Santi Simón

“Quien lleva un Batech se convierte en nuestro principal prescriptor”


Miércoles, 07 de Octubre de 2015
Santi Simon y su socio Lluís Latorre crearon Batech, una marca de polos para hombre, elaborados con tejidos inteligentes, que solucionan un montón de engorros del vestir cotidiano. El nombre (‘latido’, en castellano) no es gratuito: se asocia con el “Made in Catalonia”, con la marca “Barcelona” y la alta tecnología. Batech es un proyecto que, además de ofrecer ventajas al consumidor, también le da argumentos simbólicos y emocionales. El resultado: duplican las ventas año tras año, están en 30 establecimientos y cuentan con miles de seguidores en las redes sociales. Y es que le están poniendo todo el corazón.

“Cuando llevamos los polos a las tiendas, los propietarios nos dicen que les alegramos el día”
 
“Este es un proyecto levantado y conducido desde el corazón. Creemos en el ‘Made in Catalonia’ y en el ‘beating from Barcelona’”
 
“Lo principal es que trabajamos con gente apasionada que sabe que si esto sale adelante todos ganaremos”
 
“¿Acabado el sector textil? Las empresas que prevalecen están muy especializadas en tejidos inteligentes y aportan mucho valor añadido”
 
“Estamos avanzando rápido. ¿El secreto? Quizás es que seguimos el modelo de las ‘4 efes’” 
 
“A mi abuela, que era propietaria de una fábrica textil muy importante, seguro que le haría ilusión conocer mi proyecto”
 
“Cuando alguien compra un Batech, primero lo prueba, luego le gusta y finalmente lo explica”
 
“Batech está dignificando la ropa técnica”
¿En qué momento vio claro que Batech era su proyecto?
No fue algo espontáneo. De hecho, según dicen los entendidos, nunca lo es. Uno ve una necesidad, ve la posible solución y empieza a ahondar en ella. En mi caso, la necesidad la provoca el calor que tenemos los hombres durante el verano. Nosotros llevamos peor el calor y la humedad que las mujeres. Y pensamos: ¿Por qué no aplicar las ventajas de ciertos tejidos que conocemos a las necesidades del vestir masculinas del día a día?
 
Oiga: ¿No le parece arriesgado emprender en un sector como el textil? Muchos lo han dado por muerto…
Con mi socio, que es teórico textil, pasamos bastante tiempo estudiando el sector en Catalunya. Antaño fue muy potente, pero ya no lo es. No obstante, descubrimos que las empresas que han prevalecido son las que han adquirido una especialización muy elevada, generalmente en el ámbito de los tejidos inteligentes, y que aportan mucho valor añadido. Con esa idea en la cabeza dedicamos unos cuantos años al “prueba y error”…
 
¿Cuántos?
Cuatro, concretamente. Al principio sólo era una idea, un concepto. Luego pasamos a la fase de pruebas y fuimos poniendo algo de dinero. Todo lo hacíamos en paralelo a nuestras profesiones anteriores. Generalmente dedicando las noches y los fines de semana. Más adelante nos dimos cuenta de que el proyecto necesitaba cada vez más de nosotros. Y acabamos dedicados en exclusiva.
 
Y en su empresa anterior, ¿qué le dijeron?
Fueron muy comprensivos y generosos conmigo. Me dieron muchas facilidades y llegamos a un acuerdo satisfactorio para todos. Sólo puedo estarles agradecido. Por cierto, previamente a Batech, trabajé en los sectores del packaging y del automóvil, aunque provengo de familia textil… A mi abuela, que era propietaria de una fábrica muy importante en Terrassa, seguro que le haría ilusión conocer mi proyecto…

Así pues detectaron una necesidad, encontraron el tejido, armaron una cadena de fabricación y diseño… Y eso tan solo en cuatro años…
Es cierto. Todo ha ido rápido. El otro día mi hijo mayor me decía “Papá, es increíble: recuerdo cuando teníais 100 seguidores en Facebook y ahora ya andáis por los 14.000”. Avanzamos a un ritmo acelerado. ¿El secreto? Quizás hemos ido siguiendo el modelo de las famosas ‘4 efes’ (Founder, Family, Friends & Fools): primero haces tus pruebas con la gente que conoces, y al poco llega la sorpresa: dejan de comprarte por compromiso y pasan a pedirte cuatro o cinco polos de una vez, porque les has resuelto un problema.

¿Y qué problemas resuelven sus polos?  
Más que de problemas, a nosotros nos gusta hablar de ventajas. Por un lado, se trata de una ropa técnica muy ligera y cómoda. Facilita la transpiración y nunca se pega al cuerpo. También protege de los rayos ultravioletas y, como los tejidos llevan plata, también es antibacteriana, así que evita los malos olores. 

¡Caramba!
Y, como le dije, es ideal para combatir el calor. Además son prendas que se secan muy rápido, de manera que muchos clientes, especialmente los que viajan, agradecen que nuestros polos puedan lavarse en el propio hotel y que al día siguiente estén listos otra vez. Y tampoco necesitan ser planchados…
 
Este último es un argumento de peso para muchos caballeros…
Correcto: a muchos hombres no les gusta planchar. Como le digo, nuestro producto está pensado para satisfacer muchas necesidades y el mercado lo está entendiendo muy bien. Este año ya disponemos de treinta puntos de venta en tiendas multi-marca de toda Catalunya… El producto funciona muy bien en el boca-oreja y el público nos escribe en las redes sociales pidiendo que nos establezcamos en todo el territorio. Y cada año venimos doblando las ventas del anterior.
 
Seguro que sus clientes están contentos…
Cuando alguien compra un Batech, primero lo prueba, luego le gusta y finalmente lo explica. Podríamos escribir un libro con las anécdotas y los comentarios que hemos recibido. La gente no dice “me he comprado un polo”. Lo que dice es “me he comprado un BATECH que me permite una serie de cosas, que me va muy bien, y lo he podido usar a lo largo de todo el verano”. Nuestro cliente suele convertirse en nuestro mejor prescriptor.
 
“Batech”, en catalán, significa ‘latido’. Es un nombre que suena a pulsión, a emoción…  
El nuestro es un proyecto levantado y conducido desde el corazón. Y nos emociona. Creemos mucho en el “Made in Catalonia” y en el “beating from Barcelona” y es lo que queremos transmitir. “Batech” es una marca registrada que junta dos cosas que nos caracterizan como país: por un lado la moda y por otro la tecnología. Muchos no-catalanoparlantes podrán relacionar nuestra marca con “Barcelona + Technology”, que también es un buen concepto..

Desde luego, se trata de un naming afortunado…
Y el escudo del logotipo, formado por unos dragones que se cruzan y la espada de Sant Jordi, está lleno de simbología. Detrás hay una historia y un relato que a la gente le gusta escuchar. En cualquier caso, pensar que somos capaces de producir cosas muy bien hechas y que son muy útiles para mucha gente en todo el mundo es algo que nos emociona, que nos hace latir…

Eso suena a que quieren vender fuera de aquí…
Actualmente estamos en contacto con diversas Cámaras de Comercio y creemos que ahora es un buen momento para comenzar a plantearse salir fuera. Además, uno de los objetivos que nos marcamos fue el de hacer llegar a todo el mundo un producto 100% hecho aquí. Afortunadamente, este no es el único país del mundo donde hace calor y humedad, así que los polos Batech son muy adecuados para muchos otros países. Lo vemos cada vez más claro con el feed-back que nos dan las personas de aquí que viajan al extranjero…

Esos mismos a quienes no les gusta planchar…
¡Esos mismos! Pero al final siempre tiene que planchar alguien, así que con unos polos como los nuestros, quien sea podrá dedicar su tiempo a otras cosas más útiles.

Y, oiga, ¿por qué trabajan sólo el mercado masculino? Seguro que a muchas señoras tampoco les gusta planchar…
Sin duda. Pero la razón de atender exclusivamente a caballeros es otra. Los estudios indican que cuando se trata de moda, las mujeres suelen disponer de un vestuario más amplio y que suelen variarlo mucho. Los hombres, en cambio, generalmente tenemos menos ropa pero somos más selectivos y más fieles a aquello con lo que nos sentimos bien. Cuando a un hombre le gusta una prenda, es capaz de comprarse muchas unidades de la misma, aunque sea en distintos colores… Esa es una parte del cometido. Porque, no se crea, tenemos otra especialización...

¿Ah, sí?
Por ahora nos hemos concentrado exclusivamente en ropa de verano. Así que “polo”, “hombre” y “verano” es lo que determina nuestro nicho de mercado actual y es lo que producimos.
 
Hablemos de su equipo: Habrá quien se encargue del patronaje, y quien se dedique a la fabricación. ¿Con quién cuenta Batech?
Nosotros contamos con la implicación de muchas personas que, sin embargo, no están en plantilla. Hemos pensado que, para empezar, no necesitamos grandes estructuras. Así que empleamos bastante el outsourcing. Esto tiene ventajas e inconvenientes. Por lo pronto, no estamos limitados a una capacidad productiva y nuestra posibilidad de crecimiento es muy grande. 

Eso parece…
Lo principal es que trabajamos con gente apasionada que sabe que si el proyecto sale adelante todos ganaremos. En algún momento ampliaremos el alcance de nuestro portal de venta online, que por ahora solo funciona en la península. Empezamos a tener presencia en lugares destacados, como por ejemplo la Casa Batlló (uno de los puntos de mayor afluencia turística de Barcelona) y acudimos a eventos (por ejemplo, el “White Summer” de Pals, en Girona) para escuchar de primera mano lo que la gente nos quiere contar. Y estamos, como le decía, en más de treinta puntos de venta…
 
¡Nada mal! ¿Y cómo se promocionan en las tiendas? ¿Cómo atraen al comprador?
Muchos propietarios de las tiendas nos dicen que cuando les llevamos nuestro producto “les alegramos el día”, porque lo nuestro es algo completamente distinto y que además se puede explicar, tiene un storytelling detrás que a los vendedores les encanta compartir con los clientes. Intentamos que ellos expongan nuestros polos en un corner de sus establecimientos y les proporcionamos displays para que creen espacios exclusivos. Es una fórmula que funciona muy bien porque ayuda a que la gente nos encuentre y nos distinga.
 
Cada vez que veo un polo en una tienda, no sé por qué pero pienso que estoy en la zona de ropa deportiva…
Huimos de ese ámbito comercial. Nuestro trabajo de promoción, que no es nada sencillo, sirve para que nadie nos encasille en el segmento de artículos deportivos y, al contrario, que podamos adquirir un posicionamiento como artículo de moda. Las tiendas lo están entendiendo y el público también. De hecho, las líneas de diseño de la colección de 2016 ya no tienen rasgos que recuerden a nada deportivo. Estamos "dignificando" la ropa técnica.
 
¿Qué es lo próximo?
Estamos diseñando (y haciendo pruebas para) prendas técnicas de manga larga, para invierno, para viajar o, simplemente, para vestir distinto. Es otro mercado y tiene que ser un producto también diferente y con ventajas. Verá, yo me considero muy inquieto y siempre estoy pensando en nuevas soluciones. Si por mí fuera, estaríamos en muchos ámbitos nuevos. Menos mal que a mi socio le gusta ir paso a paso, consolidando el proyecto. Nos complementamos muy bien. 
 
Llevo rato pensando que viste usted un polo muy bonito…
¿Le gusta? Veamos cuál es su talla… 
 
Santi Simón
Santi Simón
Creador de Batech
Enlaces relacionados
Batech