Director de Banca Privada de Mirabaud Gestión en Barcelona

Tomás Termens

“Necesitaremos más cambios en nuestra economía”

“Estamos en crisis, de acuerdo, pero desde el exterior también se consideran aspectos interesantes de nuestra economia: sectores emergentes, energias, TIC, clusters específicos con mucho I + D..."

Martes, 07 de Junio de 2011
Por definición, el capital, el gran capital, es discreto en sus actuaciones. Pero la crisis que estamos viviendo ha provocado que las entidades bancarias tengan, involuntariamente, un inusitado protagonismo. Sin embargo, no todas son así. En Ginebra, (Suiza), hace casi doscientos años, en 1819, se constituyó Mirabaud & Cie, banquiers privés, una de las bancas más antiguas del país y de Europa. Se proclaman fieles a su “tradición de deferencia y confidencialidad, escucha atenta y meditado asesoramiento, saber hacer y pasión por la vida”. Son un grupo financiero de dimensión internacional. Hoy hablamos con su director en Barcelona.
“El riesgo empresarial es alto, y por ello es importante tener con los clientes una relación estrecha, de transparencia y total confianza, porque las decisiones que se puedan llegar a tomar sean del todo consensuadas”

“El sector financiero español arrastra problemas, derivados del sector inmobiliario. El boom ficticio, los precios irreales de la vivienda, han tenido lugar, curiosamente, en España y en el mundo anglosajón. En el resto de Europa, en cambio, no se ha sufrido tanto. Y es que llegamos a depender en un 16% del PIB del ‘tocho’”

“Estamos en crisis, de acuerdo, pero desde el exterior también se consideran aspectos interesantes de nuestra economia: sectores emergentes, energias, TIC, clusters específicos con mucho I + D... Pero eso sí, se necesitará de un esfuerzo y más cambios en nuestra economia”
Confirmemos el tópico. ¿La Banca suiza continúa siendo la número 1?
Bueno, creo que para ser concreto, habría que diferenciar dos grandes bloques, muy distintos entre sí. Por un lado está la banca comercial, la más conocida, Credit Suisse o UBS por ejemplo, que son estructuras muy parecidas a las que otros bancos tienen en el resto del Mundo. Luego está la “otra” Banca suiza, la formada por esos pequeños bancos que nacieron como gestores de patrimonios y que en Suiza, concretamente, están como agrupados por proximidad geográfica. 
 
Ya. Y Mirabadu es uno de ellos
Si. Con casi 200 años de trayectoria. Y pertenece al llamado grupo de Ginebra.
 
Y para que nos hagamos una idea ¿Cuáles es su papel aquí?  
Bueno, el objetivo de la entidad es la gestión de patrimonios. Pero nosotros tenemos otras funciones, aquí. Trabajamos con ellos, más al estilo de un bufete que no de un banco. Y esto hace que durante un tiempo, podamos colaborar juntos en un proyecto. Si la cosa va bien, pasaremos a ser socios, y por ello, a tener una responsabilidad ilimitada en todas aquellas cosas que afecten a sus clientes.
 
Suena muy bien, pero no deja de ser una espada de Damocles. Si la cosa acaba torciéndose...
Bueno, es el riesgo que hay que correr. Para eso estamos, ¿no? Por ello es esencial tener con los clientes una relación estrecha, de transparencia y total confianza, porque las decisiones que se puedan llegar a tomar sean del todo consensuadas, y las hayamos decidido habiendo escuchado a todo el mundo. 
 
Pues no parece que en estos últimos años la banca haya tomado decisiones muy acertadas
Creo que hay que aclarar un concepto. La banca privada suiza, a diferencia de la norteamericana o la de otros países, se caracteriza porque sus productos no son precisamente sofisticados. Son bastante tradicionales, y en ellos no hay mucho secreto.
 
Aún así. A sus clientes ¿qué les aconseja que hagan con su capital? 
No puedo contestar a esa pregunta generalizando, porque cada caso es particular. Pero si que le diré que nuestros clientes deben contarnos qué quieren, hasta donde están dispuestos a arriesgar y hasta donde no, y de esa relación de conocimiento saldrá una propuesta que le haremos.
 
Esto es lo que teóricamente deberían hacer los bancos, ¿no?
Pues si, sobre el papel, si. Algunos de los clientes están dispuestos a unas cosas, otros, a otras. Pero hay un factor esencial que no se ha tenido en cuenta: la comunicación. Es una de las claves. Entre otras cosas, porque, como le decía antes, los productos que ofrecemos no son difíciles de entender en absoluto, y en definitiva, que sabemos exactamente y en todo momento lo que compramos y vendemos.
 
Y por lo que ser refiere a su target de clientes. ¿El corte está muy alto?
De hecho, estamos en dos frentes: el del gran patrimonio, pero también el que podríamos llamar medio. Desde 300.000 euros, podemos trabajar para cualquier cliente que nos contacte.
 
Y eso de que dicen algunos bancos que están conectados las 24 horas con su cliente debe ser algo exagerado, ¿no?
Sí, no una imagen demasiado ajustada. Pero sí es cierto que, en nuestro caso, la relación con el cliente es bastante más estrecha que en otros sectores de la Banca. Un ejemplo es el consejo que damos a nuestros clientes sobre cómo y cuando deben hacer un testamento. Básicamente, para evitar sustos y disgustos en el futuro. 
 
Una buena advertencia
Se trata de ayudar a pensar a la gente para que acabe de tomar las mejores decisiones. Cuanto mas ayudes a pensar, más acertada será la decisión.
 
Vaya, ayudan a la gente a que duerma más tranquila...
Ganar, lo que se dice ganar dinero, todo el mundo quiere. Y a veces, el riesgo se puede llegar a correr con productos tan aparentemente estables como la renta fija. 
 
¿Es pues un buen momento para la captación de fondos?
Es difícil de decir... lo que está claro es que en Mirabaud, tras la adquisición de Venture, que llevaba tiempo especializada en el área mas institucional, ha tratado de cubrir el flanco que tenía menos cubierto: la gestión de patrimonios, ya sea via Sicav, via fondos de inversión, mandatos... que de hecho, es el tema en el que me he desenvuelto siempre. 
 
Y ahora, con lo que está cayendo, ¿Cómo se nos ve desde fuera? ¿Desde Alemania o Francia, por ejemplo..?
Con cierto recelo, la verdad. El sector financiero español arrastra problemas, derivados del sector inmobiliario. No descubro nada al decir que el boom ficticio, los precios irreales de la vivienda, han tenido lugar, curiosamente, en España y en el mundo anglosajón. En el resto de Europa, en cambio, no se ha sufrido tanto. Y es que llegamos a depender en un 16% del PIB del “tocho”. Y esto no podía ser. 
 
Por tanto, no nos tienen como una opción, al menos, corto plazo...
Yo no diría tanto. Pero a pesar de que se nos vea con ese lastre, también se consideran aspectos interesantes de nuestra economia: sectores emergentes, energías, TIC, clusters específicos con mucho I + D... Pero eso sí, se necesitará de un esfuerzo y más cambios en nuestra economia.
 
Pero no somos los únicos. Hay otras economías que ya están reaccionando
Por esto le decía lo del esfuerzo. Hoy todo el mundo corre mucho, los llamados emergentes están creciendo a mucha velocidad. Paises en Sudamérica, no digamos Brasil, pero también en Argentina, Chile, o los paises subsaharianos que no sufren de conflictos étnicos o políticos están haciendo los deberes y hay que ponerse las pilas. Y eso, los mercados lo saben...