Director Gerente de Aigües de Manresa

Josep Alabern

“El criterio económico debe prevalecer por encima del político”

“Gastamos mucho dinero en potabilizar para que luego esta se utilice para lavar el coche, por poner un ejemplo. Y esto es algo en nuestra cultura que quizás deba cambiar”

Martes, 10 de Enero de 2012
Aunque tengamos la falsa sensación de seguridad bajo esta epidermis de progreso que nos ha vuelto arrogantes con los recursos naturales, continuamos dependiendo afortunadamente, de la naturaleza. Y de aquello que, en el fondo, resulta imprescindible para la supervivencia de todo ser vivo: el agua. Sólo hace falta recordar lo nerviosos que nos pusimos todos hace unos años con una sequía más que pertinaz. Por ello, el suministro de agua continua siendo básico en cualquier comunidad. Hoy les presentamos una compañía de aguas, la de Manresa, que durante 125 años fue a cargo de la Junta de Aguas Potables para ceder el paso, en 1982, a Aigües de Manresa S.A. En un principio, sólo se ocupó del suministro de la capital del Bages, pero con el tiempo empezó la gestión en otros municipios. Hoy hablamos con su director gerente.
“Los problemas de la Agencia Catalana de l’Aigua han surgido por una falta de  contención en la obra hidrográfica. Y no puede ser que el déficit, cifrado en 650 millones, se haya duplicado en ocho años”

“Gastamos mucho dinero en potabilizar para que luego esta se utilice para lavar el coche, por poner un ejemplo. Y esto es algo en nuestra cultura que quizás deba cambiar”

“El agua en España está aún muy subvencionada respecto a otros paises europeos. El agua para consumo sale a 1 euro el m3. En Francia la gente paga 3 euros, y en Alemania 5. Y esto habrá que nivelarlo”
Aigües de Manresa nace en 1982 pero su origen se remonta mucho atrás. ¿Cómo se explica, esto?
Como es obvio explicar, el suministro de agua es esencial en cualquier nucleo urbano. Y aquí, en Manresa, el suministro se remonta a muchos siglos atrás. Pero para abreviar, podemos retroceder sólo hasta 1865, cuando se crea la Junta d’Aigües Potables de Manresa, debido a la necesidad que se empieza a tener en las ciudades de tener un abastecimiento regular de agua. Muchos años después, en 1982, y como derivación de esta primera, se crea Aigües de Manresa, que es una empresa municipal que tiene en su Consejo al Alcalde de Manresa, cinco concejales y seis miembros mas de los órganos de representación.

Y a usted, como director se le asignó hacer realidad las peticiones del Consejo
Yo diría que mi función es prever, aunque también, por supuesto, ejecutar. Es garantizar el abastecimiento de agua potable, pero también la evacuación y el saneamiento, la depuración de las aguas residuales de Manresa y las poblaciones de su entorno. Es lo que se conoce como el ciclo integral del agua y el medio ambiente.

¿De dónde procede el agua que se consume aquí, en el Bages?

Del Llobregat y desde hace mucho, mucho tiempo. Si vamos al casillo de Balsareny, que es un municipio cercano a Manresa, podremos ver la sequia, que data del siglo XIV. De allí salen los 1.250 litros por segundo que nos da la concesión para usos de consumo y regadio. O sea que ya ve que, aunque la empresa es moderna, los usos vienen de muy atrás en el tiempo.

Si la agricultura ha dejado de ser uno de los motores económicos de la comarca, supongo que entonces habrá más para el consumo, ¿no?
Todo forma parte de una transformación urbana que naturalmente, no es nueva, viene de muchos años atrás. En nuestro caso, la ciudad en sí se ha ido comiendo terreno a los terrenos de regadio, así que se han ido invirtiendo los términos. Pero esta tendencia ya empezó en el siglo XIX.

Volvamos al siglo XXI. Por lo que tengo entendido, esto del agua ha sido de siempre una obsesión para usted
Sí, de hecho mi relación con todo ello data de mi época de estudiante, a mediados de los años sesenta. De hecho, mi proyecto de final de carrera versó sobre el depósito de agua que es el Llac de l’Agulla, situado en un parque por el que pasa mucha gente, y que hoy en día es el depósito de agua permanente que tenemos en la ciudad.

Y años más tarde, decide involucrarse personalmente en ello
Sí, trabajando en Barcelona, me pasaba tres tardes a la semana por Manresa para colaborar con la Junta de Aguas potables, y fue entonces, muy a principios de los ochenta, en 1981 concretamente, que el primer alcalde democrático de Manresa me propuso encabezar la compañia municipal de aguas.

Treinta años después, estamos en un momento de crisis y se habla de privatizar las compañias de titularidad municipal
En este sentido me hago eco de lo que dijo el actual alcalde de Manresa, Valentí Junyent, de que Aigües de Manresa  seguirá siendo 100% de titularidad municipal.

Pero ¿no es deficitaria?
No, de hecho, por ley, las compañias del sector no podemos hacer déficit. Es cierto que hemos necesitado como todos, financiación puntual, y en eso Caixa Manresa siempre colaboró, pero para permitir el día a día de dinero circulante.

No creo que sea el caso, pues de la Agencia Catalana de l’Aigua, que tiene un agujero enorme

Es otra historia. Allí los problemas han surgido por una falta de  contención en la obra hidrográfica. Hace unos ochos años, en 2003, el déficit era de 650 millones de euros y hoy se ha doblado esta cantidad. Y no ha habido un criterio económico que prevaleciera sobre el político. Yo mantengo de que la sostenibilidad económica es la madre de todas las sostenibilidades.

¿Pero cómo pueden gastarse más de 1200 millones de euros?

Bueno, en tiempos de bonanza económica se estableció por ley que había que sanear la economía de los municipios para 2013. Y aquí nos avanzamos 6 o 7 años a todo. Se empezaron a hacer depuradoras por doquier y ahora pagamos los efectos de esa euforia. Y es que una depuradora no deja de ser una máquina de gastar energia.

Es momento, pues, de volver a la realidad y también de unir fuerzas. Ustedes lo han hecho con otras pequeñas compañias de agua de Catalunya

Hoy por hoy, en esta vida es mejor no ir solo. Ya desde 1997 existe Congiac, Gestió d’Aigües Integrals de Catalunya, un organismo que nació para crear sinergias entre municipios y su gestión del agua. Ahora mismo somos siete integrados en ella: Reus, Vilafranca del Penedès, Vilanova i la Geltrú, el Prat de Llobregat, Mataró y Manresa. Cada cual mantiene su compañia y su idiosincrasia, pero  compartimos, por ejemplo, el programa informático de gestión, y el contrato con Fecsa Endesa. Entre todos estamos abasteciendo a unas 650.000 personas de agua potable.

Pero aunque se lleve muy bien esta gestión, el usuario siempre acaba pagando más
Bueno, el agua cada vez nos costará mas, esa es una cruda realidad.

¿A pesar de que llueva mas o menos?

Sí, a pesar de eso. Y es que el agua, en España está aún muy subvencionada respecto a otros paises europeos. Por ejemplo, aquí trabajamos con dos tarifas: el agua para regadio, que sale a 0,01 centimos de euro por m3, y el agua para consumo, la que llamamos agua de la red, que sale a 1 euro el m3. En Francia la gente paga 3 euros, y en Alemania 5. El recibo aquí del agua está muy lejos de esos paises. Y ello sin olvidar el elevado consumo de agua embotellada...

¿Qué quiere decir?

Que las compañias gastamos mucho dinero en potabilizar y hacer consumible el agua para que luego, esta se utiliza para lavar el coche, por poner un ejemplo. En otros paises de Europa, el consumo embotellado es mucho menor que aquí. Así que hacer el agua potable es un esfuerzo que, muchas veces, no se ve recompensado en su consumo y eso es algo en nuestra cultura que quizás deba cambiar.

¿El precio del agua se debe a la energía de hacerla potable?

Es una parte del precio, como lo es el cloro o los reactivos, pero la base principal de la tarifa sigue siendo el agua en sí misma. Todos sabemos que es un bien escaso.

Como experto ¿qué opina de la polémica sobre los trasvases de agua en Catalunya?

Hace poco di una charla para la “Fundación Sequia”, en el Col·legi d’Enginyers, en que hablaba de las distintas opciones que se han barajado. Por ejemplo, el trasvase del Roine se abandonó cuando se estaba ya en la frontera, y el agua se encontraba a menos de 30 kms de su destino, en Perpignan. El movimiento ecologista derrotó claramente esa alternativa, aunque sigue siendo posible en cualquier instante. Hay pues varios factores, pues, y no sólo los económicos. En nuestro caso, por ejemplo, lo del Ebro tiene más dificultad por las zonas que atraviesa. De todos modos, con el Ebro se pueden hacer interconexiones, que no son trasvases.

¿Y hay más alternativas?
De hecho, hemos hablado de las alternativas norte y sur, pero está la oeste, que es tomar el agua del Segre, reforzándolo con el Noguera Pallaresa. La cosa está en las concesiones que cada río tiene hechas. El Segre, por ejemplo,  tiene pocas y el Noguera prácticamente no tiene más que las llamadas de caudal ecológico. Es lo que se llama la armonización Segre-Noguera y que debería plantearse.

Eso, o contener el consumo en épocas de poca agua.
Sí, bueno, de hecho esto ya se hace. De todos modos, se puede llegar a acuerdos para que, un año de sequía, se ahorre el regadío y se pague directamente los daños materiales a los agricultores, o por ejemplo, hablar con los franceses para que nos den agua y pagar la energía que se consuma en cada momento para traerla.