Fundador de Batec Mobility

Pau Bach

"Hay unos 1000 batecs circulando por el mundo"

Miércoles, 30 de Noviembre de -1
Pau aparece con su mujer, a la vez directora de comunicación de la compañía, con quien tienen dos preciosas hijas gemelas. Nos sentamos en una terraza al lado de Feedback. Las barreras arquitectónicas para quienes van en silla de ruedas aún no están resueltas en todas partes. Y vamos a lo práctico. Monta el Batec en unos segundos, y lo desmonta igual de fácil. La curiosidad de los transeúntes ante el “artilugio” no impide una agradable conversación.
“EL Batec lo inventé porque necesitaba algo como eso”
 
“El hecho de que entraran un banco, un fondo o una consultora en la compañía nos ha hecho mejores”
 
“Hoy, la mitad de los trabajadores que tenemos son discapacitados y 8 de los 9 comerciales, van en silla de ruedas”
Cambió el diseño por la Informática, aunque de ambas cosas parece haberse contagiado…
Cuando tuve el accidente, estaba arrancando mis estudios. Sí, soñaba con diseñar cosas, pero fue mucho tiempo el que tuve que dedicar luego a la recuperación, y para entonces, ya me atraía más la informática. En realidad, en diseño había que trabajar a menudo con barro o espumas, y tal como me quedó la movilidad de las manos…

Su accidente, la situación en que quedó, le ha marcado el camino, es curioso…
Fue un producto de la necesidad, hacia el 2006 estábamos en pleno boom inmobiliario, y nosotros (mi hermano y yo) nos pegamos dos años encerrados en un local, trabajando en la idea que había en mi cabeza.
 
¿Cómo sobrevivían?
Empezamos a entrar en contacto con fabricantes de sillas de ruedas, proveedores de accesorios, neumáticos, en definitiva, entramos en ese mundo de las redes comerciales para las ortopedias…
 
Resulta gracioso pensar que ahora son ellos los que les piden distribuir su invento…
Bueno, fue en 2009 que, una vez  creado el Batec, sabíamos que la red comercial estaba ya creada.
 
Y entonces, su hermano emprendió otro camino, se quedó solo…
Siempre estuvo, y está a mi lado. Aunque lo suyo era la ingeniería mecánica, y cuando fue el momento, él buscó realizarse en su profesión. Adbac era entonces la empresa, hoy ha desaparecido para dar paso a Batec Mobility.
 
Y también cambiaron su cuartel general, de Sant Cugat se trasladaron a Sant Quirze del Vallés…
Aunque yo soy de Sant Cugat, hay que reconocer que es una ubicación más idónea para empresas de servicios. Nosotros buscábamos un polígono de naves pequeñas, y muy cerca, en Sant Quirze, lo encontramos.
 
La empresa, desde 2009, no ha hecho más que crecer y crecer…
Sí, del orden del 20 al 30 % anual, pero el cambio substancial, cualitativamente hablando, se produce al entrar en el proyecto Momentum Project, una aceleradora de empresas del BBVA, con el apoyo de Price Waterhouse como consultora en la Fundación. La situación ha cambiado mucho desde ese momento. Sólo en 2013, el crecimiento fue del 80%.
 
El inventor ha tenido que dejar paso al gestor…
Sigue considerándome un “inventor”, que a la fuerza, ha tenido que adaptarse a un crecimiento y que es realista. Hoy ya somos cerca de 20 personas, todas ellas muy vinculadas a la empresa, y el hecho de tener partners de peso en este viaje, con reuniones mensuales con ellos, te hace mejor empresarialmente hablando.
 
El éxito del producto, el Batec, ¿Cuál es en realidad?
Que no es una silla, sino que es un complemento a ella que te da mucha más movilidad, te ofrece grandes posibilidades. El mundo de los discapacitados es complejo, y en el mercado, hay multitud de sillas, por ello, la complejidad de nuestra patente es la de poder adaptarse a las distintas sillas. Tú tienes tu silla, como yo ahora, en plena entrevista. Y Batec está aquí a mi lado. Yo voy en coche, primero la silla, y luego se acopla, en unos segundos a ella…
 
Podría  parecer que es una empresa de un solo producto…
De entrada, hemos abierto mucho el abanico de Batecs, el híbrido, el cien por cien eléctrico, este por ejemplo, proporciona una potencia de 400 watios, con posibilidad de una punta de 750… ello te permite tener amplias posibilidades. Yo, por ejemplo, puedo hacer trayectos por terreno complicado, como los runners que circulan por la Carretera de les Aigues, o bien sentar en mis rodillaz a mis gemelas de 4 años cuando vamos de fin de semana. O ayudar en el super con las bolsas de la compra… son tantas cosas las que se ven distintas…
 
Veo que este Batec lleva algo en la empuñadura…
De hecho, son sensores que me permiten acelerar sólo con la presión de mis manos. Eso es lo que ahora trabajamos, adaptaciones del modelo para las distintas discapacidades, hasta conseguir solventar casi todos los problemas que se nos plantean.
 
La compañía tiene un nicho de mercado relativamente pequeño, de eso son conscientes…
Demográficamente, quizás sea cierto, pero la población no sabe, por ejemplo, cuando ve otro coche, si dentro hay alguien que va en silla de ruedas, a lo mejor, uno de cada 30 conductores la necesita al salir… Es cuando salimos del coche que se nos visualiza. Hay mucha más gente de la que se imagina la gente…
 
Algunos de ellos se han incorporado a trabajar, como usted…
De la plantilla, casi la mitad son personas que necesitan desplazarse en silla, y en concreto, de mis 8 comerciales, 7 van a vender en silla de ruedas. Es importante  conocer el producto…(se sonríe)
 
¿En qué trabaja ahora mismo?
No paramos de investigar, de hacer I más D, de comprobar nuevos modelos de silla que salen en el mundo, y de pensar en nuevos accesorios, hemos incorporado dos puertos USB a algunos modelos, soporte para el Iphone, y estamos desarrollando una aplicación  para ese sistema operativo…
 
¿Los premios que le van cayendo le hacen especial ilusión?
Para qué negar que el reconocimiento es siempre gratificante, y para todos los que formamos la empresa, para el banco, para el fondo de inversión, para la universidad, para la consultora, es una manera de saber que se está trabajando bien, claro… A veces va bien, de cuando en cuando salir al exterior, dejar por un rato de estar encerrado en un proyecto.
 
¿Cuantos Batecs hay ya circulando?
Debe haber entre 900 y 1000, aunque lo cierto es que, sólo en este último semestre, se han vendido tantos como en todo el año pasado. La internacionalización ha significado el salto positivo espectacular que hemos dado.
 
¿Ya no le gustan las carreras de motos?
Lo dice por el accidente ¿no? Que va, me siguen gustando, claro, ¿han visto a Marc Marquez? Menudo crack.