CEO de GAES Centros Auditivos

Antonio Gassó

Titán en el desierto

“Las gafas son sinónimo de diseño. Un audífono lo es de tecnología. Ya no hay estigma”


GAES es una multinacional española líder que opera en 600 centros de 9 países

Miércoles, 05 de Abril de 2017
Hoy en FeedbackToday entrevistamos a Antonio Gassó, CEO de GAES, una compañía verdaderamente conocida, no sólo por sus servicios, sino también por sus casi 80 años de existencia. Comprometido con la organización, el talento y el deporte, es la primera vez que hablamos con él sobre su propósito.

“Todo el personal de GAES debe respirar innovación”
 
“Tenemos de las mejores soluciones que existen el mercado y podemos exponerlas en nuestras tiendas”
 
“Patrocinamos muchas pruebas deportivas. El deporte es una gran escuela para emprendedores, directivos y para el personal. Yo he participado en 5 ediciones de la “Titan Desert””
 
“En la empresa, fui el primero en pasar por un Programa de Alta Dirección. Fue en el IESE, hace 15 años. Luego han pasado por allí más de 30 directivos nuestros. Y eso ha sido así para poder hablar un idioma común”
 
“En GAES nos preocupa la salud de las personas porque, al final, cuanto mejor se cuiden, mejor será su rendimiento”
 
“El 95% de los nuevos puestos de trabajo creados en 2016 se han cubierto por personal interno. La promoción en nuestra compañía es muy amplia”
Hace 78 años su familia creó GAES para mejorar la vida de las personas con problemas de audición. ¿Esa misión sigue vigente?
El origen de la compañía es curioso. Mi padre fue uno de los fundadores junto a miembros de la familia Espoil (GAES es la contracción de Gassó y Espoil). Nuestra familia controló el 100% del accionariado y mi padre tuvo ocasión de viajar a Inglaterra por negocios. Alguien le pidió un aparato para poder oír mejor. Así que mi padre localizó a un fabricante y se trajo un producto a Barcelona. Comenzó a distribuirlo. Luego, a fabricarlo. Así empezamos. Desde entonces nuestra misión empresarial sigue siendo la misma: mejorar la calidad de vida de quienes padecen problemas auditivos. Lo hacemos mediante todo tipo de productos y sistemas. Siempre bajo el paraguas de un proceso de investigación, innovación y datación. Una de las señas de identidad de GAES es que controlamos toda la cadena de valor.
 
En algún momento de su historia se dieron cuenta de que les salía más a cuenta crear un centro de investigación propio que ir a buscar tecnología fuera.
Fue en los inicios. Llevamos hay muchos años investigando con un departamento específico. Yo considero que la innovación debe ser algo que respire todo el personal de la compañía, y no sólo el departamento de innovación y desarrollo. Para esto, tenemos un proceso llamado “GAES Innova”.
 
¿Y qué implica?
Pues que, a través de nuestra red corporativa, una persona de nuestra organización que se encuentre en un centro auditivo de la ciudad de Talca en Chile o en el barrio del Belgrano en Argentina, o en Ecuador o en México o Colombia puede exponer cualquier idea de mejora que tenga. La idea es evaluada y valorada por parte de toda la red, y el inventor recibe un feedback. Así pues, la innovación es parte del proceso de la compañía. Eso se refuerza con el departamento de I+D propio y con la relación con nuestros proveedores a nivel internacional.
 
¿Se puede decir que GAES es ahora una empresa global?
Sí. Sin duda. GAES se ha convertido en una multinacional con sede en Barcelona. Está formada por más de 1.700 personas en todo el mundo, que dan servicio a través de 600 centros auditivos que son tiendas propias. En realidad, hacemos muy poca franquicia. El centro GAES especializado en auditiva suele ser un centro propio y se encuentra en España, Andorra, Chile, Argentina, Ecuador, Panamá, Colombia y ahora también en México.
 
Es decir, GAES es ya un referente mundial que compite con cualquier otra compañía del mundo.
El nivel de innovación, de prestaciones y de tecnología de digitalización que posee GAES es equiparable a la del mejor fabricante del mundo. De hecho, tenemos de las mejores soluciones que existen el mercado y podemos exponerlas en nuestras tiendas.
 
La tecnología médica ha avanzado mucho. Por ejemplo, existen estos llamados implantes cocleares, que se integran sub-cutáneamente en el propio afectado. ¿Eso les genera alguna dificultad a ustedes?
Yo creo que, al final, un audífono es un producto que se lleva en el cuerpo. Al igual que unas gafas, puede ser un producto externo. O al igual que unas lentes de contacto, puede ser interno. Ahí estamos innovando. Nosotros tenemos todo tipo de soluciones auditivas. También el implante coclear, que es un producto interno y que se implanta incluso a niños que nacen con sordera, en los primeros años de vida. Nuestros pacientes abarcan todas las edades. Aunque es cierto que la pérdida de audición se agudiza con la edad, así que la media de edad de los clientes ronda los 60-70 años. Pero cada vez hay más gente joven que necesita nuestra ayuda.
 
…Quizás es porque el mundo se ha llenado de cada vez más decibelios. 
Cada vez más todos más conscientes de que algo falla. Lo cierto es que perdemos audición, estamos todos concienciados de que hay que cuidar el oído y, por otra parte, llevar audífono es cada vez menos un estigma. Las gafas son sinónimo de diseño y de atractivo. Igualmente, llevar un audífono es hoy un sinónimo de tecnología. Los productos actuales son prácticamente invisibles y ayudan a las personas a vivir y a comunicarse. Son pequeños ordenadores que van dentro de cada auditivo externo, de altísima tecnología.
 
Siempre nos ha llamado la atención la propensión de GAES por el patrocinio y el mecenazgo deportivo. ¿Eso responde a alguna razón, además de la comercial?
Yo creo que el deporte es una escuela de vida y que hay muchos valores la empresa y el deporte comparten: la superación, el esfuerzo, el espíritu de equipo, el estar sintonizados los unos con los otros, la solidaridad… El deporte es una gran escuela para muchos emprendedores, para muchos directivos y para todo el personal. Patrocinamos muchas pruebas deportivas. Yo he participado en 5 ediciones de la “Titan Desert”, que es una maratón en mountain bike por el Desierto del Sahara, y a mi lado había 50 personas vinculadas con la empresa. Hemos hecho una especie de Team Building a lo bestia en el desierto. Con eso hemos creado un lenguaje de valores compartidos que mejora las relaciones y que hace grande a la compañía.
 
El deporte es una buena medida de la implicación y el compromiso personal y colectivo.
Creo que todos aprendemos del deporte y que nos ayuda mucho a superar retos difíciles. Todas estas pruebas que organizamos y en las que nuestro propio equipo participa, con independencia de su nivel y experiencia, nos ayuda a compartir valores. Tenemos otro programa, llamado “GAES Te Cuida”, por el que ayudamos a nuestros colaboradores a conciliar sus horarios de trabajo con su vida familiar, a que tengan flexibilidad, beneficios sociales e, incluso, mayor salud.

¿Les cuidan ustedes?
En GAES nos preocupa la salud de las personas porque, al final, cuanto mejor se cuiden, mejor será su rendimiento. Hacemos cursos para ayudar a dejar de fumar, a preparar mejor una fiambrera… Ya sabe: somos lo que comemos. En GAES tenemos un absentismo menor, un porcentaje de rotación voluntaria inferior al 3%, cuando en nuestro sector ronda hasta el 25% y en el comercio hasta el 50%. Somos una empresa líder pero también somos un ejemplo a través del modelo de negocio. Transmitimos los valores que compartimos en el deporte, pero también en el día a día.
 
Usted que cree: ¿Conciliación de la vida laboral con la familiar es “desconexión” de la vida laboral?
Yo creo que la conciliación es, en buena medida, una mayor involucración. Quien trabaja y puede conciliar trabajo y vida personal también es más fiel a la empresa para la que trabaja. Esta es una herramienta que las compañías deben desarrollar en mayor medida para ser más atractivas para el talento externo y para conservar el interno. En GAES el 95% de los nuevos puestos de trabajo creados en 2016 se han cubierto por personal interno. La promoción en nuestra compañía es muy amplia.
 
O sea, que ustedes ofrecen buenos planes de carrera profesional.
Y la gente percibe que GAES es un vehículo seguro para hacer carrera, con un plan de desarrollo bien trazado. Ello nos ayuda a que las personas que trabajan en la compañía puedan crecer y permanecer largo tiempo. Sin rotación. Nos sentimos muy orgullosos del equipo que formamos y la cultura que compartimos.
 
Su empresa también se ha caracterizado por contar con grandes prescriptores públicos, grandes celebridades que han hablado bien de sus productos.
Plácido Domingo es nuestra imagen de marca. Es un hombre querido en toda España y en Latinoamérica, donde tenemos mucha presencia. Es alguien universal, y tenerlo como embajador es muy positivo para la marca. En el pasado lo fue Imanol Arias y también tenemos a embajadores anónimos, integrados dentro del programa “GAES te cuida” que le decía. Por ejemplo, Miquel Pocurull es un conferenciante. No es famoso, pero a sus 75 años ha hecho unas 40 maratones. Transmite a la gente que la edad no es un inconveniente para ser activos: no es necesario que hagan maratones, pero pueden ir a comprar a pie, a nadar, a bailar, a la playa… Es lo que queremos explicarle a la gente. Nos importa que mejoren su calidad de vida, su bienestar y la comunicación con los demás.
 
Como comandante en jefe de la organización, ¿cómo plantea los próximos años?
Para una empresa es importante tener una visión y el entusiasmo suficiente para lograrla. También hay que contar con un plan estratégico y un equipo profesional muy motivado y unido. Yo me siento muy orgulloso del equipo directivo que he formado. En mi familia, y en la empresa, fui el primero que pasó por un Programa de Alta Dirección. Fue en el IESE, hace 15 años. Luego han pasado por allí más de 30 directivos nuestros. Y eso ha sido así para poder hablar un idioma común, para elevar el nivel profesional de la compañía y para gestionar el talento. Cada uno de nosotros gestionamos muchas cosas, pero finalmente, lo más importante de todo es gestionar el talento. Nuestra obligación es la de extraer el máximo talento de cada una de las personas que están en la plantilla. Tenemos a gente que es mejor que nosotros mismos. Cuanto más la aprovechemos, más creceremos.
 
Oiga, y usted que es tan aventurero, ¿no ha tenido la tentación de tomarse seis meses sabáticos y dar la vuelta al mundo en bicicleta?
Yo también intento conciliar mi vida laboral con mi vida privada y con el deporte. Estoy vinculado al mundo del mountain bike y al de la montaña. Mi equipo funciona por sí solo. Yo solo dirijo y oriento, pero estoy muy orgulloso de que GAES sea una compañía familiar, totalmente profesionalizada, donde cada directivo tiene una capacidad impresionante de gestionar el talento.