Director general de Zenks!

Jaume Agustí

“Zenks! te alargará la vida.¡Hace seis años que no me enfado!”



Martes, 16 de Junio de 2015
A Jaume Agustí le marcó mucho su experiencia familiar cuando se inspiró para crear Zenks!:es el menor de ocho hermanos, “diferentes todos”, dice, “pero con una capacidad brutal para colaborar entre ellos y crear cosas”. Un día, dejóaparcados todos sus cargos y responsabilidades en el mundo de la comunicación y se consagró a crear entornos de confianza para que la mejor versión de las personas colaboraran en la creación de todo tipo de riquezas: emocionales, materiales o incluso espirituales. Hoy nos lo explica en detalle. 


“Cuando vives y trabajas rodeado de gente positiva, la capacidad de crear riqueza es enorme”

“Nuestra esencia es reunir a personas con actitud positiva, identificar sus talentos y conectar las necesidades de unos con las posibilidades de otros”

“Le presenté el proyecto a la alcaldesa de Sant Cugat y dijo: “esto es una maravilla”

“Nuestro reto es conseguir que un 1% de la gente de una ciudad haga un plan de riqueza. Solo esosignificaría mucha gente conectada”

“Todo el mundo tiene la posibilidad de participar: desde niños de seis años hasta personas de cien años”
Así que usted lo dejó todo para irse a materializar su proyecto…
En 2009 aparqué mis funciones en las agencias Orbital y Contrapunto y, junto a Miguel De Reina, mi socio, que había sido el Country Manager de Google en España, nos fuimos a arrancar Zenks!. Curiosamente, el proyecto nació en una época en la que es parecía que ser positivo era complicado.

Cuéntenos: ¿en qué consiste su proyecto?
Lo que hace Zenks! es crear ciudades positivas. Una ciudad positiva es una ciudad en la que hay personas, empresas e instituciones que piensan y actúan en positivo y que se conectan entre ellas para crear riqueza.Todo el mundo tiene la posibilidad de participar: desde niños de seis años hasta personas de cien años.

Está claro que vale la pena ser feliz. Pero es difícil serlo…
Ser feliz es relativamente fácil, aunque nosotros mismos nos lo hemos complicado. Hay que volver a la esencia de las personas. Se trata de rodearse de buena gente, de sentirse útil, de colaborar en crear riqueza y poder de construirse un proyecto de vida, solo o con más gente. Ese es el modelo de Zenks!”. Reunir a personas con actitud positiva, identificar sus talentos y conectar las necesidades de unos con las posibilidades de otros.

¿Y todo esto de qué forma lo hacen? Es algo bastante abstracto…
Eso ha sido lo realmente complicado del proyecto. Finalmente hemos creado un producto, denominado “Plan de Riqueza”, que sirve para personas, entidades e instituciones. Es un cuaderno de bitácora, una hoja de ruta, elaborado por uno mismo con la ayuda de un “planner” de Zenks!. Para conseguir tu propio plan, previamente tienes que entrar a formar parte de un club Zenks!.

Un “planner” es un planificador, claro.
Un “planner” de Zenks! es una persona de elevada reputación social, alguien que con solo verle te da energía positiva, que te atiende con asertividad e inteligencia emocional… Alguien que te estimula a desarrollar tu plan de riqueza.

¿Y cómo lo hace?
El “planner” te pregunta qué capacidades tienes, qué sabes hacer, qué puedes aportar, tanto a nivel profesional como social o familiar… Tus hobbies, tus sueños… Cuanto más sepa el “planner” sobre ti, mejor podrá diseñar tu plan. En segundo lugar, te pregunta qué te comprometes a hacer para la sociedad. Probablemente el 70% de esas cosas ya las estás haciendo consciente o inconscientemente…

A mí me gusta dar una charla en la universidad de tanto en cuanto, o ante un grupo de jóvenes para compartir mis experiencias profesionales con ellos…
¡Eso ya es riqueza! Y como además el “planner” conoce aquello que sabes hacer, también te propondrá más posibilidades decosas que puedan ilusionarte, y con las que podrás crear otras riquezas. El “planner” te ayudará a cumplir todos tus compromisos.

Y en algún lugar estarán las aspiraciones de cada persona, también…

Así es. El “planner” te pregunta, finalmente, qué es lo que te interesa en la vida. Tal vez quieras conseguir enviar un hijo tuyo a estudiar al extranjero, u organizar un evento, o conseguir un trabajo… Estas son tus necesidades y como hemos creado un “banco” de riqueza de necesidades, intereses y compromisos, el “planner” los conectará a todos.

En el fondo el “planner” recuerda a un mentor…
Exacto. Es un mentor, o un consultor, que conecta a personas que necesitan con personas que pueden ofrecer. Y con ello se pueden construir desde pequeños micro-proyectos filantrópicos hasta grandes proyectos empresariales.

Así que los “planners” inteligentes son el gran recurso de Zenks!… ¿Tienen problemas en conseguir “planners”?
Afortunadamente hay gente muy capacitada. Algunos, con solo leer el manifiesto fundacional, ya nos dicen que quieren estar en Zenks!. Acabamos de terminar el primer curso de eZenks!, que es para la certificación de “planners”. Hemos tenido a 18 personas de un altísimo nivel, que provienen del área de los recursos humanos y del coaching. Ellos ya pueden hacer planes de riqueza. Ahora vamos a hacer lo mismo pero para personas que provienen del ámbito de la responsabilidad social corporativa.
Con el concepto Zenks! pueden definir y aplicar planes tanto a sus propias empresas como también a sus clientes. Todo esto es absolutamente medible, tanto lo que has generado con tu actividad como las capacidades y talentos que tienes.

Hasta llegar a esto, habrán tenido una historia interesante… ¿Cuál ha sido?
Durante los últimos seis años he hablado del proyecto ante más de 3.000 personas. Y hemos contado con equipos de desarrollo de hasta 14 personas. Hemos ido probando todo tipo de caminos para mejorar el atractivo para los miembros de Zenks!. Y finalmente, hemos encontrado el camino óptimo hace unos pocos meses, así que básicamente hemos vivido cinco años trabajando en I+D y uno más desarrollando el modelo adecuado.
Hace un año y medio creamos los clubes Zenk en Catalunya y en Madrid y están funcionando perfectamente.

¿Qué marca el plan estratégico de Zenks en estos momentos? ¿Qué expectativas tienen de crecimiento e implantación?
Zenks! nació sabiendo que se trataba de un camino de largo recorrido. A Miguel, mi socio,ya le expliqué que teníamos que estar preparados para dedicar cuatro años a la investigación. Lo que más nos costó fue desarrollar un modelo que conectara a las personas y desarrollar un producto que permitiera el “efecto mariposa”, es decir, que la aportación de cada miembro conectado consiguiera desarrollar riqueza para el colectivo.

¿Y ustedes cómo se ganan la vida?
Nosotros empezamos en ciudades. De momento en Sant Cugat y en Pozuelo de Alarcón. Son ciudades muy similares entre sí, y que a la vez están muy preparadas. Sin duda nos ayudarán a modelizar cómo construir una ciudad positiva. Nuestro target inicial son las empresas. Nuestro modelo entra en ellas a través de sus políticas de RSC, ya que pueden poner a sus empleados a trabajar por las ciudades positivas en cuanto lo desean. Y estas empresas hacen sostenible nuestro modelo.

Y las instituciones, ¿también?
A nivel de ayuntamientos, de fundaciones y de asociaciones locales también. El valor de nuestro modelo es muy rápidamente percibido por parte de todos. Al cabo de cuatro meses ya empezamos con los colegios y las universidades. La tercera fase serán las PYMES, para que cualquier comercio pueda tener también su plan y la última serán los ciudadanos.

Uds. se piensan ampliar como en el efecto de la mancha de aceite…
Más bien es el efecto mariposa, el que perseguimos: con un pequeño aleteo provocamos una amplificación de la cultura positiva en la ciudad. Lo que es genial es que cuando trabajas y vives rodeado de gente positiva, la capacidad de crear riqueza es enorme.

Habla de las ciudades positivas. ¿Esto incluye todo tipo de ciudades?

Absolutamente. Y los ayuntamientos ya pueden ser de distintos colores políticos, que lo importante son las personas que colaboran. Le presenté el proyecto a la alcaldesa de Sant Cugat y dijo: “esto es una maravilla”, e hizo la “zeta”.

¿Cómo dice?
Sí, la “zeta”. Es un gesto que realizas con las dos manos, y que te identifica como persona o empresa positiva.

Cuando inician un plan de este tipo con una empresa o con una persona, ¿qué nivel de interlocución mantienen con ella? ¿Esto es para toda la vida, es un tema puntual?
Este es un proyecto para toda la vida. Tú construyes tu plan de riqueza y lo vas actualizando cada año. Si lo guardas como una memoria escrita, tus nietos podrán coger tus planes de los últimos 30 años y verán lo que ha hecho su abuelo para construir una ciudad positiva (Agustí nos muestra un ejemplar de la bitácora y va indicándonos cuáles son los distintos apartados: las capacidades, los valores, los intereses, las necesidades, los proyectos…). En esta bitácora vas dejando muestras de las cosas que has hecho, con testimonios de primera mano sobre cómo las has hecho.

Así existe una memoria de todo lo que una persona hace por el bien de su ciudad…
Si yo le preguntara a Ud. qué cosas positivas hace por su ciudad, probablemente se lo pensaría y me alcanzaría a decir cuatro o cinco. Yo le aseguro que ya está haciendo más de treinta, aunque no se acuerde de todas. Con una bitácora como esta, empezamos a cambiar la actitud. Pensamos: “es mucho más divertido trabajar y vivir en positivo”… Zenks! te alargará la vida: yo hace seis años que no me enfado… y eso que no tuve otro “planner” que yo mismo.

Para rellenar una bitácora de estas, uno tiene que ser muy sincero consigo mismo y aceptar las críticas como sugerencias de mejora.
Una de las palabras mágicas de este proyecto, además del agradecimiento, es la verdad. Hay que decir la verdad. Esto es un documento en el que se dice lo que la gente piensa de ti, pero en positivo, nunca como crítica destructiva.

Lo que usted explica suena muy bien, pero para terminarse de convencer, uno debe tener que hacerse su plan para poder verlo…
Yo le invito a hacérselo. Pero solo si le hace feliz. Si no, no lo haga. Lo que queremos es a personasa las que les haga ilusión. Nuestro reto es conseguir que un 1% de la gente de una ciudad haga un plan de riqueza. Solo eso. Significaría ya mucha gente conectada. El problema es que todos sabemos lo que queremos, pero no sabemos cómo logarlo. Ahora ya no hay excusa. El que quiera, ya tiene a su alcance la forma de hacerlo.