Pau García Milà

"Si eres feliz en una empresa, todo el mundo sale ganando"

Miércoles, 14 de Marzo de 2012
Buena notícia para aquellos que no estamos al corriente de todas las novedades que continuamente salen al mercado relacionadas con las nuevas tecnologías: el futuro será más sencillo, intuitivo y sin manuales de instrucciones. Así lo pregona Pau García Milà, un joven prodigio (aunque él no lo admita) que avanzó el tema del “cloud computing” años antes que empezara a difundirse. Hoy, con 24 años, dirige EyeOs una empresa con más de 50 trabajadores en lo que es un sistema operativo de referencia mundial que celebra más de un millón de descargas en más de 85 países. 
“Todos tenemos claro que la productividad no se basa en la cantidad de horas que se invierten sino en la calidad de lo que puedas hacer en tu jornada. El beneficio le llega a la empresa gracias al “amor” que ponen sus empleados”
 
“Creo que el futuro a nivel de las nuevas tecnologías será muy sencillo de manejar, sin manual de instrucciones. Con poco disco duro y una gran pantalla”
 
“Puede que hagamos algo poco habitual. Pero creo que si tenemos éxito es por el hecho de que hemos sabido aprender de los errores que hemos cometido. Los hemos asumido y hemos seguido adelante”
Así que usted ya pensaba en esto que se conoce como la “nube” hace mucho tiempo
Lo cierto es que junto a mi socio y amigo Marc Cercós vislumbramos el cloud computing como se conoce técnicamente a esto, hace ya tiermpo, sí, aunque quizás tardamos algo más en concretar el proyecto de empresa que hoy es EyeOs.
 
Cuando a los 20 años uno confiesa que ha ido a fichar a un gerente para que le lleve el negocio, ¿significa que uno tiene la humildad suficiente para reconocer que algo le ha sobrepasado? 
Bueno, no sé si es eso, pero lo cierto es que o bien buscábamos a alguien que supliera nuestras carencias en un proyecto que empezaba a crecer o la cosa acababa parándose. Pol Watine, que había creado en Francia una easynet en 1995 fue clave en la evolución de la compañia. Y entre otras cosas, provocó que yo hiciera cosas que no hubiera podido hacer...
 
¿Como por ejemplo?
Pues aceptar una beca en Cambridge, a la que luego siguió otra beca, en el Executive Master de ESADE... Todo eso me permitió adquirir una formación que yo había dejado, digamos, en suspenso, por el hecho de querer hacer de EyeOs un proyecto empresarial.
 
Aún así, ¿lamenta de no haber acabado la Ingenieria Informática que comenzó?
Mire, yo sólo recuerdo que en esos dos años me costaba mucho ir a clase. Creo de verdad que no hay que ir a la Universidad para recoger sólo el título al final. Hay que ir con ganas de aprender, muchas ganas porque es un proyecto de largo recorrido, y yo  probablemente no tenía este ímpetu. 
 
Quizá porque no le enseñaban nada nuevo...
No lo sé, pero forma parte de mi carácter, bastante inquieto. Mi padre, por ejemplo, siempre me ha dicho que voy muy deprisa en todo, sea trabajando o incluso hablando. 
 
Volvamos al proyecto. ¿Qué fue de Pol Watine? 
Bueno llegó un momento en que había cumplido su cometido y decidió montar su propia empresa, así que fue entonces cuando decidimos fichar a Michael Kisfaludi, que había sido director general de Deutsche Bank en España. Y sí con él, otras personas que en su momento llegaron a Eye OS: Cristina, Rodrigo... gente que dejaron empleos seguros para aventurarse con nosotros
 
En una empresa que hoy presides, con 50 personas que tienen un promedio de edad de 26 años
Sí, pero no olvido que cuando todo esto arrancó, estuvimos 10 meses sin vender nada. Y en eso que llega nuestro primer cliente, uno de los bancos más importantes de Suecia. Aquello fue el verdadero principio. 
 
Por lo que veo, el espacio está lleno de elementos ludicos. Incluso hay un futbolín
Bueno, es la imagen de la empresa en la que yo hubiera querido trabajar. No es que la gente se pase el tiempo aquí, en permanente “happy hour” ya que por supuesto hay unas normas, pero creo que quienes trabajan aquí van contentos cada día a la oficina.
 
Y producen más...
Ya todos tenemos claro que la productividad no se basa en la cantidad de horas que se invierten sino en la calidad de lo que puedas hacer en tu jornada. El beneficio le llega a la empresa gracias al “amor” que ponen sus empleados, al permanente trabajo de I+D que en ella se está haciendo. Si eres feliz trabajando en una empresa, todo el mundo sale ganando.
 
¿No suena a demasiado americano esto de “enamorarse” de la compañia?
No sé, pero si funciona, creo que es fantástico. Hace años, creo que hicieron una encuesta en IBM, y el porcentaje de gente que se declaraba feliz por trabajar allí era realmente increible. Pues bueno, había pasado que se habían realmente enamorado de la marca.
 
Aquí me dice que se respira transparencia, hasta en los salarios
En todo caso, cualquiera es libre de decir lo que cobra, no hay problema. Muchos de nosotros no necesitamos aún unos salarios para cubrir gastos fijos que ahogan, y eso ayuda.
 
Antes ha comentado que Pol cuando terminó su misión aquí se fue. ¿Le han seguido muchos? 
Sí, pero nadie se ha ido “cabreado” de aquí, y, de hecho, algunos de ellos, tras irse han continuado de algún modo relacionados con nosotros. Los que en su momento decidieron marchar fue para mejorar, aunque debo decir que Andreu Buenafuente me  provocó muchos problemas...
 
¿Buenafuente? ¿A raíz de la entrevista?
El día después de salir en su programa, a los colaboradores de mi empresa les empezaron a llover ofertas de trabajo. A algunos, incluso les doblaban el sueldo. Así que me dediqué a contestar “amablemente” a estos correos. Pero medio en broma, ¿eh?
 
No puede negarse que usted le cae bien a la gente, su éxito mediático es evidente...
Puede que hagamos algo poco habitual. Y eso ha hecho que los medios de comunicación nos hayan cogido tanto cariño. Pero creo que también contribuye el hecho de que hemos sabido aprender de los errores que hemos cometido. Los hemos asumido y hemos seguido adelante.
 
Y a estas alturas, ¿quién marca las tendencias informáticas? ¿Quién dice, pues se llevará esto o lo otro? 
Soy de los que piensa que quien marca la tendencia es la gran multinacional del hardware. Creo que cuando Apple o Samsung definen sus tabletas, ellos nos dicen hacia donde irá el software.
 
¿Y qué aspecto tendrá este futuro?
Pues creo que será muy sencillo de manejar, sin manual de instrucciones. Con poco disco duro y una gran pantalla. 
 
Y en el que ustedes tendrán un papel, claro está
Bueno, estamos trabajando en todo lo que pueda aparecer, por supuesto, de modo que cuando salga el Iphone 5 en el mercado, por ejemplo, la idea será tener el producto preparado ese mismo día.
 
¿Y la seguridad? Ya no es un tema residual
El cloud computing es útil, pero es peligroso sino se emplea con parámetros de confianza y seguridad. Nosotros, por ejemplo, hemos llegado a coger un avión a Estocolmo para resolver el problema de uno de nuestros clientes. Así que es una de nuestras prioridades y de hecho, EyeOs está pensado para tener un escritorio con tus documentos en el que nadie pueda curiosear, y al que tú vas a acceder desde donde quieras. Hoy en día, las empresas valoran el binomio economía-privacidad. 
 
¿Ha pensado que EyeOS llegará un día a ser el objeto de deseo de, no sé, un Google o un Microsoft?
Puede pasar, claro. Pero no me preocupa lo que ocurra más adelante. A veces me han entrevistado y me han hablado de Zuckerberg, o hasta de Bill Gates... Yo prefiero pensar que más que Messi, somos Isaac Cuenca.
 
¡Vaya! Eres muy del Barça ¿no?
Me gusta ir siempre que puedo con mi novia, Anna. Y aparte del trabajo, pues me gusta ir en bici y disfrutar de la compañía de mis amigos. Creo que como la mayoria de los jóvenes de 24 años.