivo es lanzarlo en julio o junio del próximo año.

Antes mencionó las rondas de financiación. ¿La entrada de nuevos inversores ha modificado su idea original de proyecto?
No. La primera ronda fue muy contenida en su importe. Yo tenia claro que no quería un fondo de inversión. Más bien alguien que nos pudiera ayudar con competencias que no teníamos y que pudiera involucrarse en el proyecto directamente. Y fue muy sencillo. Vinieron personas que comparten nuestro mismo sueño y que se muestran activos ante el mismo. Ahora queremos buscar una ronda mucho más grande, de 3 millones, y quizás ya no será lo mismo. Pero lo sabremos más adelante.

Durante su estancia como estudiante de ERASMUS en Barcelona, ¿se imaginó que esta ciudad podía llegar a ser una capital europea en biomedicina?
Durante mi Erasmus yo no podía saber lo que iba a pasar en el futuro, lógicamente. Pero mis experiencias fueron claves. Vi que Barcelona acogía mucho movimiento médico, muchos congresos, una apuesta elevada por la innovación… Vi que la labor que se hace aquí es extraordinaria. El apoyo que, años después, hemos recibido de BCN Activa fue algo increíble. También a finales de 2015 fuimos seleccionados dentro de un programa de emprendeduría promovido por la farmacéutica Bayer, y ese fue otro gran impulso, un antes y un después. Nos acabábamos de constituir, teníamos un mínimo producto viable y Bayer nos proporcionó mentoring, herramientas, una red de networking…

La última. Los deportistas de élite parecen superiores. Cuando se lesionan, tardan muy poco en recuperarse (en comparación con cualquier ciudadano). ¿Se debe a algún milagro?
Sin duda, su preparación física les permite recuperarse mucho antes. También sabemos que el deporte es su profesión, y su manera de ganarse la vida, y tienen la obsesión de recuperarse lo más pronto posible. De hecho, con los deportistas tenemos el problema contrario que con los pacientes comunes: tenemos que decirles “cuidado no te pases mas de lo que te estamos pautando”. Al resto de la gente, quizás, les debemos recordar que aprieten un poco más. Es una cuestión de motivación.


Silvia Raga
Silvia Raga
CEO de Dycare
Enlaces relacionados
Dycare