Fundador de Ilerda Serveis

Marc Cerón

“Hoy facturamos el doble que antes de la crisis. Hemos escogido bien los proyectos”

Martes, 26 de Mayo de 2015
En 1988, Fulgencio Cerón, padre de Marc, fundó la empresa familiar Ilerda Serveis. Lo hizo tras 22 años como comercial de las grandes marcas de la compañía CAMP: Colón, Coral, Glassex… La compañía fue creciendo y en 2000, un joven Marc se incorporó como director de calidad, con la aplicación de la ISO 9000. Tras diversos proyectos de éxito, y de forma gradual, fue haciéndose a la compañía, y pasó a ser su director general. En estos años Ilerda Serveis ha recibido galardones por su gestión como destacada empresa de comercio, por su responsabilidad social corporativa y por sus planes de conciliación laboral-familiar, consiguiendo el respeto y reconocimiento de toda una provincia.

“Para Ilerda Serveis la crisis empezó en 2006, dos años antes que los demás”
 
“Somos miembros del Grupo Dino, que aglutina 22 empresas. Tenemos poder de compra y también de venta”
 
“Hemos superado la cultura de las exclusivas tradicionales y estamos creciendo, implantándonos en Barcelona y Tarragona, y también en la industria”
 
“En el horizonte 2020 esperamos facturar 5 millones y recuperar márgenes”
 
“Es difícil mantener un departamento de I+D. En vez de eso nos enfocamos a productos de elevado valor añadido para diferenciarnos”
 
“La nuestra es una empresa familiar: mi padre me permitió entrar en la gestión del negocio de forma gradual y me fue gustando. Si ellas lo quieren, haré lo mismo con mis hijas”
El relevo generacional en una empresa familiar es siempre una cuestión delicada. ¿En el caso de Ilerda Serveis, cómo fue?
El relevo fue natural. En mi caso, me gusta mucho la actividad de la empresa y disfruto con ella. Así que fui participando en proyectos sucesivos que fueron llegando a buen puerto. Mi padre fue delegándome más y más funciones, y no impuso ningún protocolo familiar, ni yo tampoco fui más deprisa de lo necesario. A día de hoy, con 69 años, mi padre es una persona activa y nada autoritaria que participa en el consejo de administración.
 
¿Tienen como cliente a la administración pública? ¿Qué concepto tienen de ella?
Indirectamente, pero no exactamente... Hoy día las administraciones tienen como proveedoras a empresas externas que realizan servicios de limpieza. Los escogen a través de concurso y siguiendo los protocolos legales que tienen para ello. Nuestros clientes son las empresas concesionarias y ya no tenemos apenas contacto con la administración. Son estas empresas las que nos compran los productos. Y debemos decir que estamos contentos porque al dedicarse exclusivamente a este negocio, saben lo que necesitan, y nuestra interlocución es mucho más profesional.
 
La reciente crisis ha sido durísima para todo el mundo. ¿Cómo la han gestionado? 
Para Ilerda Serveis, la crisis empezó en 2006, dos años antes que los demás. Todo el mundo lo avisaba pero entramos en ella de golpe. Hasta entonces teníamos una buena salud financiera, facturábamos 1,6 millones de euros al año, y nos habíamos construido una nueva nave industrial. A finales de 2014 nuestra facturación es de 3,3 millones. La causa de esta mejora es que hemos llevado a cabo algunos proyectos de éxito, hemos ajustado los márgenes y no sólo nos hemos mantenido sino que hemos crecido. 
 
Ese crecimiento de la facturación, ¿estiman que será sostenido? ¿Cuál será su evolución en los próximos años?
En los años de la crisis hemos acometido dos proyectos de expansión: uno es geográfico y el otro sectorial, hacia la industria agroalimentaria de Lleida. Ahora nos encontramos ante el horizonte “2020”, en el que vamos a facturar 5 millones de euros anuales, contaremos con nuevos proveedores y esperamos recuperar márgenes comerciales. Si es cierto que la economía se está recuperando, y parece que así es, lo vamos a conseguir. Y además ya habremos pagado completamente la nave industrial. 
 
Ustedes ya están generando empleo. ¿Es permanente o estacional?
Uno de nuestros proyectos geográficos es crecer en la provincia de Tarragona. Se trata de un mercado turístico, de costa, y por lo tanto estacional, así que estamos estableciendo contratos de seis meses, en general. Pero lo interesante es que estas personas provienen mayoritariamente de una situación de paro de larga duración, y las hemos conocido después de realizar cursos de formación promovidos por la administración pública. A algunos de ellos les hemos acogido en plantilla de forma indefinida…
 
Y en ese plan de crecimiento geográfico, ¿a qué otras zonas están extendiendo su actividad?
Como le digo, estamos creciendo en Tarragona y también en Barcelona. Para nosotros, todo lo que se encuentre a 300 km a la redonda de nuestra central es rentable. Y gracias a acuerdos con cadenas hoteleras y de restauración y empresas de limpieza somos proveedores del Aeropuerto del Prat, de 26 hoteles en Barcelona, de 30 establecimientos hosteleros…Hemos ido saliendo de la antigua cultura de las exclusivas provinciales…
 
¿Qué cultura es esa?
Antiguamente era habitual que marcas muy reconocidas otorgaran la distribución exclusiva de sus productos para, por ejemplo, la provincia de Lérida. Eso cambió con las normativas de la Comunidad Europea sobre la libre competencia y ahora ya todo el mundo tiene posibilidad de distribuir una marca, sin exclusivas. Además, la crisis nos ha obligado a todos a abrir nuestras fronteras tradicionales de actuación, y la orientación del sector ha cambiado completamente: van a quedar empresas grandes con alcance de varias provincias y unos pocos distribuidores locales.
 
¿El director general de Ilerda Serveis baja al ruedo y también sale a buscar clientes como el director comercial?
La nuestra es una empresa familiar y puedo presumir de que una de las cosas que mi padre me enseñó fue a trabajar desde abajo y conocer todas las funciones y departamentos. En 2000 entré como director de calidad, en 2003 pasé al área comercial y llegué a ser director comercial, viviendo tres años en la zona del Pirineo Leridano. Mi padre se jubiló hace tres años y le sustituyo en la dirección. Así que sí, bajo al ruedo…
 
Según algunos indicios, en el futuro, especialmente en el ámbito municipal, algunos servicios se mancomunarán y se buscarán sinergias. Tal vez, si ustedes están preparados, podrán acceder a un rebrote de la contratación pública… ¿Están preparados? 
Siempre hemos sido muy partidarios del asociacionismo y de la agrupación de esfuerzos para encontrar ventajas. De hecho, somos miembros del Grupo Dino, que está compuesto por 22 empresas como la nuestra y que dirige una central de compras y una central de ventas. Así que tenemos poder de compra y de venta: en la práctica nos proveemos las 22 como si fuéramos una sola y podemos dar servicio a empresas que prestan servicios en todo el territorio español (cadenas hoteleras, por ejemplo). Sin duda nos estamos preparando para estas tendencias de futuro.
 
¿Encaja el I+D en una empresa como la vuestra, que es comercializadora de productos?
Es difícil crear y mantener un departamento estable de I+D desde una empresa como la nuestra. Pero en cambio siempre estamos poniendo en práctica nuevas experiencias y procesos. Y en esa línea estamos tratando de enfocarnos hacia la distribución de productos de alto valor añadido. Productos que nos permiten realizar, tras su venta, seminarios de formación, protocolos de limpieza, repartos domiciliarios… Buscamos soluciones innovadoras, que no tengan coste adicional para el cliente, y que nos ayuden a diferenciarnos de la competencia.
 
En su sector, imaginamos, uno de los riesgos habituales es la contaminación que puede afectar a edificios, o a circuitos de aires acondicionados, y que pueden llevar a epidemias de legionella, por no haber mantenido una adecuada limpieza…
Reconozco que en España hacemos bien los deberes en cuanto a legislación y a certificación. Y todo el mundo sabe cuál es la normativa. La semana pasada, por ejemplo, estuve en China y la situación ahí es completamente diferente. Aun así, siempre puede haber errores humanos.

Para terminar: se dice que en empresa familiar, la primera generación funda, la segunda construye y la tercera, destruye. ¿Es el caso de los Cerón?
(Se ríe) Es cierto que mi padre levantó una idea desde la nada y que yo no me estoy quedando de brazos cruzados con ella. Estamos creciendo todos los años. Si podemos, a ritmos de dos cifras. Tengo dos hijas, aunque son muy pequeñas y si vienen a la empresa, vienen a jugar más que a dirigir, lógicamente. Con ellas voy a tener la misma actitud que mi padre tuvo conmigo: si les gusta el negocio, se producirá un relevo de forma natural. Y si no, ¡Dios dirá!