Presidente de FIB Alumni

Albert Pallejà

El mundo de hoy

“Cataluña es un hub tecnológico y no podemos desaprovecharlo”

"Las tecnologías de la Información y la comunicación son sectores emergentes que dan la posibilidad de salir de la crisis"

Martes, 05 de Junio de 2012
Aunque esto de la informática nos pueda parecer algo más o menos reciente, especialmente para los que no son nativos digitales, la facultad que está dedicada a ella ya tiene más de treinta años. Y es que los años no pasan en balde y la informática está tan asentada en nuestras vidas que las nuevas generaciones la han asumido como si hubiera existido desde siempre. El Cercle Fiber es la Asociación de Antiguos Alumnos de la Facultad de Informática de Barcelona, una entidad nacida en el 2001 con motivo del 25 aniversario de esta especialidad, y que, contando con más de 800 socios, tiene la voluntad de ser un referente en la sociedad en los temas relacionados con la tecnología de la información. Hoy hablamos con su presidente.
“La informática ha ido adquiriendo en los últimos tiempos cada vez más peso en el mundo empresarial y en la estructura pública. Está ya instalada en nuestra vida cotidiana de modo permanente, algo que parecía impensable hace treinta años”  
 
“Las TIC hace ya tiempo que nos han colocado en el mapa mundial, una circunstancia que hay que aprovechar. Catalunya es ya un auténtico Hub tecnológico y no podemos dejar de estar en primera línea”
 
“A pesar de la complicada situación económica, la informática es una área de conocimiento donde la demanda de profesionales ha caído menos. Hoy se siguen necesitando expertos informáticos en sus múltiples variantes y especialidades”
Parece casi como sorprendente que la Facultad de Informática tenga ya más de treinta años de vida 
De hecho, fue en 1977 cuando nació, en el seno de la UPC. El mundo de la informática era en aquel entonces algo que intuíamos que tendría continuidad, pero sin duda, aún era muy incipiente. Desde el primer momento, sin embargo, atrajo a muchos estudiantes, incluso a algunos que venían de otras facultades, de otras carreras. 
 
Quizá por el hecho de ser pionera. Pueden presumir de ello 
En realidad, la facultad nació a la vez que lo hicieron otras dos, en San Sebastián y Madrid. Sin embargo, debo decirlo que hemos sido considerados como el centro de mejor valoración entre los que hoy en día imparten los estudios informáticos en Catalunya. Un informe que hizo público la Agencia de Qualitat del Sistema Universitari catalán y del cual nos sentimos particularmente orgullosos. 
 
Un orgullo que lo será para ustedes pero también para la Universidad que les ha acogido, la UPC…
De hecho, la UPC ya hace tiempo que se ha colocado en el mapa mundial, y no en vano está en el Top 100 entre las universidades españolas, cosa que ninguna otra ha conseguido, si no contamos con las escuelas de negocios,  que esto es otra historia. Pero si, al margen de esto, tanto nuestro rector, Antoni Giró, como la decana de la FIB, Nuria Castell, nos recuerdan a menudo lo orgullosos que hemos de sentirnos por ese reconocimiento.
 
Y como resultado de esta iniciativa, en estos últimos años nos hemos visto inundados de informáticos
Las cifras nos dicen que son 8.256 Fibers, es decir más de ocho mil alumnos los que han han culminado sus estudios en la facultad.
 
Y debe seguir siendo una opción deseada por la gente por su alto nivel de ocupación
Bueno, a pesar de la complicada situación económica, hay que admitir que es una de las áreas de conocimiento donde la demanda de profesionales ha caído menos. Hoy se siguen necesitando expertos informáticos en sus múltiples variantes y especialidades. Y los datos lo confirman: los ingenieros informáticos son profesionales deseados, ya que su tasa de desempleo es prácticamente nula.
 
Sin embargo la Ingeniería Informática es una carrera que sólo en la UPC genera centenares de licenciados anualmente
Hay que decir que se ha notado un poco el descenso demográfico en los dos últimos años, pues si bien en 2008 y 2009 superábamos ampliamente los 300 licenciados, en los dos últimos cursos se ha notado una caída de entre 60 y 80 alumnos anuales. 
 
Aún así, Fib Alumni tiene más de 800 exalumnos
Sí, es la asociación de antiguos alumnos de la facultad, que hoy en dia reúne a más de 800 profesionales. Nació en 2001 con la idea de no sólo acercar a todos aquellos profesionales que habían estudiado aquí, sino también a las empresas en las que muchos de ellos habían acabado recalando. En la junta, tiene cabida las voces de todos esos sectores.
 
Debe haber mucho ex alumno que hoy está en lugares de responsabilidad tecnológica en el mundo de la empresa pública y privada…
Es cierto, y es lógico, ya que la informática ha ido adquiriendo en los últimos tiempos cada vez más peso en el mundo empresarial y en la estructura pública. Está ya instalada en nuestra vida cotidiana de modo permanente, algo que parecía impensable hace treinta años.  
 
En la Festibity de este año tuvieron un reconocimiento especial trabajos que han despuntado pero también  quisieron centrarse en un tema concreto que preocupa y mucho a todos… la energía.
Sí, coincidiendo con la 10 edición de la Festibity, quisimos  buscar una idea que pudiera atraer no solo a los miembros de la asociación sino también al público en  general, y de ahí nació la idea de EnergeTIC, jugando con la idea de la “Energía” pero también las TIC, las tecnologías de información y comunicación. 
 
¿Algún ejemplo?
Pues son ideas como la energía inteligente, la eficiencia, el ahorro, la gestión de la demanda y la disponibilidad, y por qué no, la potenciación de una conciencia colectiva más medioambiental. Tuvimos a personas como Josep Camós y Ramón Garriga en sendas ponencias, y a lo largo de la celebración, se libraron las menciones “FIB Honorífica”, “Iniciativa TIC” y “Fiber emprendededores”. 
 
¿Y quiénes fueron los galardonados? 
Pues dos organismos, la Fundación Mobile World Capital, entidad que liderará el proyecto de Barcelona como capital del móvil hasta el 2018; y Dexma, una empresa de desarrollo de software de gestión energética que se orienta principalmente a la edificación. Pero también se premió a Miquel Barceló, que es doctor en informática e ingeniero aeronáutico, que es además editor y traductor especializado en ciencia ficción; y Rosa María Martín, que tiene una experiencia de más de veinticinco años en la industria de las tecnologías de la información.   
 
Ahora que se habla tanto de buscar sectores emergentes que den a Catalunya más posibilidades de salir de la crisis, la informática quizá sea uno de ellos, ¿no?
Sin duda. Yo diría más las TIC, las tecnologías de la Información y la Comunicación, ya que hace tiempo que nos han colocado en el mapa mundial, una circunstancia que hay que aprovechar. Catalunya es ya un auténtico hub tecnológico y no podemos dejar de estar en primera línea.