Country manager de Catawiki

Alejandro Sánchez

Subastas online

“El precio no define el que un artículo sea único”


La plataforma Catawiki ha logrado democratizar el acceso a las subastas aprovechando la tecnología y aportando el criterio de expertos

Martes, 26 de Febrero de 2019
Alejandro Sánchez es el máximo directivo de la plataforma Catawiki desde que esta se estableció en España y Portugal, en 2016. Su propuesta es facilitar la participación de usuarios en subastas online de objetos únicos e inusuales, certificados por expertos. Eso sí, sin la exclusividad de Sotheby’s.
"Nuestro reto actual es el de tratar bien cada una de nuestras categorías y entender perfectamente el comportamiento y gustos de nuestros clientes"
 
"La nuestra es una compañía bastante joven, que ha evolucionado muy rápidamente. No es nada estática, ni en su propuesta ni en su desarrollo corporativo"
 
"Contamos con un equipo de 150 expertos que garantiza la singularidad de cada producto que se subasta"
 
"Catawiki no intimida porque no hay que entrar en ninguna sala de subastas ni competir contra expertos"
 
"Contamos con 90 categorías de productos que nos permiten realizar más de 300 subastas todas las semanas"
 
"Cada viernes al mediodía publicamos las subastas que se producirán durante la semana siguiente y en ellas incluimos 50.000 artículos de esas 90 categorías"
Catawiki se fundó en Holanda en 2008 y pronto se extendió al resto de Europa y del mundo. Usted es el principal directivo de su versión ibérica. ¿En España y Portugal se sigue el mismo patrón que en el resto del mundo?
La nuestra es una compañía bastante joven, que ha evolucionado muy rápidamente. No es nada estática, ni en su propuesta ni en su desarrollo corporativo. En este sentido España y Portugal son dos mercados muy integrados en nuestro modelo de negocio global, que siguen trayectorias muy paralelas a las del resto del mundo.
 
También se les considera como unos de los pioneros en este tipo de subastas de coleccionistas. ¿Se aplica aquí aquello de que ‘quien da primero, da dos veces’?
En realidad, ser o no los primeros no es lo clave. Creo que lo que diferencia a las compañías que se dedican a esto es la propuesta de servicios que hacemos tanto a nuestros compradores como a nuestros vendedores. Nosotros nos distinguimos por ser una plataforma online que permite conseguir productos únicos. Y, para hacerlo posible, contamos con un equipo de numerosos expertos que garantiza la singularidad de cada producto que se subasta.
 
Así se dice en su página web: ustedes cuentan con un gran número de personas expertas en diversos campos, que responden por la singularidad de cada producto.
Estos expertos son el corazón de la compañía. Actualmente tenemos a más de 150, todos integrados en nuestra organización; empleados, no colaboradores externos ni temporales. Se organizan por áreas de conocimiento y su papel es fundamental a la hora de seleccionar las piezas, asegurar que son únicas, e incluso a la hora de elaborar las ofertas… 
 
Todo juega a favor de la fiabilidad, claro. En el mundo online las garantías que se exigen son muchas más.
Cierto. Comenzando por el producto que se ofrece, y siguiendo por la fiabilidad en la forma de pago y el compromiso de todas las personas que están involucradas en un proceso de subasta. 
 
¿Podría decirse que ustedes han democratizado los procesos de subasta? Antes la gente iba a lugares tipo “Sotheby’s”, que imponían mucho respeto.
Aunque no hablaría de “democratización”, lo cierto es que hemos logrado que Catawiki sea para todo el mundo. Lo han permitido dos cosas. La primera es la tecnología, que ha abierto un nuevo universo de posibles compradores. Actualmente se puede utilizar internet para acceder a artículos únicos, entrar en pujas, hacerlo con total garantía. Además, no intimida porque no hay que entrar en ninguna sala de subastas ni competir contra expertos.
 
¿Y la otra razón?
Hemos desarrollado un posicionamiento muy claro. Nos centramos en buscar y ofrecer artículos únicos. Pero creemos que esa singularidad de los artículos no debe circunscribirse a precios altos. Tenemos artículos que son caros, ciertamente, pero también tenemos productos únicos que no lo son. El precio no define el que un artículo sea o no único.
 
Una vez que un artículo se pone a la venta, ustedes ponen en marcha una cuenta atrás para que los pujantes vayan formulando ofertas. Cuéntenos cómo funciona.
Como le decía, el hecho de tener un catálogo digital nos permite la ventaja de ser muy ágiles. Contamos con 90 categorías de productos que nos permiten realizar más de 300 subastas todas las semanas. Cada viernes al mediodía publicamos las subastas que se producirán durante la semana siguiente y en ellas incluimos 50.000 artículos de esas 90 categorías. A lo largo de los días se van cerrando las subastas.
Nuestros compradores son unos entusiastas y agradecen encontrar una oferta dinámica y continuamente renovada de productos de sus categorías favoritas.
 
¿Han detectado alguna categoría estrella? ¿Alguna que les funcione mejor que otras?
Contamos con perfiles diversos de compradores. Se podría decir que para cada uno de estos perfiles contamos con categorías que son estrella. Puedo decirle que las de arte moderno y contemporáneo, la joyería vintage, los relojes de colección, la numismática y sellos, o los mismos coches clásicos son las más celebradas.
 
¿Por dónde pasan los planes de Catawiki en 2019?
Somos una compañía muy joven, y estamos convencidos de que tenemos grandes oportunidades de crecimiento. Nuestro reto actual es el de tratar bien cada una de nuestras categorías y entender perfectamente el comportamiento y gustos de nuestros clientes. En este sentido queremos desarrollar planes específicos por categoría. Antiguamente éramos más generalistas, pero debemos ir adaptando nuestra propuesta de manera personalizada a cada uno de nuestros segmentos.