Director general de Wineissocial

Manel Sarasa

“El fracaso es un paso par conseguir el éxito”

Martes, 27 de Noviembre de 2012
Autodefinida com “el arte de amar el vino”, Wineissocial no deja de rubricar la creciente demanda que ha habido en estos últimos años de tener pasión por el vino. Pero también algo que resulta consustancial con el hecho de compartir comida y bebida: la socialización. Wineissocial une este concepto con las nuevas tecnologías y el resultado está a la vista. Hoy hablamos con su director general.
“Lo cierto es que en este mundo hay que volcarse, dedicar todos los esfuerzos a una empresa, y además, hay que hacerlo en algo que te ilusione. Esa es una de las claves del éxito”
 
“Hay que aprender del fracaso, hacer caso a lo que ha ocurrido. Por eso, lo más recomendable para cualquier emprendedor, para una start up es, sobre todo al principio, medir muy bien cada uno de los pasos que se dan”
 
“Siempre es bueno estar cerca de otros que están naciendo, como tú. Tienes esta sensación de que, aunque sea en campos distintos, estás empezando, compartes ilusiones y muchos deseos de sacar adelante tus proyectos”
Se han instalado en una casa en las afueras de Sant Cugat del Vallès, y aquí veo mucha gente…
Bueno, somos tres start up compartiendo espacio. Aquí como puede ver se respira tranquilidad, y siempre es bueno estar cerca de otros que están naciendo, como tú. Tienes esta sensación de que, aunque sea en campos distintos, estás empezando, compartes ilusiones y muchos deseos de sacar adelante tus proyectos 
 
¿Cómo explicaría Wineissocial a alguien que no supiera nada de ustedes?
Podría decirse que es un instrumento para maximizar el disfrute del vino. Hay mucha gente que ama el vino, pero no ha pisado nunca una bodega, desconoce su proceso, su historia, no acaba de saber como descubrir aquellos caldos que pueden gustarle más. Y nosotros incidimos precisamente en todo esto. 
 
Ya sabemos lo que pretenden, pero ¿a través de qué estrategia piensan conseguirlo? 
Nosotros trabajamos bajo tres believes, que se llama, tres creencias que nos marcan el camino. La primera es que el gusto de cada persona es, muchas veces, difícil de ser explicado. Por eso, hemos recurrido a uno de los mejores sommeliers que existen, Ferran Centelles, que ha sido 11 años responsable en El Bulli y ahora está en la Fundación Bulli
 
Parece la persona adecuada
El nos ha creado unos iconos, unos símbolos que acaban definiendo el gusto del catador. Si el usuario entra en nuestra web, que es www.wineissocial.com se encontrará un test la resolución del cual acabará viendo cual es su símbolo predominante, y eso le ayudará a escoger vinos que se adapten más a su gusto.
 
Pero el test te pide que expliques gustos que como usted decía antes, son difíciles de concretar…
Por eso el cuestionario hace preguntas sencillas: tu comida preferida, un postre, hasta te pide un olor de un restaurante. Y a partir de aquí, y con las respuestas te retratas, dices si eres un clásico que va a lo seguro y conocido, o si eres de los aventureros, de los que escogen basándose en probar nuevas experiencias. 
 
Veo unos símbolos relativamente sencillos de interpretar…
Era necesario que fueran rápidamente asimilables. Nos basamos en un formas geomátricas básicas, un círculo, un cuadrado, y tienen varias coloraciones en virtud de su afrutamiento, de su densidad, calidez, o aroma. Los sommeliers los tienen bien catalogados, y tras el test, el futuro cliente, si hace la inscripción, recibe una selección de dos botellas a su medida.
 
Así de fácil
Ajá. Este que estamos probando, por ejemplo, que es un blanco gallego buenísimo, sería un círculo verde, pero aquí tenemos un tinto, que sería representado como un cuadrado marrón, más amaderado, denso, con un toque de vainilla.
 
Me hablaba de tres bases, y creo que la primera ha quedado clara
Nuestro segundo punto se lo estaba adelantando antes. Entre miles de marcas, y bodegas resulta muy difícil escoger. Por eso, tras esta parte didáctica, está la guía de los primeros pasos de la decisión de elegir. De ahí eso que le comentaba de las dos botellas que te llegan a casa por menos de 10 €uros cada una. La idea es una vez al mes pero la idea es ir aumentado estas catas mensuales.   
 
Y no deben llegar sólo las botellas. Debe haber algo más
Por supuesto. Con la caja, llegan unas fichas que nos relatan auténticas historias de amor con una bodega, del respeto medioambiental de los productores, de la ecología del vino… No, si al final no deja de ser un curso completo sobre el vino.
 
Y veo que, tras la cata, los clientes opinan y hacen su valoración
Es básico para nuestro proyecto que así sea. Ya lo dice el mismo nombre de la empresa, “El Vino es social”, porque como es bien sabido, una experiencia si se comparte se disfruta más, sobre todo si es con los amigos. Y con el vino quizá especialmente. Así que tus opiniones pueden ser aceptadas, a veces casi a ciegas, por tu círculo de amistades, si estas conocen tus gustos y si son también los suyos, aunque no necesariamente. 
 
Y si quieres catar aquello que te ha recomendado tu amigo…
Pues entonces, se abre una venta específica para el entorno del cliente que ha hecho de prescriptor en unas condiciones de descuento de hasta el 30%
 
¿Son una competencia de las vinotecas?
No, no, en todo caso somos una plataforma para los bodegas para dar a conocer sus productos. Una vez el cliente ha probado algo y si le ha gustado, puede decidir seguir comprando esa marca, y la buscará en los distribuidores, sean los supermercados o en las vinotecas.
 
Empezaron esta pasada primavera y ya son 4000…
Sí, en seis o siete meses de actividad, hemos conseguido una cifra realmente espectacular para lo que habíamos planificado en un principio. Era nuestro objetivo para el primer año y se ha alcanzado en la mitad de tiempo. La cuestión, ahora, es aumentar las catas mensuales, y potenciar actividades complementarias, todo para seguir promoviendo el mayor conocimiento del mundo del vino, que es lo que nos interesa.
 
Veo que hacen chats con Ferran Centelles…
Sí, tienen mucho éxito, ya que contesta online, a las preguntas que le hacen. Recuerdo que alguien le preguntaba no hace mucho: “¿Cuándo hay que decantar el vino?” Y Centelles contestó: “En este tema, debe prevalecer estar seguro de que debes hacerlo, porque, si hay dudas, es mejor no decantarlo, ya que puedes estropearlo”.
 
Por lo que podemos ver, pues, otro éxito en un proyecto emprendedor 
Somos un equipo, eso no hay que olvidarlo: hay gente de marketing, de operaciones, de tecnología. Pero lo cierto es que en este mundo hay que volcarse, dedicar todos los esfuerzos a una empresa, y además, hay que hacerlo en algo que te ilusione. Esa es una de las claves del éxito. Aunque después las cosas no salgan a la primera. Mire, siempre he mantenido la opinión de que un fracaso es un paso hacia el éxito. Eso sí, con una condición…
 
¿Cuál?
Que hay que aprender del fracaso, hacer caso a lo que ha ocurrido. Por eso, lo más recomendable para cualquier emprendedor, para una start up es, sobre todo al principio, medir muy bien cada uno de los pasos que se dan, y los resultados que cada decisión acabarán proporcionando al proyecto.
Manel Sarasa
Manel Sarasa
Director general de Wineissocial