Propietario de Tortichef

Àngel Cercós

Opina que un emprendedor no nace, sino que se hace avanzando por un derrotero de experiencias. El de Àngel es el camino de un ingeniero industrial que fichó por Hewlett-Packard y se fue de intercambio profesional a la sede de la multinacional en San Diego. Aprendió que la gente de allí tiene otro ritmo y que el emprendimiento requiere una actitud concreta. Volvió con la determinación de que iba a poder hacer lo que se propusiera. Pocos años después entendió que en HP se encontraba en una “jaula de lujo”, pero en una “jaula” al fin y al cabo, y decidió salir de ella. Con Marta, su esposa, se fueron a reforzar la empresa de la familia. Ahora, con la iniciativa de su suegro, Josep Maria, y el apoyo de su cuñado, Marcel, se han propuesto dar otra vez una vuelta a la tortilla. Sin dársela literalmente, porque el producto se hace más rápido. El chiste es fácil, pero real en este caso: pocos proyectos requieren de tantos huevos como este.
Àngel Cercós
Àngel Cercós
Propietario de Tortichef