Directora del Master en Turismo Cultural UDG

Dolors Vidal-Casella

”El turismo va a ser una pieza clave en la salida de la crisis”

“Uno de los proyectos que tenemos es dar visibilidad a nuestro patrimonio religioso en un circuito por toda Catalunya que incluya catedrales, iglesias, monasterios, santuarios, y ermitas. Lo importante es redescubrir lo que hay en muchas de ellas. descubriendo las grandes maravillas del arte sacro”

Martes, 08 de Noviembre de 2011
Por suerte para todos, el concepto de turismo ya no se asocia sólo al elemento estrictamente lúdico. Y quizá en Europa, a diferencia de otros continentes,  aún no somos del todo conscientes del privilegio que tenemos de poseer algo tan inmaterial pero tan esencial en una civilización como es la historia. Y el concepto de “turismo cultural” ya empieza a arraigar en la mentalidad no sólo de los que nos visitan sino también de nosotros mismos. Hoy hablamos con una persona que sabe mucho del tema, Dolors Vidal-Casellas. Ella es la directora del máster en turismo Cultural de la Universitat de Girona.
“Hay países que saben venderse muy bien turísticamente: saben cómo contar su historia, y de hecho, construyen un relato que va yendo in crescendo que te mete en aquel lugar de una forma especial. De ellos deberiamos aprender aquí para explicar nuestro patrimonio”

“Uno de los proyectos que tenemos es dar visibilidad a nuestro patrimonio religioso en un circuito por toda Catalunya que incluya catedrales, iglesias, monasterios, santuarios, y ermitas. Lo importante es redescubrir lo que hay en muchas de ellas. descubriendo las grandes maravillas del arte sacro”

“Las nuevas tecnologías han cambiado el concepto de viajar en pocos años. No sólo por lo que se refiere al tema del low cost sino como internet ha puesto al alcance de todo el mundo cualquier tema que pueda interesar. Y el turismo cultural no ha estado al margen, por supuesto”

Creo que no podía ser de otro modo. En Italia fue donde comprendió que el patrimonio cultural puede ser un gran reclamo turístico
Bueno, de hecho, yo habia entonces encontrado un trabajo allí, y casi por casualidad, un concejal del Ayuntamiento de Florencia con el que me entrevisté, me hizo entender como ellos habian perfeccionado el sistema para explotar al máximo su enorme patrrimonio artístico.

Teniendo en cuenta que el 60% de las mayoras obras artísticas europeas se encuentran en Italia, ¿siguen siendo, pues, los mejores?
Depende de qué aspectos estemos hablando. Por ejemplo, en cuanto a guias turísticos sí, los griegos, los italianos y los egipcios lo tienen muy bien estructurado. Saben muy bien cómo contar su historia, y de hecho, construyen un relato que va yendo in crescendo que te mete en aquel lugar de una forma especial. Y hay muy poca gente que salga decepcionada si hace un recorrido por la Acrópolis, o por las Pirámides con guías expertos.. De ellos deberiamos aprender aquí para explicar nuestro patrimonio. Bueno, y luego están los franceses.

¿Qué ocurre con ellos?
Son los grandes expertos en plantear el viaje para el turista de cualquier parte del mundo, vinculándolo a personas locales de gran conocimiento de un lugar. Hay una empresa que se llama Clio que ha conseguido llenar viajes y rutas, simplemente convenciendo a grandes figuras de la historia y la antropologia para que sean los guias de grupos interesados en saber más que el resto, de aquello que están visitando.

Ahora mismo está usted muy absorbida por el proyecto “Catalunya Sacra”
Sí, es un tema apasionante. Se trata de poner en valor nuestro patrimonio religioso en un circuito por toda Catalunya que incluya catedrales, iglesias, monasterios, santuarios, y ermitas. De hecho, es un encargo de las diócesis catalanas, hasta 10, más la Tarraconense. La idea es esta, y a partir de aquí, a ver si podemos ir creciendo.

¿La idea es hacer una ruta de las catedrales?
Bueno, no exactamente. Lo importante es redescubrir lo que hay en muchas de ellas. Obras de arte como las de Sant Miquel de Fluvià, por ejemplo, con una Santa Cena espectacular, en donde se ve a Jesús dar de comer en la boca a Judas, y que ha estado oculta al gran público durante mucho tiempo. Pues obras como esta, que no se conocen. De hecho, es un proyecto radial en que, con suma facilidad, uno puede desplazarse de un punto a otro, descubriendo maravillas del arte sacro.

¿Y se puede empezar en cualquier punto?
Sí, sí. No sé, por poner un ejemplo. Llegas a la Catedral de Girona, y allí, una vez terminada la visita, pues encuentras una referencia de la de Vic. Y en esta otra, te indica que no muy lejos, puedes acercarte a la de Solsona. Y de allí a la Seu d’Urgell. Son obras conocidas, con recorridos asequibles, en coche, que pueden proporcionarnos sensaciones distintas a las habituales.

De hecho, hay muchos lugares, aquí en Catalunya, en los que se podría sacar un mayor rendimiento turístico y cultural, ¿no?
¡Por supuesto! Antes le hablaba de Sant Miquel de Fluvià, cerca de l’Escala, pero al lado está Sant Tomás de Fluvià, muy parecida, donde podemos encontrar obras del siglo XI y XII. Y no por no hablar de las iglesias de Santa María y Sant Pere, en Besalú. Tenemos un magnífico patrimonio y hay que aprovecharlo.

Ya veo que unir cultura y turismo es su gran pasión
Por eso estoy feliz con el hecho de que haya este reconocimiento a la Universidad de Girona para ese Máster en Turismo Cultural, el único hasta ahora existe en todo el estado español. Esto va a permitir que mucha gente venga hasta aquí, de todas partes, a estudiar este tema. Y es lo que me ha movido desde siempre. 

Pero usted ha estado vinculada a otro gran proyecto multinacional en tema turístico-cultural
¿El Erasmus Mundus? Fue un proyecto paneuropeo, de 2 años de duración, que se concedió a Girona, y que se estudia por semestres también en Dinamarca y Eslovenia. Es algo poco conocido pero que nos ha colocado en el mapa del Turismo Cultural ya hace tiempo.

Creo que vamos aprendiendo con rapidez de los mejores...

No se equivoque, que aquí se iba por delante hace mucho tiempo...

¿A qué se refiere?
A finales del siglo XIX, y con el tema de la Exposición Universal de 1888, en Barcelona habia un auténtico plan estratégico para atraer visitantes de todo el mundo. Catalunya llegó a tener delegados en cada rincón del Globo, que incentivaban a los viajeros, a los turistas, a conocer la ciudad... todo eso se fue al garete en 1936.

La Guerra Civil, sí. No fue lo único que se fue al garete

Lo peor es que después ya no se recuperó. No fue hasta 1987 que se redacta un Plan Estratégico del Turismo, aprovechando la concesión de los Juegos Olímpicos de Barcelona para el año 1992. En su momento, fue un buen plan, pero claro, han pasado 25 años.

Y las cosas han cambiado mucho

Así que ya va siendo hora de redactar uno nuevo, más acorde con los cambios que ha sufrido la sociedad en general. Que no han sido pocos.

Y claro, me dirá que el Turismo Cultural debe tener un lugar preponderante
Por supuesto. Piense cómo las nuevas tecnologías han cambiado el concepto de viajar en pocos años. No sólo por lo que se refiere al tema del low cost sino como internet ha puesto al alcance de todo el mundo cualquier tema que pueda interesar. Y el turismo no ha estado al margen, por supuesto.

Especialmente el turismo cultural
Creo que hay que pedir a la sociedad culta que aune esfuerzos para poner de relieve lo que se tiene, como cada lugar hace con lo suyo. Tenemos historia, patrimonio, cultura y sensibilidad suficiente como para reclamarlo. Y ello sin olvidar que el turismo va a ser una pieza clave en la salida de la crisis.

Y más con gente bien formada aquí en gestión turístico-cultural
Gente formada pero también gente con pasión por lo que hace, formada en la austeridad, capaz de hacer lo mismo que cuando había más recursos.