Presidente de Strategycomm

Joan López

“La mejor arma comunicativa es la imaginación”

“Un empresario sabe qué decirle a un director de Recursos Humanos, o a un Director Financiero, pero le cuesta más hablar con el de Comunicación. Las grandes empresas ya lo han aprendido, pero las medianas aún están en el proceso”

Martes, 17 de Abril de 2012
El auge de las nuevas tecnologías y la crisis de estos últimos años ha revolucionado completamente un sector tan necesario para unos como prescindible para otros en una empresa: las agencias de comunicación. Los parámetros han cambiado por completo y la multiplicidad de elementos han abonado el terreno para que haya aún mucho campo por explorar. Joan López, presidente de  Strategycomm, nos apunta la clave: “la imaginación”. Hoy hablamos con él.
“Hay un gran nicho de mercado entre las empresas del IBEX y la tienda de la esquina. Desde multinacionales enormes, a colegios profesionales. Nosotros tenemos en este gran pelotón del medio nuestro target. Y hay que aprovecharlo”
 
“Hoy, aparecer en La Vanguardia Online, por citar sólo un ejemplo, te da más repersusión que salir en la edición de papel, aunque psicologicamente sea algo aún difícil de aceptar”
 
“Un empresario sabe qué decirle a un director de Recursos Humanos, o a un Director Financiero, pero le cuesta más hablar con el de Comunicación. Las grandes empresas ya lo han aprendido, pero las medianas aún están en el proceso”
Usted no se considera un emprendedor, exactamente...
Bueno, lo que tengo claro es lo de crear un proyecto de empresa no es algo  vocacional en mí. Pero tampoco lo era la política, y mire, fui concejal. Llegó un momento en que estaba cansado de la vida política, y queria cambiar mi ritmo vital. Pero no sabía si la aventura free lance que iniciaba iba a durar poco o mucho.
 
Aún asi, Strategycomm nace casi por casualidad, con el encargo de potenciar un portal recién creado
Sí, durante tiempo estuve aquí, en este despacho, a pocos metros del Ayuntamiento, donde trabajaba el tiempo que podía. Los inicios como free lance los llevé a cabo en casa, con una ADSL y haciendo espacio en mi salón...
 
Y ahora tienen ustedes oficina aquí, pero también en Madrid...
Si no estuviéramos en Madrid, donde tenemos un pequeño despacho, probablemente ya habríamos cerrado. En lo que nosotros trabajamos, Madrid sigue siendo clave. Si alguien quiere un espacio en el Expansión, en el Suplemento de Negocios del sábado, hay que hablarlo allí, donde tenemos a 3 personas. Pero el cuartel general está en Mataró, donde como puede observar, somos una veintena larga...
 
Veo que el perfil de la gente que ha enrolado joven, pero hay excepciones
Todos los que trabajan conmigo se han rodado en los medios de comunicación, y por tanto, saben muy bien que pasa al otro lado. Y aquellos que están en el fondo de la sala son los que trabajan excluvamente en la red, analizando comentarios, contenidos...
 
Eso debe ser lo que más ha transformado el trabajo de las agencias, ¿no?
Sí, porque antes, ¿quien comunicaba? Coca Cola, La Caixa, los que eran realmente grandes... ahora todo el mundo necesita comunicar. Y nosotros, como agencia, tenemos claro el posicionamiento que tenemos pero también el que queremos. Para Madrid, somos “esos de Mataró”, pero estamos en el mercado, somos valorados. 
 
Valorados por el gremio pero no sé si para el mercado
Por supuesto. Debemos tener en cuenta de que hay un gran nicho de mercado entre las empresas del IBEX y la tienda de la esquina. Desde multinacionales enormes, que su estructura aquí es pequeña, a colegios profesionales que viven un momento difícil, muchos de colegiación no obligatoria, que tratan de hacer saber el valor añadido que ofrecen. Nosotros tenemos en este gran pelotón del medio nuestro target. Y hay que aprovecharlo.
 
Y usted cree que en general, ¿las empresas han entendido lo que puede y lo que no puede hacer la agencia de comunicación?
En muchos casos, lo están aprendiendo. Durante años se tenia una idea, la de estar pagando por relaciones, ya sabe, el “quiero hablar con tal o cual periodista” o “¿qué vale esa página?” y ahora es distinto, hay que cambiar esa mentalidad. Hoy, aparecer en La Vanguardia Online, por citar sólo un ejemplo, te da más repersusión que salir en la de papel, aunque psicologicamente sea difícil de aceptar. Y es que hoy, las noticias están colgadas 15 minutos después de que se produzcan, y lo que aún es peor...
 
¿Qué?
Que 5 minutos después tienes 15 comentarios, la mitad de los cuales acostumbran a ser críticos, o negativos...
 
Lo que demuestra que en el fondo, sigue habiendo cosas que comunicar
Por supuesto, pero la tendencia en los medios es la de decirte: ”dime algo positivo, no me mandes más malas noticias...”
 
Estamos ansiosos por los brotes verdes...
Eso es lo que vende hoy. Y hay que decirle al empresario que eso es lo que va a funcionar. Mire, lo que hacemos aquí es pedagogia, explicarles a los clientes que las experiencias que han pasado, eso que solo ellos han vivido, es lo que hay que contar. Si tu primera feria en Milán fue un desastre, por ejemplo, tienes que recordar la del año siguiente, cuando las cosas fueron mejor. Así que les decimos que se “psicoanalicen” mediáticamente y, sobre todo, que tengan confianza en nosotros.
 
La confianza la da el tiempo...
Si se quiere, sí, eso ayuda. Pero la manera en que plantees el tema en el comienzo, es importante. Mira, cada vez más, las empresas se apoyan en comunicación externa, en la que dejan su confianza a la hora de proyectarse. Y un empresario sabe qué decirle a un director de Recursos Humanos, o a un Director Financiero, pero le cuesta más hablar con el de Comunicación. Las grandes empresas ya lo han aprendido, pero las medianas aún están en el proceso.
 
Usted dejó la política, pero en su agencia veo que llevan la imagen de varios políticos...
Estamos en diversos frentes: desde instituciones como el despacho del Vicepresidente del Parlamento Europeo, a otros de regidores municipales o ex diputados. Pero sobre todo, lo que llevamos es la comunicación de entes oficiales que buscan la optimización de recursos. Y al margen de los public affairs, también hay mucho cliente del área privada, del consumo.
 
¿Cuál es su mejor arma comunicactiva?
Probablemente, la imaginación. Saber extraer en cada caso lo mejor del cliente y  enfocarlo hacia los medios. Y luego, la organización, claro. Es básico tener a tu equipo bien organizado y motivado.
 
¿La crisis  ha afectado este mundo?
Como a todos, sí. Pero yo diría que el cambio es que, hoy, el cliente pide que le hagas más por menos honorarios. Con lo que demandan, debería tener a más gente, pero probablemente, entonces, tendría que pagarles mal, y eso me haría rendir menos. Es la pescadilla que se muerde la cola, por lo cual, todo acaba siendo cuestión de organizar bien tu equipo.