Presidente del Port de Barcelona

Sixte Cambra

“El corredor mediterráneo es fundamental para el puerto”

 “El Corredor Mediterráneo es fundamental para las estrategias que se han planteado en el Port de Barcelona, y por eso que llevamos ya más de una década implementando mecanismos, con planes trianuales que se han ido cubriendo. Es algo muy necesario”

Lunes, 07 de Mayo de 2012
Es casi un tópico afirmar que hasta el año 1992, cuando los Juegos Olímpicos, Barcelona había vivido de espaldas al mar. Quizá esto era cierto, pero sólo a un nivel estrictamente popular. Desde su fundación, cuando se llamaba Colonia Iulia Augustia Faventia Barcino, Barcelona posibilitó exportaciones a la capital del imperio, Roma, con productos como piedras para sus grandes construcciones, y pasta de pescado y vino para sus animadas fiestas. Las cosas han cambiado mucho pero la idea sigue siendo la misma. Y hoy recorremos el puerto acompañados de su presidente, Sixte Cambra.
“El Port ha ayudado al crecimiento económico de la ciudad. Lo más importante es acompañar el resto de estructuras de crecimiento para lograr los objetivos económicos que nos hemos puesto”
 
“El Corredor Mediterráneo es fundamental para las estrategias que se han planteado en el Port de Barcelona, y por eso que llevamos ya más de una década implementando mecanismos, con planes trianuales que se han ido cubriendo. Es algo muy necesario”
 
“El Puerto es algo más que el tráfico de mercancias. En esta larga franja litoral conviven actividades tan distintas como las del Port Vell, zonas de entretenimiento, con el Maremágnum, restaurantes, hoteles… el puerto es siempre más de lo que esperas”
Lleva poco más de 14 meses al frente del Port… ¿balance positivo?
Hasta ahora, creo que sí. Tras bastantes años en política, me di cuenta que el mundo de la gestión pública era algo que me atraía poder ejercerla y además, con un proyecto como el del Port de Barcelona, todo resultaba sumamente gratificante. Soy consciente de que en toda la estructura, soy el único cargo político, pero en el día a día, hay que ponerse el chip de gestión por delante.
 
Coger el testigo en un proyecto como el Port de Barcelona, que ya es exitoso no deja de condicionar y meter presión
Bueno, debo decir que de entrada, el concepto “de éxito” puede llegar a ser muy amplio. Yo diría que el Port ha ayudado y está ayudando al crecimiento económico. Lo más importante es acompañar el resto de estructuras de crecimiento para lograr los objetivos económicos que nos hemos puesto.
 
Pero en el Mediterráneo, el liderazgo es incontestable…
Si, es cierto: el primer puerto del estado, y también del Mediterráneo, por delante de Marsella, Génova, Valencia, o  Algeciras. Pero no se trata sólo de ser o no el número uno. Hay que hablar de varios puertos en una misma estructura. Aunque sí, en la dimensión económica, somos número uno.
 
Y más en un momento, tan difícil económicamente hablando en el que en el que usted se ha incorporado a lo más alto de la jerarquía portuaria barcelonesa 
Sí, el momento económico pesa lo suyo. Pero hay que especificar que las características portuarias son  poco conocidas del gran público, y que en este aspecto, hay que recordar que trabajamos con presupuestos generados a través de tasas que recaudamos, de mercancías, pasajeros, barcos, licenciatarios… que financian el sistema portuario del estado. Los excedentes nos sirven para mantenernos, y si hay más, se reinvierten para  mantener la tasa de crecimiento. 
 
Pues menudo concierto económico…
Es curioso, porque las cifras cuadran bastante con el déficit fiscal que tiene Catalunya respecto al Estado: entre un 7 y un 8% que aportamos a la estructura de Puertos del estado, que no vuelve.
 
Las últimas dudas y vacilaciones del Gobierno español respecto al Corredor del Mediterráneo y las posibilidades de un corredor central le habrán inquietado
Sólo puedo decir a eso que el Corredor Mediterráneo es fundamental para las dos estrategias que se han planteado, y que llevamos ya más de una década implementando mecanismos, con planes trianuales que se han ido cubriendo. Y es fundamental en dos sentidos. El primero es crecer en la cuota estrictamente mediterránea. Ahora mismo, la conexión por barco Asia-Europa a través del Canal de Suez, lleva a los barcos hasta cerca de aquí, pero… ¡pasan de largo! Hasta un 75% se van al Norte de Europa por el simple hecho de la conectividad por tierra. 
 
¿Y eso por qué?
Poder desembarcar mercancías en un tren o recogerlas con facilidad por vía terrestre es básico. Es lo que llamamos hinterland, en el lenguaje de la importación exportación portuaria, es decir, el terreno interior que rodea el puerto y que debe prepararse para distribuir lo que ha llegado. Si aquí no lo tenemos nos vamos cerrando a algo que es imprescindible. 
 
¿Y el otro factor que comentaba?
Es más geoestratégico. Llegar a convertirse en el hinterland líder en el Sur y Centro de Europa, además del de la Península Ibérica, tiene que ser a base de adaptarse a las nuevas medidas de los grandes “portacontenedores” de hasta 18.000 teus, al unidad de medida de capacidad del transporte marítimo en contenedores. Y esto cuando hasta ahora eran de entre 12.000 y 13.000 teus. Los grandes navíos tienen costes cuanto más escalas, y hay que ahorrar trayecto para abaratar costes.
 
El Port de Barcelona es un puerto de tráfico y no de tránsito, pues
Efectivamente. Aquí la actividad no es llegar, descargar en otro barco y continuar la ruta, sino que consiste en llegar, descargar y distribuir, sea en tren o via terrestre, las mercancías. Para ello, estamos ya en la recta final con los concesionarios: Hutchison, para tener Tercat en funcionamiento, y la culminación, entre 2013 y principios de 2014, de la nueva terminal de carga que completaría el proyecto.
 
Y a todo esto, va a tener que construirse un acceso temporal porque los definitivos, no pueden hacerse por temas de presupuesto…
El Plan Delta, que significó desviar el curso de la desembocadura del rio Llobregat, data de 1994. Desde entonces, el plan está definido. Pero hemos llegado a la conclusión de que no había dinero para completar el proyecto así que en vista de cómo estaba el tema, y gracias al esfuerzo de la iniciativa privada que apoya al  presupuesto público, vamos a tener accesos. Y es que no serviría de nada ampliar terminales descarga sin capacidad para recogerla.
 
Antes comentaba que había varios puertos. Nos hemos centrado en el comercial
Luego está el puerto del turista, claro, el que llega en crucero. Somos líderes en llegadas de pasajeros en el Mediterráneo y eso proporciona a la ciudad ingresos y divisas que, naturalmente, son importantes ahora. 
 
¿Y hay más puertos?
El que reúne sedes emblemáticas como el Club Natació Barcelona o el de la Barceloneta, el Marítim o el Nàutic, pero que también tiene miles de trabajadores de empresas como Desigual, que han decidido instalar su cuartel general ahí. Piense que son hasta 500 empresas, unas 32.000 personas las que vienen a trabajar cada día. Sólo en la ZAL, es decir, la Zona de Actividad Logística portuaria hay 130 empresas, y en el mes pasado, sólo en un mes, se ejecutaron actuaciones de inversión privada por valor de 800 millones de euros.
 
No deja de ser curioso que este monstruo contraste con la imagen que la inmensa mayoría de los barceloneses tienen del Puerto: las Golondrinas, el viejo edificio del Portal de la Pau…
Ese edificio precisamente vamos a convertirlo en un Port Center, un lugar en el que el visitante podrá entender todo lo que se hace en un puerto como el nuestro. Estará dirigido a todos, turistas o escuelas, gente que pueda descubrir el mundo apasionante que encierra este sector. 
 
Una gran notícia
Vamos a remodelarlo para que en la planta noble, con esa increíble cúpula de cristal, el Port de Barcelona tenga su sede institucional. Y es que, como le he comentado, el Puerto es algo más que el tráfico de mercancias. En esta larga franja litoral conviven actividades tan distintas como las del Port Vell, zonas de entretenimiento, con el Maremágnum, restaurantes, hoteles… el puerto es siempre más de lo que esperas.