Experto Economista mediático

José María Gay de Liébana

“Habría que aprovechar mejor las sinergias que dan los éxitos”

Martes, 09 de Abril de 2013
El fútbol parece ser el único sector económico que se ha librado de la crisis en nuestro país. La realidad cotidiana, la de las tasas de paro, los desahucios, las primas de riesgo y los déficits fiscales, parece que no existen los días en que hay futbol, sobre todo si quién juega es el Barça o el Madrid, y en una esfera, más emocional que real, que mueve al año millones de €uros. Ya se dice que si explotase esta burbuja este país sí que se iría definitivamente a pique. Pues quizá no andamos tan lejos.
“El fútbol español ha hecho lo mismo que la sociedad, ha ejercido de “nuevo rico”, con la diferencia que lo sigue haciendo mientras la crisis ha azotado a todos los demás sectores”
 
“No todas las ligas europeas son desastrosas. Una que funciona es la alemana, el Bundesliga. Allí preside la sensatez, la austeridad, y han conseguido explotar muy bien el concepto match day, ya que llenan los estadios”. 
 
“El futbol es un caso aparte. Otros deportes, como el baloncesto o el balonmano están en crisis, y otros más individuales, como el tenis, el golf, o los de motor, tienen un modelo muy diferente de explotación y por eso, van a sobrevivir mucho mejor”
A pesar de su formación académica, se encuentra muy cómodo impartiendo conferencias y seminarios
Si, no escondo que lo que más me gratifica es el contacto con los alumnos, en cada clase saco provecho de ese magnífico feedback que se crea cuando están en una aula. Y aunque soy doctor en Derecho, nunca pensé en ejercer, sino más bien lo hice como complemento a mi verdadera profesión, que es la de economista.
 
Y se especializó en economía en el deporte, un terreno apasionante pero parece que también resbaladizo
Hace cosa de un año leí en Madrid mi tesis, “El Derecho Contable en las finanzas de los clubs de fútbol”. Y llevo ya un tiempo de profesor en la FIFA impartiendo clases sobre cómo hay que leer, entender los balances y los números de los clubs de futbol para no expertos, es decir, jugadores, árbitros, y técnicos.
 
Como gran amante del deporte, del tenis, pero sobre todo, como conocedor del sport business, ha hecho usted predicciones algo catastrofistas sobre el modelo de este deporte en Europa ¿se pueden diferenciar varios modelos de fútbol?
Sí, podríamos decir que uno que funciona es el modelo Bundesliga, en Alemania. Allí preside la sensatez, la austeridad, y han conseguido explotar muy bien el concepto match day, y lo que es cierto es que llenan los estadios. Pero recordemos que en esa primera división hay solo 18 equipos. Y a pesar de ello, su rendimiento comercial es altísimo.
 
En cambio, parecería que está por detrás de Inglaterra o España…
Hablamos de rendimiento económico, de sostenibilidad. Por ejemplo, el Bayern de Munich es de sus socios, no lo olvidemos. Ellos, los que han ratificado en lugares directivos a sus ex estrellas Beckenbauer, Rummenigge o Hoeness, tienen el 81% del capital del club, y el resto, con un 9 % cada uno, están dos emblemas, Audi y Adidas
 
Pero hasta ahora, siempre se ha dicho que, como empresa, la Premier League británica es el modelo que va en cabeza…
Habría que matizar que la Premier es la liga de los multimillonarios, y no lo olvidemos: está en quiebra, pero detrás hay gente que la puede sostener. Pongamos el caso de Abrahamovich, por ejemplo, dueño del Chelsea. Su grupo lo tiene domiciliado fiscalmente en Gales, un lugar de exenciones enormes sin llegar a ser paraíso, pero  eso le permite compensar balances entre sus empresas y el club, del que es máximo accionista. Y podríamos seguir con los casos del United , el Liverpool o del City.
 
¿Hay más ligas en quiebra técnica?
La italiana está también en esa situación. Al menos, lo están sus clubs más emblemáticos y poderosos, el Milan, el Inter o la Juve.
 
Vaya, que nadie se salva…
El modelo francés, quizás por ser más modesto, es positivo. Fichan jugadores a bajo precio, sobre todo en África, los venden bien, y teniendo en cuenta lo económico que les sale, ahora las miradas de los jeques han empezado a fijarse en equipos como es el caso del Paris Saint Germain. Aunque la distancia sigue siendo enorme con respecto a las Ligas Top. Fíjese: el Montpellier ganó la Liga pasada, y solo tiene un activo de 24 millones de euros. ¿sabe los activos del Madrid o el Barça?
 
Pues ahora mismo no
El Real Madrid está sobre los 800 millones de €uros y el Barça alrededor de los 600. ¡Pero si el Valladolid o el Rayo Vallecano tienen más que el campeón francés!
 
El tema del dinero que paga la televisión es uno de los temas clave en toda esta situación de agravios comparativos
Si nos fijamos en el montante total de los ingresos de televisión en cada Liga, la Premier es la que más reparte, rozando los 1.300 millones de euros. En Italia se distribuyen 900, y en España, 646… solo algo más que en Alemania y una cantidad muy parecida a Francia. Hablo de los ingresos totales, UEFA incluida.
 
Pues será que aquí hay un mal reparto
Bueno o malo no lo sé, pero descompensado, sin duda. Aquí primó un reparto a los dos grandes, Madrid y Barça, que se distribuyen la mitad de los derechos de televisión. Y un Valencia, tercero en la Liga, en Europa, se embolsa casi la cuarta parte, 42 millones de euros, 7 millones menos que el Wigham Athletic de la Premier, un equipo que estuvo al borde del descenso.
 
A partir de lo que expone, creo que su teoría es que hay que encoger la Liga española, saneándola y racionalizando los presupuestos
El fútbol español ha hecho lo mismo que la sociedad, ha ejercido de “nuevo rico”, con la diferencia que lo sigue haciendo mientras la crisis ha azotado a todos los demás sectores. Y con el tiempo, habrá clubs que desaparecerán, y los que queden, deberán adaptarse al tamaño real del negocio que mueve el balón. Y habrá que cambiar cosas. 
 
¿Y adaptar el modelo USA? ¿el de franquicias sin ascensos ni descensos? Eso daría tranquilidad económica
El deporte en Estados Unidos es muy diferente del de aquí. Y el fútbol, aún más, tiene unos valores, casi diría que una espiritualidad que hace difícil que el concepto de unos colores puedan regirse por criterios sólo económicos, o que un club se pueda mover de una ciudad a otra. Son unos valores y una referencias que están muy entroncadas y veo complicado que se vaya hacia esa dirección.
 
Pues los americanos han empezado a desembarcar ya en el fútbol europeo con la adquisición del Manchester United o el Liverpool
Y mire lo que está pasando. Grupos de aficionados se han mostrado contrarios a que gente como Glazer trate a la entidad como un mero negocio, cotizando en Wall Street o pagando impuestos en las Islas Caimán. Seguidores del United y del Liverpool, acérrimos rivales, ahora se han unido para ir contra los propietarios yankees. Y vea lo que ha ocurrido desde la llegada de Glazer, los aficionados crearon un equipo nuevo, el F.C United, que empezó en la décima categoría y va camino de cuarta.
 
Pero en nuestro fútbol un equipo que baje a segunda, puede iniciar un camino imparable hacia la desaparición. Se han dado casos
Los ingleses tienen lo que llaman el “parachute”, que consiste en garantizar al que desciende un 70 por ciento de ingresos el primer año, un 60, después, un 50 al tercero, todo ello para mitigar el impacto de la perdida de los ingresos. Están muy bien organizados y han pensado muy bien en la competición. Aquí habría que empezar a hacer lo mismo.
 
Al lado del fútbol, los otros deportes juegan otra Liga.
Sin duda. El baloncesto o el balonmano están en una situación de crisis, aunque hay otros deportes, más individuales, como el tenis, el golf, o los de motor, que tienen un modelo muy diferente de explotación y por eso, van a sobrevivir mucho mejor.
 
Según un experto como usted, ¿qué le falta a nuestro deporte, que le aconsejaría?
Saber aprovechar mejor las sinergias que dan los éxitos. Un ejemplo lo tenemos en el Mundial de fútbol de Sudáfrica. Campeones del Mundo, sí, pero no se supo aprovechar económicamente. En cambio, ¿sabe quien sí lo hizo?
 
¿Quién?
Pues Inditex. No tardó ni semanas en abrir su Zara allí, con los ecos del triunfo de la Roja. Y desde entonces, ha ido abriendo más tiendas en esa zona, y le funcionan de maravilla.