Socios fundadores de Linking Minds

Carina Mellit & Andres Carpanzano

“La mejor proyección en la red es la que proporcionan los blogs”

“Es precisamente en este contexto, con la crisis y tal, cuando hay que atreverse con nuevos retos. Hay mucha gente que, debido a estas circunstancias, se está lanzando a la piscina”

Miércoles, 14 de Marzo de 2012
Las nuevas tecnologías han traido consigo nuevos retos, nuevas profesiones, y nuevas oportunidades, pero también (y aquí viene la letra pequeña) un nuevo enfoque de aquello que llamamos “privacidad”. A la frívola y en cierto modo irresponsable tendencia a colgarlo todo en internet, han nacido empresas que se ocupan de gestionar las imágenes públicas de aquellas personas con proyección social en escenarios como los medios de comunicación, las conferencias o el mundo editorial. Son los de Linking Minds y hoy hablamos con Carina Mellit, socia fundadora.
“El ser nativo digital no implica necesariamente un dominio sobre la optimización de los contenidos. Una cosa es dominar la mecánica de las redes sociales y otra, muy distinta, saber sacar auténtico provecho de ellas”

“Es precisamente en este contexto, con la crisis y tal, cuando hay que atreverse con nuevos retos. Hay mucha gente que, debido a estas circunstancias, se está lanzando a la piscina”

“Hay que saber contar la verdad, incluso en un campo tan proclive al falseamiento como es internet: cuando escribes tú, decirlo, cuando lo hace tu equipo de comunicación, de campaña, también decirlo”
Hoy en día, emprender una aventura empresarial, no deja de ser un reto
Pero es precisamente en este contexto cuando hay que atreverse con ello. Y tengamos en cuenta que es precisamente cuando hay un incendio, que hay que correr y buscar el agua. Así que si te embarcas, pues adelante. Además, hay mucha gente que, debido a estas circunstancias, se está lanzando a la piscina.

Para quien no conozca mucho vuestro proyecto, ¿cuál es el valor añadido que  ofrecen en sus servicios respecto al de otras agencias?
En realidad, el nicho de mercado al que nos dirigimos no casa con el de las grandes agencias de comunicación, ya que en su mayoría trabajan para grandes marcas, grandes empresas, mientras que nosotros lo hacemos para personas.

¿Y qué tipo de perfil tienen como clientes?
Hay varios: escritores, políticos, empresarios, deportistas... en general, todos aquellos profesionales que tienen cosas interesantes que contar, que tienen una imagen pública y que están interesados en cierto modo en controlarla.

O sea, que optimizan su presencia en las redes sociales, por poner un ejemplo
Bueno, esta es una parte, tan solo. Nosotros tenemos varias líneas de acción, y el 2.0 es una de ellas. Por supuesto que se puede optimizar y mucho, cualquier tipo de actuación que uno haga en las redes sociales, sea en un blog, en facebook, en el twitter, o en Linkedin, pero también trabajamos otras líneas, como el tema de conferencias, la presencia en medios tradicionales o, según en qué casos, la gestión editorial.

¿Es necesario estar en todo eso?
Lo que nosotros recomendamos a nuestros clientes es que, si aún no lo tienen, creen su blog. Ahí no hay ningún Zuckerberg que te pueda cambiar ni una coma. Eso sí, para hacerlo, se necesita paciencia, constancia y también metodología. Todos los que vienen a nosoros tienen cosas que contar, y su blog, que nosotros vemos y seguimos permanentemente, nos permite vehicular beneficios para dicho cliente en forma de notoriedad, consiguiendo conferencias o publicaciones.

Así que me imagino que sus clientes serán, sobre todo, los “no nativos” digitales...
Bueno, en general, hablamos de personas con un nivel alto de conocimientos en su campo, aunque el ser nativo digital no implica necesariamente un dominio sobre la optimización de los contenidos. Una cosa es dominar la mecánica de las redes sociales y otra, muy distinta, saber sacar auténtico provecho de ellas. Hay que explicar que si estás en Linkedin, tienes que saber por qué estás.

Hoy en día, las agencias de comunicación ya tienen departamentos específicos para la comunicación online
Sí, es evidente que ya no puedes vivir de espaldas a la realidad. Pero nosotros hacemos un taylor made para nuestro cliente, es decir, le acompañamos en el día a dia, y él acaba viendo los cambios que se producen, los beneficios, al fin y al cabo.

Y claro dependerá de la proyección pública del personaje
Por supuesto. Si Leo Messi, por ejemplo, se pusiera a crear contenidos en la red, daría igual lo que dijera: miles de personas le seguirían, pero nuestro cliente, a pesar de ser alguien con cosas interesantes que explicar, no tiene de entrada esa potencia mediática, así que hay que trabajar el tema.

¿Escriben para sus clientes?
No, en general no lo hacemos. Pero también depende de lo que se escribe: Una cosa es un post, por ejemplo, que lo lees, lo cambias poco o nada; otra es un twitt, que sí tiene que ver con un post, ya que a veces intervenimos. Aquí la idea es que lo que hacemos es un acompañamiento.

Lo digo porque a veces ve uno el facebook o los twitts de políticos y piensa que es imposible que ellos sean quienes lo escriben
En realidad, no lo hacen. Por eso, a los que tenemos de clientes les decimos que hay que saber contar la verdad, incluso en un campo tan proclive al falseamiento como es internet: cuando escribes tú, decirlo, cuando lo hace tu equipo de comunicación, de campaña, también decirlo. Si no, al final, un político twitteando todo el dia, no genera confianza en la gente, la gente creerá que no hace su trabajo.

Pero en el fondo, todos querrán lo mismo, crecer en notoriedad, proyección pública, aunque a veces haya que hacer alguna “trampita”
No, nos confundamos. Los objetivos de uno pueden ser alcanzables o no. Hay que saber decirle a ese cliente lo que es y lo que no es posible conseguir, y hacerlo, además, sin miedo.

Y estos clientes, ¿sólo son de por aquí?
Pues no. También tenemos en Australia y en Argentina, por ejemplo. Y aunque pueda parecer algo como muy distante, con todos ellos, una vez se ha pactado la metodologia de trabajo, la filosofia del personaje, y lo que quiere transmitir, es cuando se empieza a trabajar.

Tal y como van de rápido las cosas, ¿cree que va a cambiar el panorama a corto plazo?
Es difícil de predecir. Si vas hoy mismo a FNAC, por ejemplo, y buscas publicaciones recientes sobre el 2.0, no vas a enconrtrar nada que te pueda llegar a sorprender. Pero es lo que ya le he dicho: las redes sociales están bien, cumplen su función, pero o ideal es tener un blog propio.

Debe ser difícil cuantificar resultados ¿Qué criterios son los que rigen?
Este trabajo, como supongo que tantos otros, necesita de una confianza total entre cliente y agencia, así que no hay un corto plazo de resultados, por mucho que estos puedan venir pronto. Cuando de verdad se empieza a ver el resultado es a medio y largo plazo. Por eso nosotros trabajamos con unos honorarios que varían respecto a los diferentes tipos de servicio que uno nos pueda pedir.

Antes ha comentado algo de conseguir que alguien publique. ¿No hay una cierta crisis en el sector editorial?
Lo que hay es un cambio importante. Hoy las editoriales no buscan lectores, sino escritores. Y nosotros  buscamos esos escritores y los hacemos llegar a quienes mejor puedan tratarlo, a quien más les puede interesar.

Así que hacen de agentes literarios
Bueno, no exactamente, pero tenemos clientes que tienen agentes, y que, por cierto, han tenido que incorporar a su know how el concepto on line...

¿Cómo prevén su crecimiento?
Desde la fundación de la empresa, hemos ido creciendo lenta pero progresivamente. Este sigue siendo nuestro objetivo: pasos lentos pero firmes. No tener estructuras fijas ha sido una autoimposicion que nos ha ayudado mucho. Trabajamos con profesionales freelance externos asociados a proyectos

También he visto que tienen un blog de empresa, pero no personal...
Bueno, yo no soy la que tengo cosas que contar. En un post reciente, decía que cada cual tiene el derecho a decidir si quiere o no esa notoriedad que da la red. Y yo, en concreto, he decidido que no, que tengo otros objetivos en mi vida.

Como el hecho de que sus clientes tengan sus propios blogs
Por ejemplo.