Socio Fundador de Findaway Group

Eduardo Salvador

Interim Management

“Vendrán nuevos modelos de negocio a una velocidad que no nos imaginamos” 


El proyecto de Eduardo Salvador ayuda a personas de más de 50 años y de menos de 25 a aplicar su talento profesional

Miércoles, 11 de Enero de 2017
Eduardo Salvador fundó y dirige Findaway Group, una empresa especializada en servicios de consultoría ejecutiva de estrategia y gestión empresarial. Detrás de la empresa se encuentra un propósito noble (ayudar a personas mayores de 50 años y a menores de 25 a encontrar trabajo) y una fundación que cuenta con su departamento de estudios y convenios con universidades. Salvador arrancó su aventura de una forma imprevista.

"Creamos una plataforma para dar salida profesional a las personas de más de 50 años. Pensamos que nuestro foco no podía ser tan amplio como para pretender ayudar a la sociedad entera y tuvimos que elegir trabajar con las personas que habían tenido cargo directivo"
 
"Este año cumplimos el décimo aniversario, y aprovecharemos para hacer el “kick off” de un proyecto conjunto con Abertis y la Fundación Bancaria La Caixa, como patrones iniciales"
 
"Find A Way no fue una visión personal, sino la de un antiguo jefe mío, que tenía 91 años y me habló de cómo veía el mundo en los siguientes 20 años"
 
"Todos somos responsables cuando en España, un 51% de los estudiantes están en paro desde los 26 años"
 
"Nosotros no tenemos una fórmula mágica para resolver problemas de la empresa, pero podemos trabajar en líneas específicas, poner foco y acompañamos el trabajo con unos valores muy claros, así que rozamos la excelencia en lo que hacemos"
 
"Nos llaman constantemente para que expliquemos nuestra experiencia. Nos dicen que somos visionarios y nos invitan a muchas conferencias para hablar del tema"
La historia de su grupo comienza cuando la multinacional para la que trabajaba usted decidió desinvertir en Europa...
Trabajé por cuenta ajena toda la vida. Tras muchos años de dedicación a esa multinacional, tomaron la decisión de marcharse de Europa. Sucedió a la edad de 50 o 51 años y, tras reflexionar mucho, decidí arrancar mi propio proyecto personal: ver cómo podía ayudar a las demás personas desde un punto de vista social-laboral. Y al mismo tiempo, hacer algo que me ayudara a satisfacer con los mínimos crematísticos que mi familia y yo necesitábamos para vivir. Lo llamamos la Fundación Findaway.
 
“Encuentra una manera”, en inglés.
Creamos una plataforma para dar salida profesional a las personas de más de 50 años. Pensamos que nuestro foco no podía ser tan amplio como para pretender ayudar a la sociedad entera y tuvimos que elegir trabajar con las personas que habían tenido cargo directivo. Arrancamos en 2006. Este año cumplimos el décimo aniversario, y aprovecharemos para hacer el “kick off” de un proyecto conjunto con Abertis y la Fundación Bancaria La Caixa, como patrones iniciales. Vamos a hacer lo mismo, pero con la juventud.  
 
Así pues, se dedican a ayudar a profesionales senior y a juniors.
Aproximadamente. Tenemos varios programas, que incluso están abiertos a estudiantes que de tercero o cuarto de ESO. En ellos, toman consciencia de sus actitudes pedagógicas y, yo diría que personales, y deciden si van a seguir en bachillerato o se van a estudiar una formación profesional. Nos gusta mucho hacer esto, porque así se incentiva la formación profesional dual, que en países como Alemania es muy importante. En Cataluña gozamos de centros así en el sector del automóvil.  
 
La oferta de trabajo siempre es un sector difícil. De algún modo, se ponen en juego las expectativas de las personas y a veces no se satisfacen.
No es tarea fácil. Sobre todo, porque no sabemos lo que es el éxito o la finalidad a lograr. Nosotros tenemos una misión clara. Y, ¿sabe qué? No fue una visión personal, sino la de un antiguo jefe mío, que tenía 91 años y me habló de cómo veía el mundo en los siguientes 20 años.
 
Seguro que tenía una visión a largo plazo. 
Afortunadamente, hice un acto de fe con lo que él me aconsejó. Hoy nos sentimos terriblemente satisfechos por haber podido trasladar esa misión a unas familias que tanto lo necesitaban. Porque, en el fondo, la repercusión de lo que hacemos es familiar: que personas de 57 o 58 años hayan podido subsistir económicamente a la crisis de los últimos años es muy bueno. Aunque también es triste que en las últimas semanas estemos entrevistando a personas de 45 o 47 años.
 
Caramba.
Creo que algo malo hemos hecho en esta sociedad si tenemos a personas tan jóvenes sin trabajo. Todos nos tenemos que sentir algo responsables cuando en España, un 51% de los estudiantes están en paro desde los 26 años. Así pues, nuestro trabajo actual se enfoca a esos dos segmentos, que son tan distintos, pero con una problemática común. Ahora tratamos de co-ayudar.
 
¿Cómo lo hacen?
Ponemos a trabajar a ambos. El sénior, por decirlo de algún modo, aporta experiencia y conocimiento. Y el júnior, que no tiene experiencia, aporta conocimiento actualizado y habilidades. 
 
Hasta aquí, lo entiendo.
Nosotros implementamos un sistema de gestión por proyectos dentro de las empresas-cliente, siguiendo un modelo de gestión interina, o, como se dice en inglés, un “interim management”. Llevamos talento a las empresas, como si fuéramos una autopista. Y generamos simbiosis entre séniors y júniors. Pero nuestro “core business” no es tanto ese, sino hacer que tanto unos como otros puedan crecer como personas. 
 
Procurar el trabajo de jóvenes y senior es loable, pero oiga: ¿no será que cada vez que le da trabajo al uno, se lo quita al otro?
Me encanta la pregunta porque podría parecer que es así, pero cada uno tiene su lugar. Para ciertos proyectos, además, lo adecuado es poder combinar a ambos. 
 
¿Y no cree que la promoción del empleo es algo que debería hacer el Estado?
Seguramente. Y otras entidades también. Pero lo que hay que hacer es dedicarse con perseverancia y con generosidad, aprovechando el networking personal para convencer a empresarios de que también pueden poner algo de su parte.
 
Viene un directivo un día y les explica que se ha quedado sin trabajo. ¿Ustedes qué hacen?
Pues vamos a intentar ayudarte. Nosotros somos una consultora “boutique”. Esto es muy importante: hacemos consultoría ejecutiva. O sea, como le expliqué antes, vamos a una empresa cliente, que necesita a un equipo de personas de perfiles distintos: expertos financieros, marketing, operaciones, logística, ingeniería… Nosotros hacemos un análisis de su problemática y le ofrecemos al cliente un plan de acciones, con su fase de pre-análisis y su seguimiento, y nos hacemos partícipes de la aplicación de esos planes.
 
Y a esos equipos ustedes llevan a los directivos que les han venido a pedir trabajo.
Eso es. Lo más importante de todo es que nosotros exigimos a las empresas cliente poder hacer un seguimiento de cómo les ha ido el proyecto una vez ha concluido. No queremos que nadie pueda decir: “mira estos, han venido a nuestra casa y después se han ido sin solucionar los problemas”. Nosotros no tenemos una fórmula mágica para resolver problemas de la empresa, pero podemos trabajar en líneas específicas, poner foco y acompañamos el trabajo con unos valores muy claros, así que rozamos la excelencia en lo que hacemos.
 
Así pues, su principal recurso son el talento de los directivos y de los jóvenes que se ponen en sus manos.
Sí. Cuando empezamos nuestra materia prima eran directivos de distintos perfiles profesionales que se habían quedado sin trabajo y que intentaban establecerse por su cuenta. Muchos de ellos pensaban que tenían una agenda brutal para hacer networking. A la hora de la verdad, estas personas se ponían a trabajar como autónomos, con unos ingresos más bajos de lo previsto, y una serie de tareas nuevas que debían asumir: acción comercial, oferta, implementación del trabajo, cobro y vuelta a la acción comercial. Yo mismo, como directivo de multinacional, nunca había trabajado en un proyecto propio o tenido que arriesgar mi capital personal. Finalmente hay que conjugar todo esto.
 
¿Qué tipo de colaboradores tiene Find A Way Group?
Nosotros hemos creado distintas divisiones de actividad. Por ejemplo: industria, servicios, seguros, sector salud... Contamos con directores de división, que son, por así decirlo, los generadores de negocio. Por otro lado, tenemos un equipo de personas que ejecutan los planes de acción. Igualmente, dentro del propio grupo, tenemos a personas como María u Olga que ocupan posiciones de comunicación, marketing, relaciones institucionales, y a otras personas en la administración. Son personas jóvenes que provienen de estudios de FP, que están en últimos cursos, o que están en enseñanza dual, o terminando un máster. 
 
Así que Find A Way es cliente de Find A Way
Efectivamente, la Fundación nos proporciona ese talento. Pero igualmente hay muchas firmas grandes, algunas cotizadas y del IBEX-35, que se están beneficiando de ese talento. Por lo cual, somos un proveedor y una ayuda a los departamentos de organización y recursos humanos.  
 
Hablemos del trabajo. Hace tiempo existían los empleos para toda la vida. Uno entraba a los 20 y se despedía a los 65. Incluso le hacían una fiesta. Pero el siglo XXI es otra cosa.
Nosotros trabajamos por proyectos desde hace diez años. Es un paradigma clarísimo. Nos llaman constantemente para que expliquemos nuestra experiencia en este tema. Nos dicen que somos visionarios y nos invitan a muchas conferencias para hablar del tema. Además, hemos creado un departamento, mejor dicho, un observatorio, en el que tenemos a un gurú, y donde supervisamos las grandes tendencias del mundo del trabajo en el futuro. En las grandes escuelas de negocio tienen cátedras y con algunas colaboramos también.
 
Y así ustedes averiguan en qué trabajará la gente de aquí a diez años. 
No le quepa la menor duda de que vendrán muchos nuevos modelos de negocio y a una velocidad que no nos imaginamos. Nos preocupa ver qué tendencias de compra existen en el mercado a cada momento porque muchos modelos de negocio quedan obsoletos en un año o dos. Tienes a Facebook, AirBnB, Uber, Alibaba, Amazon… Son nuevos modelos que se imponen a una gran velocidad. Por esto debemos estar siempre observando: no podemos vivir en una situación de confort.
 
¿Y en qué grado es popular el emprendimiento?
En la Fundación observamos a verdaderos emprendedores. No hace muchos días me llamó la atención uno de nuestros alumnos, que nos proponía dar valor añadido al resto de alumnos de la Fundación dándoles clases particulares de matemáticas o del inglés.
 
Eduardo Salvador
Eduardo Salvador
Socio Fundador de Findaway Group