Director General de Ricoh

Ramón Martín

“Hay que adelantarse a los acontecimientos”

Martes, 12 de Febrero de 2013
Aquellos agoreros que pronosticaban que con las nuevas tecnologías el papel desaparecía, se equivocaron. Cómo mínimo de plazo. Y nadie mejor que las empresas que conocen el tema para saber realmente hacia dónde se dirigen las nuevas tendencias. Una de ellas es Ricoh, la compañía japonesa creada en 1936 con el nombre de Riken Kankoshi Co. cuya central es el Ricoh Building, en Tokyo. Aunque al principio crearon cámaras fotográficas, su gran expansión vino con los productos electrónicos, y máquinas de oficinas, entre los que había que incluir impresoras, faxes, escáneres y soluciones de gestión documental. Hablamos con su director general en España.
“El tema de la impresión ha ido perdiendo mercado. Por eso, desde hace tiempo, nos hemos ido posicionando en las nuevas tecnologías de la comunicación, y gracias a haber hecho bien los deberes, mantenemos nuestra posición de liderazgo”
 
“La clave es mantener un contacto intenso con el cliente para no perder de vista la realidad, acompañarlos en la transformación hacia la digitalización, y por otro lado, estar atentos a los nuevos dispositivos que surgen del I + D en cualquier lugar”
 
“Es ya del todo irreversible la disminución paulatina del papel. Y no olvidemos que la Unión Europea ha dado la fecha del 2020 para que se alcance el 40% en el uso de la factura electrónica en detrimento de la tradicional en papel”
Da la sensación de que el negocio de la impresión no parece pasar por su mejor momento
Sí, no hay duda que por distintos motivos, el tema de la impresión ha ido perdiendo mercado. Por eso, desde hace tiempo, en nuestra compañía nos hemos ido posicionando en las nuevas tecnologías de la comunicación, de la información, y gracias a haber hecho bien los deberes, mantenemos nuestra posición de liderazgo. Esto es algo esencial, tanto en la empresa como en la vida: saber adelantarse a los acontecimientos.
 
¿Y cómo lo trabajan esto?
Está claro que para mantener el liderazgo, hay que desarrollar nuevas áreas, sean de  infraestructuras, de gestión del conocimiento, de gestión documental, de portales, de buscadores específicos en cada empresa cliente. Porque en muchos casos, es allí, en casa del cliente concreto, donde se crean las aplicaciones específicas, fruto del trabajo conjunto con cada uno de ellos.
 
Una estrecha relación con los clientes parece ser, pues, la clave
Por supuesto. Mantener un contacto intenso para no perder de vista la realidad, acompañarlos en esa transformación de la impresión del papel, hacia la digitalización, y por otro lado, estar atentos a los nuevos dispositivos que surgen del I + D en cualquier lugar.
 
A pesar de sus inversiones en I+D, el mercado que ustedes dominan, el de la impresión, parece que tardará mucho en desaparecer, como pronosticaban algunos
Por supuesto. Para que se haga una idea, solo en nuestra área de España y Portugal, Ricoh facturó en el último ejercicio 220 millones de euros. Esto significa que somos líderes en el mercado de la Península Ibérica, con una cuota del 30%, pero en nuestra facturación global, esta cantidad sólo representa un 2%. 
 
La mayoría de compañías, y a causa de la crisis, han tenido que afrontar severos retoques estructurales. ¿Ha sido también así en Ricoh?
Gracias a nuestra estrategia de ir incorporando nuevas áreas de negocio, hemos conseguido mantener no solo a nuestros clientes, unos 50.000 ahora mismo, sino que la plantilla sigue siendo de unas 1.300 personas. Hace ahora unos meses, por ejemplo, ganamos un concurso para una gran aseguradora, y a través de una outsourcing hemos tenido que contratar a más de medio centenar de personas que trabajan en L’Hospitalet en todo el proceso de las pólizas.
 
El año pasado se anunció que habían ganado una importante concesión por parte de la empresa matriz, la que está en Japón. 
Sí, se trata del Centro de Servicios compartidos para el Sur de Europa. Es el tercero que se instala en el continente tras el de Gran Bretaña, que es el lugar en donde se encuentra la central europea de la compañía; y el de Alemania, que gestiona el área de los países nórdicos y países del Este. Para que nos hagamos una idea, ganamos a otras opciones potentes como Francia o Italia y eso, evidentemente, nos llenó de satisfacción. Mucha satisfacción. 
 
Por cierto, no son muchas las multinacionales que mantienen su sede en Catalunya, y la discusión parece que no ha hecho sino empezar…
Por volumen, somos la segunda empresa tecnológica que tiene su sede aquí, pero tenemos muy claro que esto que hay aquí en Sant Cugat del Vallès es Ricoh España y, por supuesto, no entramos a valorar otras consideraciones. 
 
Sin embargo, que una empresa como Ricoh esté aquí, no deja de ser significativo
Sí, está claro que la presencia de un nombre como el nuestro sirve en cierto modo para ejercer de fuerza tractora para otras muchas empresas y profesionales del sector.
 
Están también muy presentes en el mundo del deporte, a través del patrocinio. Entre 2002 y 2009 apoyaron el equipo del Básquet Manresa 
Sí, de hecho, Ricoh siempre ha estado muy ligada al deporte, a través de distintas disciplinas y dependiendo del país, pero, principalmente, estamos presentes en el mundo del tenis. En la mayoría de torneos de la ATP, y sobretodo en los europeos. 
 
¿Hay alguna finalidad o propósito al respecto?
Bueno, en la compañía creemos que los valores que transmite este deporte se adaptan mejor que cualquier otro a los nuestros.
 
No hemos hablado del final del papel. ¿lo llegaremos a ver? 
Uy… creo que aún pasarán muchos años, aunque lo que ya es del todo irreversible es la disminución paulatina de su uso. Esto ya empezó hace ya tiempo. No olvidemos que la Unión Europea ha dado la fecha del 2020 para que se alcance el 40% en el uso de la factura electrónica en detrimento de la tradicional en papel.
 
¿Son temas medioambientales exclusivamente?
Básicamente sí. Era insostenible esa situación, porque además, el coste unitario de 1,2 €uros papel se reduce a 0,40 €uros en versión electrónica, y si eso se multiplica por 30 millones de facturas, pues imagine.
 
Todos sus clientes lo deben tener claro…
Poco a poco, creo que vamos consiguiendo que sean más los que hagan el tránsito. Ahora son solo el 10%, pero vamos introduciendo novedades que facilitan el cambio, como el hecho de poder acceder a la gestión electrónica desde la nube, y que el cliente pueda entrar sin post, tanto en el software como en el outsourcing.
 
¿Algún ejemplo concreto?
Pues mire, es el caso de uno de nuestros clientes más potentes, Dalkia, para el que tenemos un centro en Alcobendas que trabaja exclusivamente para ellos.
 
En esta sala veo dos aparatos que no acabo de reconocer. ¿Se refiere a ellos?
Son dos ejemplos de lo que ahora comentábamos. Ese de ahí, por ejemplo, es un proyector que llamamos de proximidad, un nuevo dispositivo, de gran nitidez, que tiene la característica de que está adosado a la misma pared en que se proyecta la imagen. Esto supone una ventaja enorme, por supuesto.
 
Lo dirá por la distancia
Si, claro. El hecho de que no deba estar a 6 metros de distancia sufriendo posibles interferencias de obstáculos que se interponen, como sucede ahora. Y aquí tenemos otro producto, un dispositivo de red para videoconferencias.
 
Muchos de estos aparatos tardarán mucho tiempo en llegar al gran público. ¿no hay cierta prisa para acelerar el proceso? 
Bueno, debo decirle que en Ricoh, las prisas no se contemplan. Quizás hay que potenciar la comunicación, explicar los casos de éxito, pero no somos de los que se lanzan alocadamente a un producto sin haberlo meditado todo mucho. Muchísimo. En Ricoh nos gusta ir piano, piano…