Socio director general de Winkel Asesores Financieros

Pablo Navas

“Es muy importante respetar la cultura de cada empresa”

“Los grifos de los bancos no estan cerrados. Sí que es verdad que aún no se ha cerrado el proceso de reestructuración de bancos y cajas, pero ya hay entidades que te están pidiendo proyectos”

Martes, 08 de Noviembre de 2011
Con la que está cayendo la verdad es que hay que tener mucho coraje para crear una asesoría financiera. Pero si el tópico nos dice que es precisamente en las crisis donde se encuentran las oportunidades, también es cierto que la mejor manera de salir a flote es analizando las causas del desastre y tratar de arreglarlo lo más pronto posible. Pues esto es lo que más o menos realiza Winkel Asesores Financieros con las empresas que solicitan sus servicios, y hoy hablamos con Pablo Navas, socio director general.
“Los grifos de los bancos no estan cerrados. Sí que es verdad que aún no se ha cerrado el proceso de reestructuración de bancos y cajas, pero ya hay entidades que te están pidiendo proyectos”

“Hay empresas con enorme potencial, excelentes negocios, que son incluso solventes, y a los que simplemente hay que hacer algunos retoques a la empresa por aquí y allá para que funcionen óptimamente”

“No existe una receta universal para todos los problemas. Primero debes empaparte de cada uno de los perfiles que se te presentan y conocerlos a fondo para hacer un diagnóstico que sea lo más aproximado posible a al realidad”
La gente le deber preguntar por el orígen del nombre de la empresa
Pues no tiene nada de particular. El winkel es una antigua moneda austriaca, y me gustó no sé exactamente porqué.

Lo que si tiene mérito es crear una compañía de asesoría financiera... ¡en plena crisis!

Pues sí. En concreto, fue a lo largo del 2009, aunque esta situción económica ya llevaba meses así. De hecho, Antonio Argandoña ya habló en el IESE de ella en el 2007. La calificó de”crisis financiera” y pronosticó que iba a ser larga. Vaya si acertó.

Desde Winkel usted propone soluciones. ¿Y cómo lo hace?
Bueno, hay que tener en cuenta de que no existe una receta universal para todos los problemas. Primero debes empaparte de cada uno de los perfiles que se te presentan y conocerlos a fondo para hacer un diagnóstico que sea lo más aproximado posible a al realidad.

¿Y se ocupa de todo tipo de empresas?

Esencialmente de las pequeñas y medianas. De hecho las empresas grandes tienen una estructura en la que sus áreas operativa, fiscal, y financiera, acostumbran a estar lo suficientemente bien cubiertas por profesionales especializados. El gap, es decir, el hueco de mercado está en las Pymes y es ahí donde trabajamos.

¿Y hay muchos tipos de Pymes?
En realidad, hay muchas maneras de catalogar esas variantes: de entrada, por su cultura. Por ejemplo, hay empresas que siempre han repartido dividendos. Pues bien, lo que se intenta es que eso no cambie de hoy para mañana... Otras, en cambio, pagan a sus propietarios con buenos salarios y prefieren reinvertir los beneficios restantes, pues lo mismo. Es muy importante respetar la cultura de cada empresa.

Sin embargo, en las pymes acaban introduciendo a gente de fuera y esto puede desvirtuar el objetivo inicial de la empresa, ¿no?
Es lógico que en muchos casos esas empresas hayan ya hecho eso. Pero otras en cambio, han optado por formar bien a las sucesivas generaciones. A nosotros esto, nos es irrelevante. Si nos piden ayuda, lo que haremos será decirles la verdad, y si hay que reemplazar piezas, pues se hará. Con el mínimo daño posible, claro está.

¿Son expertos en todas las áreas?
De hecho, mi experiencia anterior como responsable financiero en empresas más grandes, me da una visión perfecta de los problemas que pueden tener esas Pymes. A lo que es probable es que te encuentres a un excelente fiscalista que lleva acarreando otras áreas por obligación.

Y así, generalizando, ¿Cuál es ahora mismo el principal grito de ayuda que le llega a usted por parte de esas empresas que le solicitan sus servicios?
Bueno, sobre todo el tema financiero. De hecho creo que la clave para muchas empresas hoy es obtener dinero de los bancos. Para ello, en algunos casos conviene reestrucurar todo el operativo de esa compañia, hacer un plan de negocio atractivo para las entidades financieras, y se supone que el dinero acabará llegando.

Pero si dicen que el grifo está cerrado...
No, le aseguro que no es cierto. Sí que es verdad que aún no se ha cerrado el proceso de reestructuración de bancos y cajas, pero ya hay entidades que te están pidiendo proyectos. Mis contactos no hacen más que recordármelo.

¿Me está diciendo que sus contactos en los bancos le dicen que quieren prestar dinero y no hay clientes?
No, no son los bancos, son los contactos profesionales que tengo en el mundo financiero. Y sí, cada vez que me encuentro a uno, me da la tarjeta y me recuerda que si tengo algun buen proyecto entre manos, que se lo presente.

Pues entonces debe usted tener ofertas para entrar en consejos de administración de Pymes a diario...
Bueno, no se trata de entrar en los consejos, pero si de asistir a ellos, de comprobar el estado real de la compañia. Mire, hay empresas con enorme potencial, excelentes negocios, que incluso son solventes o a punto de serlo, y a los que simplemente hay que hacer algunos retoques a la empresa por aquí y allá. Eso es lo que hacemos, es lo que me gusta y es, además, gratificante...

¿Trabaja dependiendo del éxito de su intervención?

Una parte de los honorarios, normalmente los que situo en el tramo final, es decir, la consecución de la financiación necesaria, sí, es a éxito. Pero esto es sólo el final de un largo proceso. Previamente ha habido mucho trabajo en la reestructuración de la organización. Y ante todo, mucha sinceridad para afrontar los problemas graves.

¿Incluso si saben que la empresa que les pide ayuda no podrá levantar el vuelo?

A esas empresas trato de explicarles que no hay negocio en su negocio. Y en esos casos, podemos ayudar a salir con el menor daño posible, con acuerdos con bancos, clientes, proveedores... he conocido a muchos empresarios que prolongaron la vida de su no-negocio y se hipotecaron y lo perdieron casi todo.

A veces para evitar este desenlace se da entrada a nuevos socios o de capital riesgo...
Sí, es cierto y las estadísticas nos dicen que en este tipo de pequeñas y medianas empresas, las cosas con entrada externa, no acostumbran a ir bien. Por eso la solución está en el dinero de las entidades financieras. Y hágame caso: hay que saber hablar en el lenguaje de las mismas. Yo lo que hago es de traductor a ese lenguaje.

Así, pues, no se trata de conseguir renovar esa póliza de crédito que tanta falta hace...
No, y ahí está el error. Para una Pyme, a veces esa es la única visión del problema. Si vas al banco solo a buscar eso, seguirás tropezando dia sí, dia no. Y lo que hay que hacer es sentarse, respirar y mirar más allá de todo ello. Yo solo les pido libertad para reestructurar y reorganizar lo que veo que no está bien.

Hemos hablado de pymes pero de la crisis en general, ¿hasta cuando cree que va a durar, esto?

Creo que son varias las cosas que deben pasar: así, para empezar, las entidades financieras tienen que finalizar su reestructuración, y los estados tienen que plantear seriamente un nuevo método de funcionar. Lo cierto es que el gasto público ha ido más allá de lo que podia ir y mientras las empresas han ido apretándose el cinturón año tras año, los paises han mantenido centenares de miles de funcionarios y un gasto público financiado a precio de oro.

Si, es algo grave...
Y se han emitido bonos a intereses como el 8 por ciento y eso ha ido hinchando más y más el globo. Y el euro se ha demostrado un problema para una Europa con políticas económicas tan diferentes de un sitio a otro....

¿No podemos acabar bien, pues?
Yo creo que lo bueno de todo esto es que, cuando acabe, va a dar paso a un mundo mucho mejor.