Operations Manager de BlaBlaCar para España y Portugal

Álvaro Zamácola

Sostenibilidad compartida

“¿Por qué no usamos los coches como las lavadoras, a su máxima carga?”


BlaBlacar ha convertido el coche compartido en un concepto de éxito

Lunes, 21 de Enero de 2019
Álvaro Zamácola, Operations Manager de BlaBlacar nos recibe en su despacho, en Madrid, para explicarnos el origen de un modelo de negocio que se ha impuesto en poco menos de tres lustros.
"El fundador de BlaBlaCar vio que las carreteras estaban colapsadas por coches que iban prácticamente vacíos y, por otro lado, que los trenes y los autobuses estaban completamente llenos"
 
"En España ya somos más de 5 millones de usuarios, en el mundo más de 65 millones y estamos presentes en 22 países"
 
"Hemos creado un algoritmo para que poblaciones pequeñas y desconectadas encuentren una alternativa en BlaBlaCar"
 
"Es muy importante para nuestra empresa y para los propios trabajadores ser usuarios de nuestro producto: más del 60% de los empleados son embajadores de BlaBlaCar"
 
"Nuestro mensaje es el ahorro que le supone al conductor y al pasajero compartir los gastos de un viaje"
 
"Al principio lo usaban los hijos y ahora son sus padres"
Ustedes han logrado que cada día, por toda España, centenares de personas tengan acompañantes a quienes no conocen para optimizar sus viajes. ¿Cómo se les ocurrió?
BlaBlaCar es una empresa francesa que nació hace 14 años. Unas navidades, nuestro fundador, Frédéric Mazzella, vio que no había trenes libres para volver a su pueblo desde París. Así que avisó a su hermana, que también volvía a casa, pero que tuvo que hacer un cambio de rumbo importante para recogerle y llegar juntos a la cita familiar. Mazella se fijó en que las carreteras estaban colapsadas por coches que iban prácticamente vacíos y, que, por otro lado, los trenes y autobuses estaban completamente llenos.
 
Según cuenta, se dijo: estas plazas de todos estos coches que van vacíos deberían ser una alternativa para la gente como yo. Probablemente el coche de al lado también pase por delante de mi pueblo. Fue como una epifanía. Allí surgió la idea.
 
¿Cuáles fueron los primeros pasos del fundador?
Mazzella estaba completamente dedicado a la empresa en la que trabajaba y esta nueva idea era un proyecto alternativo. Pero poco a poco lo fue potenciando y conoció a los otros dos fundadores, Francis Nappez y Nicolas Brusson. Los tres lograron financiación y probaron que el modelo funcionaba en Francia. De ahí se lanzaron a su primer mercado internacional que fue España, a finales de 2009. Desde entonces, BlaBlaCar ha crecido una barbaridad. 
 
Eso, ¿cuánto es?
En España ya somos más de 5 millones de usuarios. En el mundo, más de 65 millones en 22 países, prácticamente en toda Europa. También estamos en países como Rusia y Brasil. El crecimiento ha sido exponencial porque nuestro modelo ha tenido mucha acogida. Tiene mucho sentido. 
 
En España, por ejemplo, vamos a terminar el año con un crecimiento de un 25% de actividad año a año. Cuando tienes una base tan grande parece complicado mantener esos niveles de crecimiento, pero lo estamos consiguiendo.
 
¿Cuáles son sus proyectos? ¿A dónde quieren llegar con BlaBlaCar?
En España, seguimos presentándonos como una alternativa para viajar y nos proponemos mostrársela a los usuarios que todavía no nos han utilizado. Tenemos herramientas tecnológicas que se han ido potenciando y las hemos implantado este año. Una de ellas es un algoritmo que hemos creado para que aquellas pequeñas poblaciones más desconectadas encuentren una alternativa en BlaBlaCar. 
 
Por ejemplo, hay un pueblo llamado La Carolina (provincia de Jaén) que se encuentra en el camino entre Madrid y Málaga. Nadie suele empezar o terminar el viaje allí, pero por allí siempre pasan muchos coches que circulan hacia Granada, Jaén, Málaga… A quienes van a realizar un viaje más largo se les puede ofrecer ir La Carolina diciéndoles que alguien de allí está pidiendo ser transportado. Si les pilla de camino, pueden estar interesados en ayudar a esa persona. 
 
Lo que consigues con esto es potenciar que todas aquellas poblaciones que no tienen conexiones, pero que están cerca de grandes carreteras, tengan una alternativa muy buena de transporte. Nos orientamos a ofrecer una solución de movilidad a nuestros usuarios: ir desde tu casa hasta tu destino sin utilizar muchos medios de transporte. 
 
¿Y eso implica ser más o menos innovador?
Hemos adquirido una compañía que se llama Ouibus, que pertenecía a la SNCF (la red de transporte ferroviario de Francia). Nuestra apuesta es la multimodalidad. Por un lado, empezamos a colaborar con ellos este año, especialmente en Francia, cuando hubo una huelga de la SNCF porque íbamos a estar desbordados. Ofrecemos sus autobuses en algunas rutas donde sabemos que la demanda no va a llegar, porque nuestros conductores no iban a crecer tanto como la demanda. A la vez, ellos hacían lo mismo, donde tenían los autobuses llenos ofrecían BlaBlaCar porque podía ser que en esa ruta haya conductores.
 
Cuando empezamos a colaborar nos dimos cuenta de que la relación tenía mucho sentido y comenzamos a hablar más en detalle. De ahí surgió la posibilidad de aliarnos. Por un lado, porque BlaBlaCar ha sido capaz de optimizar muy bien la utilización de un vehículo como el coche y esa inteligencia puede servirles a ellos también para optimizar su servicio. Por otro lado, porque ambos servicios se complementan muy bien.
 
Con lo cual, algunos de sus pasajeros pueden viajar en coche y en autobús para completar su trayecto…
Así es. Un viaje que se puede hacer parcialmente en coche, en autobús etc. Y todo dentro de una misma plataforma. Ahora mismo esta es nuestra apuesta a nivel global. En España, de momento, con un mercado que no está liberalizado, lo que hacemos es operar en las rutas transfronterizas. Y todavía no podemos hacer mucho más. Queremos seguir potenciando el coche compartido, dado que todavía queda mucho por crecer en España. 
 
BlaBlacar es una compañía plenamente digital en un momento de transformación digital. ¿Qué ventajas le supone esto?
Pues que al haber nacido digitales nos hemos ahorrado la transformación. A pesar de todo eso, no nos podemos dormir en los laureles y hay que ir innovando constantemente. Es una de las razones por las que lanzamos a diario pequeñas innovaciones dentro del producto. Los usuarios no las perciben, pero mejoran mucho el funcionamiento de la plataforma. Además de eso tenemos lanzamientos importantes como el algoritmo que antes comentaba, que ayuda a conectar poblaciones rurales. 
 
Como empresa joven que es, y con lo importante que son los valores hoy en día, quería preguntarle qué valores transmite BlaBlaCar.
Los valores son tan importantes para nosotros que los tenemos expuestos públicamente en la oficina. Queremos ser una empresa donde sea divertido trabajar, pero donde las personas se lo tomen en serio. Nuestros cinco valores son: Fail-learn-succeed (equivócate, aprende, triunfa), Dream-decide-deliver (sueña, decide y cumple); Be lean – go far (sé eficaz y llega lejos); Share more – learn more (comparte y aprende más) y Be the member (sé un integrante más del equipo).
 
El último es uno de los que más me gustan. Es muy importante para nuestra empresa, y para los propios trabajadores, ser usuarios de nuestro producto. Una de las cosas que nos gusta contar es que en BlaBlaCar más del 60% de los empleados son embajadores de BlaBlaCar con más de 30 valoraciones. Lo que consigues con esto es que las personas de la compañía conozcan de primera mano lo que los usuarios demandan y esperas. Al final, cuando viajas, lo haces con la comunidad y ellos son los primeros que te hacen preguntas. Es fundamental conocer tu comunidad y cuáles son las deficiencias y las cosas que podemos mejorar.
 
¿A qué se refiere con el valor de share more, learn more?
Es la transparencia. Algo que potenciamos muchísimo a nivel corporativo: todos los empleados ven las cifras de la compañía, sabemos todos cómo va y esto no ocurre en todas las empresas con tanta frecuencia, sobre todo en aquellas que no son públicas.  Además, este valor sirve para ser conscientes de que somos una empresa con mucho talento y que todos podemos aprender de todos. Los valores son importantísimos, porque son una de las formas de retener talento. Y los hacemos visibles tanto en las oficinas locales como en las centrales.
 
¿La juventud que tratan de transmitir sus valores también está presente en la estructura de la empresa?
Tenemos una estructura muy plana. En España llevamos toda la parte de marketing, comunicación y relaciones institucionales y lo que tiene que ver con la gestión de marca. Y tenemos mucha libertad de movimiento, porque tenemos el pulso del mercado, así que podemos hacer campañas localizadas. En Francia se encuentra toda la estructura de tecnología, y la atención al usuario. Lo que me gusta es que hay un flujo de comunicación muy constante entre España y su matriz francesa. BlaBlaCar es como una pequeña startup aquí, pero con el apoyo de una gran multinacional. La media de edad en BlaBlaCar está en torno a 30 o 33 años, así que es una empresa muy joven. 
 
¿Cuántas personas forman parte de la familia de BlaBlaCar?
En España somos ocho personas y a globalmente somos unos 400. Estos proyectos son muy atractivos por la escalabilidad que tienen. Una de las cifras que se miran es cuántos usuarios es capaz de sostener cada empleado. Según cuánto crece la comunidad de usuarios, crece la base de empleados. El objetivo es muy ambicioso y es impactante ver cómo una sola persona trabajando en BlaBlaCar puede sostener a tantísimos miles de usuarios.
 
El gran atractivo de estas empresas es que funcionan porque tiene mucho sentido y sus estructuras tienen que ser lo más funcionales y dinámicas para que se adapten bien a los cambios y no necesiten ser grandes.
 
Pocos empleados y mucho crecimiento. ¿Cuáles son las claves para que una empresa tecnológica tenga tanto éxito?
En BlaBlaCar lo tenemos muy claro: el ahorro. El ahorro que supone al conductor y al pasajero compartir los gastos del viaje. La gente ha ido repitiendo y recomendando BlaBlaCar por la experiencia, que ha sido buena. Hoy por hoy, el 60% de nuestros usuarios vienen recomendados por otros usuarios. Creo que, en el futuro, con todo lo que está ocurriendo en las ciudades, nuestra opción será la que más acerca a la sostenibilidad. Viajar con BlaBlaCar es más eficiente que si vas con tu coche vacío. 
 
Ahora seguimos creciendo y la gente se está concienciando. Piensan: ¿por qué no empezamos a usar los coches como hacemos con las lavadoras, a su máxima carga? Creo que tiene sentido. Los coches están hechos para utilizarlos cinco personas, ¿por qué vamos a ir vacíos? En España el dato es aterrador, la tasa de ocupación media en viajes de 100 a 800 kilómetros era de 1,7 personas por coche. En BlaBlaCar la tasa de ocupación es 3,3. Al hacer estos viajes más eficientes generamos un mayor impacto medioambiental.
 
¿Es un mito que sólo los jóvenes usan BlaBlaCar?
Se ha quedado en un mito. Es verdad que cuando lanzas una idea como esta, los más atrevidos y los primeros que se lanzan a probarla es la gente joven. La media de edad de nuestros usuarios es de 33 años. Un tercio de nuestra comunidad es de 18 a 25, otro tercio de 25 a 35 y otro más de 35.  Lo que ha ocurrido es que al principio lo usaban los hijos y ahora son los padres quienes eligen BlaBlaCar. Empieza a ser una alternativa para viajar que no solo es para la gente joven y que tiene un espectro muy amplio y eso enriquece a la comunidad.

 
Álvaro Zamácola
Álvaro Zamácola
Operations Manager de BlaBlaCar para España y Portugal