Raúl Villuendas

Ingeniería audiovisual

“La televisión por internet abaratará mucho los costes”

Raúl Villuendas explica que la tecnología se ha ido perfeccionando mucho pero hasta que se convierta en negocio, van a pasar unos diez años más o menos.

Martes, 19 de Enero de 2010
Poco a poco, la revolución digital va llegando a todos los rincones de nuestra vida cotidiana, incluso aquellos que parecían ajenos a estos cambios. En el campo de las imágenes, el cambio se halla ahora en las televisiones locales. Aún con la artificiosidad de los multiplex, por los cuales varias televisiones deben compartir un mismo canal, el futuro más inmediato (y más práctico) está en la televisión por internet.
“La televisión de alta definición en 3 dimensiones vendrá, claro que vendrá, pero todo irá mucho más lento de lo que se dice. La tecnología se ha ido perfeccionando mucho pero hasta que se convierta en negocio, van a pasar unos diez años más o menos”

“A los municipios especialmente pequeños no les interesa compartir una televisión con sus vecinos, porque quieren tener algo propio y es lógico. Así que lo que se perfila como el futuro más inmediato es la televisión por internet”

“La televisión de alta definición en 3 dimensiones vendrá, claro que vendrá, pero todo irá mucho más lento de lo que se dice. La tecnología se ha ido perfeccionando mucho pero hasta que se convierta en negocio, van a pasar unos diez años más o menos”

“En los ámbitos locales, los costes deben controlarse mucho, así que el camino a seguir es la automatización. Ya hemos presentado un sistema mediante el cual la misma persona que presente el informativo pueda ir entrando los clips”
¿Cómo un aparejador como usted ha ido a dedicarse al hardware?
Es una larga historia. Cuando entré en TV3, el departamento de ingeniería en el que trabajaba incluía el mantenimiento de la obra civil, es decir, la construcción de platós y este tipo de cosas. Aquello coincidió con la aparición de los primeros programas de ordenador que podían ayudar a este tipo de tareas, como el Autocad, por ejemplo. Con el tiempo, la cosa se fue perfeccionando porque se trataba de trasladar lo que era la ingeniería civil al mundo audiovisual.

Luego le fichan los de PESA.
Sí, para el tema de los juegos olímpicos, aunque trabajo con ellos tres años. Luego entro en temas de software a nivel comercial, dirigido a tema de ingeniería, sistema de Cad, y de 3D. Trabajo unos cuantos años más en otras empresas, como Unitecnic, hasta que decido fundar la mía; Comexit, con otro socio, Roger Franc que es el director técnico.   

¿Y qué es exactamente lo que hacéis?
Comexit es una ingeniería audiovisual de proyectos que podríamos sintetizar como de ‘llaves en mano’. El proyecto tipo es el de un empresario al que le han concedido una licencia de TdT local, y que nos llama para decirnos que tal día tiene que empezar a emitir. Y nosotros nos ocupamos de montar la estructura, es decir, lo que sería la obra civil (los estudios, la iluminación, el sonido), pero también lo que llamamos la integración del equipamiento.

¿Y contenidos?
No, ahí no entramos. Nosotros proporcionamos todas las herramientas y el conocimiento pero para que el que nos ha encargado la obra produzca. Nos ocupamos, pues de todo el proceso: desde la nada hasta el primer día de emisión.

¿Y hay un mercado suficientemente amplio como para desarrollar una empresa como Comexit?
Estamos posicionados en un sector audiovisual muy limitado, que son los broadcasters, es decir, radio y televisión. Es un sector que tiene además una fuerte legislación por parte del Estado y las autonomías, así que podemos encontrar, 20, 30, 40 frecuencias pero no más.

¿Y entonces no llegará un momento en que se os hará pequeño? 
Sí, somos conscientes de ello, por supuesto y llegará un momento en que no dará para más. Pero el camino a recorrer va a ser otro: los canales IP, la televisión por internet… los ayuntamientos se ven obligados a cerrar por ley las televisiones locales que tienen que ser comarcales, lo que no siempre resulta rentable, especialmente si estamos hablando de municipios pequeños. Así que se buscan otras opciones.

¿Y cree que los municipios siguen teniendo interés por mantener una televisión local?
Yo creo que sí, mucho más local que comarcal. A los municipios no les interesa compartir una televisión con sus vecinos, quieren tener algo propio y es lógico. Así que lo que ofrecemos es el proyecto comarcal, el multiplex para todos pero sin excluir el canal local, lo de la televisión por internet que le comentaba antes.

Porque todo esto del multiplex parece como muy forzado.
Y de hecho lo es. No sé, por ejemplo, el caso de Granollers: nos encontramos con 10 ayuntamientos más que tienen que compartir un mismo espacio, pero el 90% de la población potencial de esta televisión es de Granollers. ¿Cómo haces el reparto de programas? Pues así, en mucho sitios. Además, no hay que olvidar que estamos inmersos en una crisis que no sé si justifica la inversión de dinero en la televisión.

Y esto de la televisión por internet, ¿no será una especie de You Tube?
No, no, en absoluto. Nosotros no hacemos un You Tube, entre otras cosas porque no se ve bien, son productos audiovisuales de poca duración y no son de mucha calidad. Este no es un modelo que debamos seguir. Nosotros enfocamos la televisión por Internet como un canal de televisión libre. Un ejemplo es el Ayuntamiento de Sant Cugat, por ejemplo, una televisión de gran calidad, con pantalla grande, mucha imagen, poco texto, opciones para ver subtítulos… esto sí que interesa. Y seguro que irá a más.

¿Tenéis a gente que trabaje con vosotros?
Sí, somos una microempresa formada por 6 personas. Para según qué proyectos, contratamos colaboradores, pero hoy por hoy, no tenemos ninguna intención de multiplicarnos. En el caso de Sant Cugat, por ejemplo, les vendimos la idea de hacerles una televisión por Internet, y cuando aceptaron, nos preocupamos de formar un equipo.

Aún así, necesitaréis de otras empresas.
Nosotros estamos bien posicionados en el tema de broadcaster y el concepto televisivo, pero yo no sé aplicar códigos, así que si quiero un visor grande pues me voy a una empresa específica que me lo proporcione, y si quiero un back office para los contenidos, pues igual. Lo que está claro es que conocemos bien el sector, somos arriesgados y creemos que el futuro audiovisual va por aquí. Y mucho más allá. Estoy hablando de alta definición en 3 dimensiones. 

¿Y de cuánto tiempo estamos hablando?
Bien, yo creo que todo esto va a ir mucho más lento de lo que se dice. La tecnología se ha ido perfeccionando mucho pero hasta que se convierta en negocio, van a pasar unos diez años más o menos. También se producen cosas curiosas, por ejemplo, como que la TDT, que en el fondo ya es una tecnología obsoleta, es la que se está implantando. La Alta Definición parece que es el futuro, pero necesitamos ancho de banda y no tenemos espacio radioeléctrico.

¿Entonces hay problemas técnicos?
No, no, en realidad son problemas legales, y por tanto más o menos solucionables. Aquí el tema está en que si en vez de tener 40 canales que no sirven para nada, la gente no preferirá 4 y dos que sean en Alta Definición.

Y luego está el 3D.

Exacto. Nosotros lanzamos en este 2010 un canal de estas características. Y ello será posible con equipos que pasarán la señal de la Alta Definición a este formato y con una pantalla que sea capaz de interpretar esos datos. JVC, por ejemplo, acaba de sacar al mercado un equipo que de una señal 2D en Alta Definición te crea una 3D, que alucinas, y permíteme esta expresión. 

Ya hemos hablado desde la perspectiva del espectador. ¿Y la del realizador?
También habrá cambios, aunque queda mucho por hacer. Nosotros, que nos hemos centrado en el tema local, todo es mucho más sencillo, no tienes que estar pendiente de 300 ordenadores sino de sólo 5, y ello ya nos ha conducido a automatizar mucho. Por ejemplo, para una televisión de Costa Brava, hemos hecho un sistema de autorrealización para avances informativos.

¿Y en qué consiste?
Es un desarrollo de software y hardware que se desarrolla un poco a medida del usuario. La idea es que la misma persona que haga el informativo pueda ir entrando los clips ya preparados previamente. Y ello ahorra tiempo y personal. En el ámbito local, en que los costes son los que son, hay que automatizar mucho.

Si vamos a la televisión por internet, ¿podemos intuir que la inversión será más barata que en un canal convencional?
Sin duda. Un modelo de televisión comarcal público puede ser muy económico si aprovechamos, por ejemplo, las agendas de que ya disponen los municipios, como las páginas web. Así, sólo cogemos los contenidos ya hechos y los plasmamos. Aquí el problema es poner de acuerdo a los municipios, pero si nos reunimos y acordamos una única finalidad, todo será posible.

¿Y cómo se puede articular?
A partir de la frecuencia asignada, se trata de decidir el tiempo de emisión que corresponda a cada municipio en función de su población. Además, para que no se tenga que contratar a muchas personas y gastar más dinero, plasmamos el contenido que ya se ha elaborado en sus páginas web. Es decir, no hace falta que tengan a mucha gente, ni que tengan muy buen contenido, sólo se trata de plasmar lo que ya está hecho para la televisión con software broadcast.

Entonces es parecido más a una agenda.

Exacto, no es exactamente una televisión sino un canal informativo. Este es el modelo que puede llegar a funcionar, al menos de momento.