Director general del Hospital Clínic de Barcelona

Josep M. Piqué

Reinventando el modelo sanitario

“El ‘todo incluido’ en sanidad es dificilmente sostenible”

“Creo que hay que mantener una sanidad gratuita pública, pero habrá que buscar por donde rebajar ese “el Estado lo paga todo”. Pienso sinceramente que nos dirigimos a un modelo intermedio”

Martes, 13 de Septiembre de 2011
En pleno debate sobre los (dolorosos pero al parecer necesarios) recortes sanitarios, nadie mejor que todo un director de uno de los hospitales más prestigiosos del país para hablarnos de este y otros temas. El Hospital Clínic de Barcelona, fundado en 1906, es el principal proveedor público de su zona, con una población de 540 mil habitantes y, a la vez, funciona como hospital terciario y de alta complejidad, desarrollando líneas de actividad para los pacientes, no sólo de Catalunya sino también de toda España e incluso a nivel internacional. Desarrolla actividades no sólo en el ámbito médico y quirúrgico sino también en el asistencial, la investigación y la docencia.
“La clave para impulsar la investigación y otras iniciativas interesantes fue implantar el concepto de carrera profesional en el centro, que no obedecía a criterios de antigüedad sino de méritos.”

“Creo que hay que mantener una sanidad gratuita pública, pero habrá que buscar por donde rebajar ese “el Estado lo paga todo”. Pienso sinceramente que nos dirigimos a un modelo intermedio”

“Antes, 9 de cada 10 enfermos de sida morian, ahora casi todos se convierten en enfermos crónicos que sobreviven. Con los enfermos de cáncer se ha avanzado también extraordinariamente, pero el coste es demasiado alto. Así que algo habrá que hacer”
Con la que está cayendo, ¿cree que la sanidad española aún está en lo alto de los rankings mundiales, tal y como decían hace unos años?
Este es un tema que como sabe, ha generado mucho debate. Creo que lo primero que hay que decir es que nuestro modelo, el de “todo incluido”, es decir, una sanidad universal para todos, es poco habitual en el resto del planeta. En Europa, por ejemplo, solo la Gran Bretaña lo tiene parecido.

Algo bueno tenemos, pues

Si, pero ello conlleva un problema, y es la generación de largas listas de espera. Pero no debemos olvidar que hay otros modelos, también en Europa, en los cuales algunas enfermedades o patologias quedan excluidas, otras solo se sufragan en un 30, o un 50 por ciento...  Lo que es cierto es que hemos adoptado un modelo, y claro, con la crisis actual, los recortes en este tipo han sido más traumáticos.

Usted que ha estado en los Estados Unidos, allí el modelo es distinto
En Estados Unidos, es más que probable que te salven la vida si has tenido un infarto, o un accidente grave. Pero el sistema sanitario te puede arruinar si lo que ocurre es que tienes un accidente que te lleva a una UCI y tienen que permanecer allí seis meses ingresado. Asi que, sí, te salvan pero el by pass que necesitas para poder vivir, ¿quien lo va a pagar?

¿Y cree que con la crisis vamos a este tipo de modelo? 

Pienso sinceramente que nos dirigimos a un modelo intermedio. El “todo incluido”, como le decía es dificilmente sostenible. Hace 4 años, por ejemplo, me pidieron de El Pais un artículo que yo titulé “Houston, tenemos un problema”, en el que ya  apuntaba todo esto. Así que creo que hay que mantener una sanidad gratuita pública, pero habrá que buscar por donde rebajar ese “el Estado lo paga todo”. Los paises nórdicos, por ejemplo, se adelantaron a la crisis e hicieron su reforma. En Holanda han comenzado un proceso hace un par de años de fusión de hospitales.

En el Clínic también se ven pancartas contra los recortes...

Los médicos y las enfermeras han entendido el problema: hay que aunar esfuerzos, y realizar pequeños sacrificios personales, así que las protestas que se pueden ver en nuestras paredes están protagonizadas por trabajadores que no pertenecen al colectivo profesional médico. Y hay que decir que la masa es normalmente, silenciosa. Son una minoría los que hacen ruido. Pero lo hacen, y bastante, por cierto.

Y no parece que el tema no pinta demasiado bien...
Por eso creo que más pronto que tarde habrá que afrontar los retoques del modelo. Antes, 9 de cada 10 enfermos de sida morian, ahora casi todos se convierten en enfermos crónicos que sobreviven, pero pasan a depender de un sistema sanitario universal. Nuestra tecnoilogia es cada vez mejor y eso también contribuye al descenso de la mortalidad. Los avances en la lucha contra el cáncer en los últimos años estan dando resultados excelentes y son muchos los pacientes que logran superar su enfermedad pero que quedan supeditados al seguimiento durante cierto tiempo. El coste de la Sanidad, pues va a seguir aumentando, y por lo tanto, algo habrá que modificar.

No sé si estos esperanzadores avances tienen algo que ve con el hecho de que en los últimos años se han incrementado las vocaciones médicas
Bueno, creo hay diversos motivos que pueden explicar esto. Uno es el de la feminización de la Universidad y en concreto de la carrera. Hoy, 8 de cada 10 estudiantes de Medicina son mujeres. Y ellas ven en esta profesión muchas ventajas, ya que pueden ralentizar el periodo de formación para poder hacerla mas compatible con su vida personal. Y también porque da una estabilidad profesional que se alargará  bastante tiempo dentro de la empresa.

Pero no sé si un gran hospital como este debe gestionarse como si fuese cualquier otra empresa
Pues, creo sinceramente que no hay una sola manera de gestionar un hospital. Habrá tantas como clases de hospitales o directores generales. Muchas veces, esas diferencias se deben al propio perfil de quienes lo gestionan o, como pienso que es  nuestro caso, al perfil concreto del centro.

¿Y cree que los políticos tienen que dejar trabajar a los médicos?
Mire, hay un problema permanente en este pais, y es esa necesidad de la política de invadir ámbitos muy específicos que quizá no les incumben. Y la medicina es uno de ellos. Y en este campo, para llegar a la excelencia, no es solo eso apoyo digamos político, lo que se necesita, insisto, sino también tener la complidad de los profesionales que trabajan a tu lado. Y creo que nosotros, en este sentido, somos un modelo de unidad de criterio.

¿Por eso dicen que el Clínic tiene algo que le hace distinto?
Bueno, habría que retroceder casi 30 años para entender mejor esta cuestión, cuando el Estado transfiere las competencias de Sanidad a la Generalitat. Sin embargo, el Clinic era un hospital universitario, que no dependia de la Generalitat sino de un consorcio en el que estaban el Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación y el propio Ministerio en Madrid. El hecho de estar controlado, por decirlo de algún modo, más desde la distancia, creo que dio al Clínic ese rasgo diferencial. Las decisiones se tomaban más deprisa, se tomaban por parte de los profesionales y habia, casi siempre, un rápido consenso.

Un consenso casi asambleario...
Cierto, no habia por qué reunirse en asamblea, las cosas eran más sencillas. Todos nosotros éramos profesionales de la medicina y eso guiaba el dia a dia. Se implantó, por ejemplo, el concepto de carrera profesional en el centro, que no obedecía a criterios de antigüedad sino de méritos. Eso fue clave para impulsar la investigación y otras iniciativas.

Y lo mejor es que nadie les pedia cuentas...

Si, no creo que el consorcio pusiera pegas, porque todo iba funcionando bien. Eso sí, a veces se decidian cosas que podian parecer extrañas desde fuera...

¿Por ejemplo?
Pues si el aumento salarial, aquel año, se habia decidido que fuera un 12%, nosotros decidiamos subirnos solo el 11%. Y poníamos en un fondo, este sobrante, dedicándolo a la investigación. Y eso servia, por ejemplo, para enviar a nuestros médicos más prometedores a los Estados Unidos, a completar su formación, a hacer investigación. Con ello fuimos creando una dinámica enorme que acabó diendo sus frutos años después.

Con este tipo de política, parece que huyen de liderazgos en la gestión y son como un régimen de gabinete, más que presidencialista, ¿no?
Sí, aunque en el tema de liderazgo, no estoy del todo de acuerdo. Por ejemplo, el Doctor Rodés, un reputado hepatógo, nunca habia hecho de gestor. Y en 2003, se convirtió en el director general. Y debo decir que su liderazgo como médico, en su especialidad, era suficiente garantia del éxito de su gestión.

Hablando de directores generales que le precedieron, usted tomó el relevo del Doctor Raimon Belenes, un experto en gestión
Si, es verdad que en la mayoria de casos de nuestra Sanidad, los gestores son médicos que dejaron la práctica médica, hicieron cursos y Masters de gestión y desde entonces no han vuelto a tener contacto con pacientes. Ese es el caso de mi predecesor, efectivamente, pero debo decir que ese perfil no ha sido el que ha predominado en la historia del Clínic.