diseñadora de moda y empresaria

Agatha Ruiz de la Prada

 Coherencia y permanencia

“En el fondo, de lo que se trata es de adaptarse”

 La diseñadora Agatha Ruiz de la Prada lleva más de treinta años ofreciendo su singular estilo. En esta entrevista enfatiza en que uno ha de dedicarse a lo que mejor sabe hacer. Lo importante es que el estilo permanezca en el tiempo y saber adaptarse a cualquier situación, ya que estamos en continua transformación. 

Martes, 14 de Febrero de 2012
El pasado 22 de enero se clausuró en Valencia la 74 edición de la Feria Internacional de Moda Infantil y Juvenil. Después de tres intensos días de moda y negocio, el visitante ha podido conocer de primera mano las tendencias y colecciones de la próxima temporada otoño-invierno 2012-2013, que los más de 200 expositores han mostrado en el certamen. Allí nos encontramos con una de sus protagonistas: Ágatha Ruiz de la Prada.

“Lo importante es hacer lo mejor posible lo que uno hace, y también intentar mejorar en cada colección cosas que piensas que te has equivocado en la anterior. Y esto sirve para muchas otras facetas”

”Al contrario de lo que se pueda pensar, creo que este es un buen momento para empezar, porque siendo una época difícil, cuanto más te cueste triunfar, más aprenderás, y por lo tanto, más espabilarás”

“Estamos en un momento de auténtica transformación. Te das cuenta con el comercio, en la manera de comprar, de pagar… hay una competencia tremebunda de marcas, y el consumidor pide cada día cosas más baratas”
¿Qué novedades se han podido descubrir de su nueva colección?
Mira, en esto de las ferias, lo que representa que es tan importante, es decir descubrir las tendencias de la próxima temporada y estas cosas, en realidad, no lo es tanto. De acuerdo que para la prensa lo más destacado tienen que ser las novedades, pero hay otros elementos más valiosos.

Cómo por ejemplo…
La coherencia. Lo importante es hacer lo mejor posible lo que uno sabe hacer, y también intentar mejorar en cada colección cosas que piensas que te has equivocado en la anterior. Y esto sirve para muchas otras facetas.

Un buen argumento
Aún hay más: lo más importante en un diseñador es tener un estilo que permanezca en el tiempo y no tanto las novedades que tienen fecha de caducidad. Tu por ejemplo, vas a Vuitton y lo que venden son siempre los mismos bolsos. ¿Por qué? Pues porque lo que quiere la gente es eso, no quiere cosas nuevas.

Entonces usted se mantendrá al alegre colorido de sus diseños
Bueno, sería absurdo que dijera que ahora voy a cambiar. Primero que no sale de mí y luego que sería una tontería. Hay gente que da muchos bandazos pero esto es porque no han encontrado su ubicación. En mi caso, creo que cambiar no sería bueno.

Y aparte de este argumento, es evidente que el color es muy importante
Para mí el color es esencial. Me encanta, me ha gustado siempre y pienso que a cualquier edad en cualquier situación y en cualquier objeto hay que poner color porque es fantástico.

Y hablando de colores, ahora no creo que se ven las cosas de color de rosa…
Yo empecé a notar esto de la crisis años antes de que llegara. Y en su momento, estaba super-preocupada con el tema. Pero la cosa viene de lejos.

¿Desde el año 2007, no?
No, no. Mucho antes. Fíjate que yo empecé a notar la crisis en el año 2003, exactamente. Y creo que viene por dos factores: uno fue la caída de las Torres Gemelas. Para mí este es un hecho fundamental.

Retrocede bastante, ¿no?
Y luego el momento en que entra Zapatero en el gobierno, con toda la simpatía que se pueda tener por el expresidente. Pero desde luego, yo el dinero que ganaba con Aznar jamás lo gané con Zapatero. Fue entrar él, y bajar, bajar, bajar. Yo lo vi muchísimo, porque empezaron a sufrir mucho las empresas, y no sólo las relacionadas con el mundo de la moda, claro.

¿El mundo del diseño quizá también?
Por supuesto. Quizá el mundo del diseño es mucho más sensible que otros, porque, bueno, no es algo de primera necesidad, que digamos. Así que todos estos años han sido terribles para la industria. Y también es cierto que no toda la culpa la tiene Zapatero porque el textil ha sufrido en Europa de una forma morrocotuda.

La palabra “crisis” significa cambio, transformación. Quizá cuando las cosas se calmen, haya nuevas perspectivas
Lo cierto es que estamos en un momento muy delicado. Y a todos los niveles. El primer campo en el que se detectó la crisis fue en el campo de la música, por ejemplo. Y no hablo ya sólo en términos económicos. Hablo de una auténtica transformación. Te das cuenta por ejemplo con el comercio, en la manera de comprar, de pagar… hay una competencia tremebunda de marcas, y el consumidor pide cada día cosas más baratas.

Parece ser que lo importante es sólo el precio
Sí, nos hemos acostumbrado a ello, y entonces, cuando sabes que una cosa te puede costar un 5% menos pues te preguntas por qué vas a pagar más.

Como empresaria y diseñadora tiene que estar muy al tanto, pues de los cambios que se produzcan, ¿no?
Eso es fundamental. Mira, yo hace años jamás se me había ocurrido leerme las páginas de economía de un periódico y ahora me las empollo enteras, entre otras cosas porque aprendes muchísimo. Hace unos días, por ejemplo, el hecho de que cierre Megaupload, una de las mayores webs de intercambio de archivos.

Es un tema controvertido, sin duda
Si, pero hay cosas que no tienen mucho sentido. Y del mismo modo que hay gente que se compra un bolso de Vuitton falso y piensa no que es un delito sino que es cojonudo, con una película pasa igual. Hay unos derechos y hay que respetarlos. Yo no me bajado una película nunca, por ejemplo, ni nunca me he bajado nada ilegal. Es que creo que es lo lógico, ¿no?

Los nuevos cambios, sin embargo, traen consigo nuevas oportunidades
En el fondo, de lo que se trata es de adaptarse. A todo lo que venga. Tanto lo bueno como lo malo. Hace poco, por ejemplo, me compré un billete para volver de Turín por sólo un euro. Pues esto es lo que hay. Y hay que saber adaptarse a eso.

¿Es lo que aconsejaría a los jóvenes empresarios que están empezando en este mundo?
Bueno, al contrario de lo que se pueda pensar, creo que este es un buen momento para empezar, porque siendo esta una época como es, difícil, cuanto más te cueste triunfar, más aprenderás, y por lo tanto, más espabilarás. Lo que es malo es empezar en un momento dulce económicamente es que cuando vienen problemas no sabes cómo resolverlos. Así que el que empieza ahora y acaba triunfando, la experiencia que ha acumulado es valiosísima.

No deja de ser la mejor formación que uno recibe: la experiencia
Pues sí, yo lo creo: trabajar e ir resolviendo problemas con inteligencia, algo que escasea más de lo que pensamos es el mejor modo de prepararse. Puede parecer muy obvio pero hay gente con ocho másters que es incapaz de enfrentarse al día a día en una empresa. Y otros, sin másters, sin idiomas y sin formación pero con inteligencia y experiencia, son lo que sacan las castañas del fuego. Estos son los que interesan.