Directora comercial y de marketing de Capmar Information Systems

Mónica Capablo

Siguiente parada

“Estamos pensando en una parada de autobús con inteligencia artificial”


Capmar Systems desarrolla sistemas de información a tiempo real para usuarios de transporte público, a partir de energía solar y con tecnología punta

Martes, 12 de Marzo de 2019
En ocasión de la reciente FIMOB, Feria de la Movilidad Sostenible, la empresa Capmar Information Systems presentó sus últimas novedades. Hoy hablamos de ellas con su directora comercial y de marketing, Mónica Capablo. 

“Llevamos más de 40 años trabajando en el sector del transporte público. Fuimos de los primeros en crear marquesinas para las paradas de autobuses de Barcelona”
 
“El proyecto arrancó en 2004, en un almuerzo. Pensamos en voz alta que por qué no diseñar una parada de autobús que no necesitara energía eléctrica y que proporcionara información en tiempo real”
 
“Nuestras paradas son como llevar un teléfono móvil encima: si el trayecto de una ruta cambia con los años, te llevas la parada donde tú quieras”
 
“Si cuentas con electricidad es muy fácil enchufar todas las atracciones de Las Vegas, pero cuando te basas en placas solares, tienes ciertas limitaciones”
En el sector del transporte público parecía que casi todo estaba inventado, hasta que llegaron ustedes y demostraron que no era así.
Nuestra compañía lleva más de 40 años trabajando en el sector del transporte público. Fue de las primeras en crear marquesinas para las paradas de autobuses de Barcelona. Un poco tarde, cuando comenzaron a operar empresas de publicidad como JC Decaux y otras, desarrollamos el concepto del poste informativo de paradas, que ha sido un elemento de mobiliario urbano versátil, nada invasivo y que ha permitido ofrecer información sobre las líneas de autobús, o publicidad, etc.
 
En los últimos años hemos asistido a una eclosión de la información visual. ¿Cuándo comenzaron a integrar pantallas con la información a tiempo real?
No hace mucho. Comenzamos por integrar pantallas de información actualizada a partir de tecnología LED, lo que sucede es que para que esta funcione es imprescindible tener una conexión eléctrica cerca. En cambio, nosotros hemos desarrollado un mobiliario urbano que no la requiere.

Una gran innovación, sin duda. ¿Fue algo buscado, o la idea les vino por casualidad?
El proyecto arrancó en 2004, durante un almuerzo de amigos. Literalmente, los directivos de la compañía se encontraban con unos clientes y comenzaron a pensar en voz alta que por qué no diseñábamos una parada de autobús que no necesitara energía eléctrica y que proporcionara información en tiempo real. Al principio fue como una especie de juego, pero pronto nos pusimos a investigar lo que se podía lograr utilizando placas solares y ciertos elementos. Antes de eso no teníamos un departamento de I+D como tal.
 
Y el invento se difundió. Muchas ciudades están ya sembradas con sus marquesinas y postes.
Ayudó mucho a esa difusión el que las autoridades municipales encontraran una utilidad a la hora de dar avisos a los usuarios. Imagínese que una calle queda cortada por obras, o por la razón que sea y que hay que avisar a los pasajeros de un cambio o un retraso… Obviamente, poner a personal para que vaya comunicando los cambios es muy costoso… La primera parada se instaló en Sant Feliu de Llobregat (Barcelona). La diseñamos de un modo tal que fuera irrompible y con una placa solar casi imposible de retirar. Al final, si teníamos que cambiar una pantalla debíamos ir con una grúa…
 
Vaya.
Así que en una siguiente fase quisimos diseñar elementos funcionales que hicieran más sencillo el mantenimiento. En caso de avería, cualquier operario debía poder ir a cambiar cualquier módulo con facilidad. Se nos ocurrió ir a buscar ayuda a IADE, una escuela de diseño. Nos entendimos bien con ellos y planteamos un convenio de colaboración universidad-empresa. Finalmente vinieron cuatro estudiantes jóvenes que pasaron un tiempo yendo por todas las paradas de autobús preguntándole a la gente qué era lo que necesitaban que tuviera una parada de autobús. 
 
¿Y qué les decía la gente?
Lo primero que pidieron fue que la placa solar debía ser visible, porque en las ciudades eso ayudaba a dar una idea de mayor preocupación por el medio ambiente. También pidieron algunos asientos, especialmente para la gente mayor, así como información a tiempo real de las rutas y, ya puestos, de las actividades de la ciudad en general… Por ejemplo, de las fiestas populares, etc.
 
¿Qué localidades cuentan ya con elementos de movilidad urbana de Capmar Systems?
En el Área Metropolitana de Barcelona estamos en casi todos los municipios. También en Girona, Lleida y Tarragona, dentro de Catalunya. Otras ciudades de España donde estamos son Alicante, Albacete, Mérida, Badajoz y, pronto, Lugo…
 
¿Tienen competencia o van ustedes muy por delante de los demás?
Hay competencia, pero no ofrecen lo mismo. Nuestra diferenciación está en el uso de placas solares. El sol es gratis, ¿por qué no aprovecharlo? Además, a los ayuntamientos se lo ponemos más sencillo: si no hay conexiones eléctricas, el número de permisos y trámites, además de las obras, se reducen. Es como llevar un teléfono móvil encima: si el trayecto de una ruta cambia con los años, te llevas la parada donde tú la quieras llevar. 
 
Pronto tendremos ciudades conectadas totalmente con el 5G. ¿Les va a provocar cambios a ustedes?
Así es. Hace poco estuve en un congreso en el que presentaron un proyecto denominado “más”, donde todo está conectado. Nuestras paradas ya lo están, y con el tiempo podrán dar información sobre la farmacia más cercana a cada parada. Hace algún tiempo pusimos en marcha una parada que era punto de wi-fi y en Canarias hemos implantado un lector de saldo de viajes a partir de tecnología contactless. Siempre con energía solar.
 
Además de su producto estrella, ¿qué otros proyectos tienen?
Pensamos en una parada que posea Inteligencia Artificial. Estamos estudiando un modelo que pueda contarle un montón de cosas a los usuarios. Nuestro único requerimiento es que pueda funcionar con la energía del sol. Si cuentas con electricidad es muy fácil enchufar todas las atracciones de Las Vegas, pero cuando te basas en placas solares, tienes ciertas limitaciones.
 
Y suponemos que sus marquesinas son válidas para el autobús, el tranvía o cualquier otro medio de transporte imaginable.
Así es. Siempre que sean sistemas de transporte que estén al aire libre, donde haya acceso a energía solar.

¿Las placas solares las fabrican ustedes mismos?
Somos una PYME, así que tenemos que externalizar bastantes procesos.
 
Hace años, muchas empresas se endeudaron invirtiendo en la energía solar y recibieron un chasco a cambio. Hoy parece que vuelve a haber interés por parte de la administración.
Lo hay, pero debería ser un poco mayor. Muchos ayuntamientos ya apuestan decididamente por las energías renovables, pero como dijo alguien, “hay que educarnos” a buscar alternativas.
 
¿El vandalismo callejero, los grafitti, las roturas, etc. les afecta mucho a ustedes?
Admito que al principio de todo yo creía que las marquesinas no durarían y que no faltaría quien se quisiera llevar una placa solar a casa. Pero tenemos comprobado que no es así. Un estudio indica que el vandalismo no se ceba en lo que es útil y válido. Pero aquello en lo que no se tiene interés termina siendo estropeado. Es más, en Catalunya tenemos marquesinas en algunas paradas muy poco concurridas y poco vigiladas, y en las que no tenemos ninguna incidencia. O en las Ramblas, donde hay concentraciones de gente muy a menudo, y no les pasa nada ni a la placa ni al monitor.
 
Una pregunta capciosa: si vienen diez días enteros de lluvia y no sale el sol, ¿qué sucede con sus placas y sus marquesinas?
Nuestras paradas están preparadas para resistir 15 días en la oscuridad de la noche. Así que seguirían dando información…