Director de Urbiótica

Antoni Brey

Tecnología urbana

“En cualquier instante puede surgir tu oportunidad”

Martes, 03 de Abril de 2012
Cuando nuestros abuelos pensaban en el concepto “futuro”, lo imaginaban casi siempre más allá del año 2000. Quizá esta imagen ha tardado un poco en hacerse realidad, pero sin duda, ya ha llegado. Y con conceptos como el de Urbiótica, un término acuñado hace pocos años que acerca la tecnología más innovadora a la sociedad a través de su aplicación en las ciudades, diseñando, desarrollando y comercializando una gama completa de soluciones destinados a mejorar la gestión y la experiencia de uso del espacio urbano. Hoy hablamos con su director para que nos lo cuente.
“Los pájaros se cazan si tienes puesta una red. En ella van cayendo pájaritos hasta que cae uno de grande. Podrá tardar más o menos, pero lo que es evidente es que tienes que tener la red allí para que eso suceda”
 
“Aunque pueda parecer paradójico, son precisamente las épocas de crisis las que sirven para tomar decisiones que ayudan a la optimización de recursos de las ciudades”
 
“No se trata de que en el futuro vivamos en ciudades hipertecnificadas al estilo de Blade Runner sino, sencillamente, en lugares más limpios, más tranquilos y más ordenados”
¿Cómo nace la idea de la compañia Urbiotica?
Bueno, por una simple observación de la realidad. Admitamos que la tecnología está presente en nuestras vidas, en nuestros hogares, y cada vez más. Pero el siguiente paso es que forme parte de un modo más directo de nuestro entorno, es decir, que esa tecnologia sirva a nuestras ciudades para que la vida en ellas sea cada vez mejor.
 
¿Y ha costado ver los primeros resultados?
Así decidimos sería. Yo lo comparo con la idea de ver algo a través de un cristal empañado. Sabes que hay algo detrás pero no percibes más que unas sombras, una ténues figuras. Así que la primera etapa fue de enfoque, muy exploratoria, observando lo que ocurre en las ciudades de todo tipo y tamaño...
 
Los socios debían querer resultados. ¿No se impacientaron?
Había que arriesgarse y ese era el proceso que debíamos seguir. La segunda fase fue la de invertir dinero. Fuimos aglutinando gente de distintos ámbitos que naturalmente conocía bien. Con Santa Cole teníamos la pata de mobiliario urbano, con Iviron, la experiencia de ingenieria que aportaba yo mismo, con la UPC, la tecnologia...
 
Y llegó el momento de empezar a buscar clientes...
No sé quien dijo que los pájaros se cazan si tienes puesta una red. En ella van cayendo pájaritos hasta que cae uno de grande. Podrá tardar más o menos, pero lo que es evidente es que tienes que tener la red allí para que eso suceda. Nosotros actuamos igual. Cuando certificamos que había negocio, nos tocó poner más dinero, arriesgar. Y por suerte, la cosa saliío bien. 
 
De hecho, han sido los primeros en utilizar el concepto “Smart City”...
Sí. Ahora ya está en boca de muchos, pero en realidad, fuimos de los pioneros. De hecho, hicimos un benchmarking mínimo, porque la mayoría de las ideas nacieron de nuestra propia creatividad, siempre bajo esa visión híbrida de arquitectura y ingenieria tecnológica.
 
¿Dónde tienen más clientes?
De hecho, Urbiótica es una empresa que trabaja en el mercado global. Trabajamos en proyectos de por aquí, claro, en Barcelona, en Sant Cugat, Figueres... pero el teléfono puede sonar desde Qatar o Bogotá. Nuestro producto, este mix de harware y software es un producto global.
 
Y empiezan a ser punteros en Europa...
Sí, estamos en varios proyectos, uno muy potente en Niza que conlleva una gestión amplia de toda la movilidad de la localidad de la Costa Azul. Pero también en París, o en el Sur de Alemania.
 
Volvamos al concepto de las Smart Cities ¿En qué cree que deben mejorar las ciudades que llamamos inteligentes?
Siempre pongo el ejemplo de Internet. Cuando empezó, sabíamos que era algo potente, pero aún no calibrábamos hasta donde nos iba a llevar. Hoy, las nuevas energias, la movilidad, los residuos... hay toda una serie de conceptos que ya están presentes en nuestro pensamiento diario. Gestionar mejor el agua, la luz, los residuos que creamos, nuestra movilidad, el parking, ya debe formar parte de nuestras prioridades. 
 
Con la crisis, sin embargo, los ayuntamientos deben tener problemas para encargar proyectos, sobre todo si son costosos y especialmente si son innovadores
Sí, pues precisamente son las épocas de crisis las que sirven para tomar decisiones que ayuden a la optimización de recursos de las ciudades. Estamos hablando de sistemas complejos que, con servicios más eficientes, justifican sobradamente las inversiones.
 
Ustedes incorporan dispositivos que pueden llegar a dar datos bien curiosos, ¿no?
Bueno, hemos aprendido de aquellos que nos han pedido cosas que nosotros, en un principio, no habíamos pensado que fueran relevante...
 
¿Por ejemplo?
Pues por ejemplo nos pidieron bancos que fueran capaces de proporcionar información sobre si en ellos se sienta la gente o no. Por un poco mas, nos dijeron, ¿es posible saberlo? Esto fue una idea del geógrafo de un Ayuntamiento, que pensó que le iba a ayudar a la hora de colocar esos bancos por el municipio para que estuvieran mejor repartidos por la ciudad. 
 
Y eso, ¿fue posible? 
Sí, por supuesto. Pero aún hay más. Pasado un tiempo, unos señores de Chicago quisieron ir más allá y querían que esos bancos pudieran proporcionar el ritmo cardíaco de quienes estaban ahí sentados...
 
¿Por qué?
Porque en su ciudad, muchos indigentes se quedaban tirados en los bancos. Y en invierno, y con bajas temperaturas podían detectar en algún momento si alguien podía correr peligro.  
 
Asombroso 
Desde luego. Y luego hubo quien dijo: ¿Y si un usuario de Iphone puede saber que le sube el ritmo cardíaco cuando se sienta al lado de otra persona? ¿No sería eso un indicio de que te gusta y que podrías entablar una conversación que podría llevar a algo más?
 
Resulta apasionante, sí, pero es inevitable preguntarse por la ética. ¿no estamos yendo más allá por lo que se refiere a la intromisión en la privacidad de las personas? 
Bueno, en lo que hacemos no hay identidad. Otra cosa serian las cámaras que nos invaden nuestra intimidad. Y esto lo tenemos ya muy asumido. 
 
De acuerdo, pero ¿no estamos yendo demasiado deprisa con determinadas cuestiones?
Bueno, se trata de que la tecnología no sea un tema del que preocuparse. Si usted se compra un Ipad no va a ponerse a pensar por qué es capaz de hacer lo que hace. Simplemente, nos conectamos con cualquier parte del mundo y lo asumismo como tal. No se trata de que vivamos en ciudades hipertecnificadas al estilo de Blade Runner sino, sencillamente, en lugares más limpios, más tranquilos y más ordenados.
 
Se me ocurre que usted es vecino del Eixample barcelonés, precisamente el gran proyecto creado por Ildefons Cerdá en el XIX
Exacto ¿sabe que fue Cerdá quién creó el término “urbanismo”? Hace de eso unos 150 años aproximadamente. Nosotros en su homenaje, registramos el término Urbiótica, es decir, la tecnologia aplicado a las urbes, y esperamos que el concepto también se universalice.