Jordi Mas y Meritxell Hernandez

“La clave del éxito está en salir fuera”

Martes, 24 de Mayo de 2011
Por suerte, ya queda desfasada la idea de que el ecologismo es cosa de cuatro hippies con tanto idealismo como poco sentido práctico. La sociedad va encaminada a tener una mayor concienciación y respecto por el medio ambiente, y hoy les presentamos un buen ejemplo: Marcadiferencia, una empresa que busca soluciones creativas e innovadoras a los graves problemas medioambientales existentes en forma de nuevos productos, aportando valor añadido y una gran dosis de aprendizaje y concienciación en la ciudadanía.
“Estar en el lugar oportuno en el momento adecuado es uno de los  secretos del éxito empresarial. Pero no debemos olvidar que para que esto suceda tiene que haber detrás años de trabajo y muchos esfuerzos invertidos. Y tener suerte, claro” 
 
“Hemos tenido ofertas de compra pero no queremos entrar aún en este terreno. Nosotros solos, sin tener que recorrer practicamente a los bancos, hemos ido sacando adelante cada uno de nuestros proyectos practicamente con los beneficios del producto anterior”
 
“Nos viene gente con patentes antiguas para hablar con nosotros y lanzar al mercado un nuevo producto con la esencia del antiguo, pero ahora estamos en un momento en que lo tenemos que tener muy claro para arriesgarnos”
Su producto estrella ahora mismo es el Boc’n Roll, hay miles ya en todos los rincones
Sí, es cierto que ha sido el producto quizás mas conocido de entre los muchos que en estos 5 años hemos creado. Se trata de un producto para envolver el desayuno, sean bocadillos, piezas de fruta o galletas. Es perfecto para llevar, es reutilizable, lavable y evita la utilización de productos desechables. Y además puede ser personalizado, lo que no deja de ser constituir otro aliciente. 
 
Un producto que además innova, sobre todo, por el material del que está hecho
Sí, porque tiene varias funciones: transporte de alimentos, pero también  mantel improvisado. Pero sobre todo, la clave está en el material: algodón y poliéster por una cara, y un plástico endurecido en el interior. Los restos de comida se quitan con un trapo, y si es necesario, porque la suciedad es extrema, se pone a la lavadora y a la mañana siguiente está como nuevo. 
 
Aparte de las evidentes ventajas, no podemos olvidar que la campaña de marketing fue espectacular 
Aprovechamos las nuevas tecnologías para hacer una campaña de marketing viral y luego hicimos una rueda de prensa en que presentamos el producto. Pero la idea que teníamos para presentarlo creo que fue lo mejor. Y en realidad era también “reciclada”. 
 
¿Ah si? 
La idea fue que mi abuela, que en su dia nos habia explicado que hace décadas, en Catalunya, se utilizaba pafra todo el “mocador de fer farcells” es decir, el pañuelo para anudarlo todo, habia tenido la idea. La llevamos incluso a los medios de comunicación, y fuimos portada en más de una publicación.
 
Y lo mejor es que ha tenido mucho éxito 
Ahora estamos superando el millón de unidades vendidas. En la tienda, se vende a 7 €uros, y el producto, a lo mejor, sale a 1’5 €uros. Pero nosotros, por término medio lo entregamos a 2’5 o 3 € por distribuidor.
 
Una gran idea. ¿Habéis internacionalizado el producto? 
Si, por supuesto. Ya estamos en nueve paises europeos, y vamos a cerrar en los próximos dias, un par o tres mas.
 
Retrocedamos unos años y acordémonos de vuestro primer producto, aquel que os permitió hacer realidad vuestro sueño empresarial...
Fue hace cinco años, en el 2006, el año de la sequia. Había restricciones de agua y los ayuntamientos trataban de recetar medidas. Creamos un simple dispositivo que dosificaba el flujo de agua y conseguimos colocar mas de un millón y medio de nuestros simples artilugios. Fue el principio de todo. 
 
Sin embargo, cuando empezásteis, no parecía todo tan sencillo
Bueno, invertimos nuestros ahorrillos e hicimos fabricar 2000 muestras que enviamos a otros tantos técnicos de medio ambiente de 2000 municipios de  cada una de las Comunidades Autónomas del estado español. Y a través de internet, fuimos confirmando el interés, y después, los pedidos. Hubo unos cuantos factores que favorecieron el tema: la sequía, una elecciones, el hecho de que se pudiera personalizar... sólo en Castilla la Mancha se distribuyeron 300.000 dosificadores. Todo un éxito. 
 
Y cada año, un producto estrella. ¿Podéis destacar algun otro?
Pues las ruedas  con información variada, con imanes para poner en la puerta de la nevera. La información era básicamente de caracter medioambiental, como en casi todos nuestros productos. Hicimos un duro ejercicio de diseño gráfico, en el que hubo que invertir bastante dinero para que se pudiera recuperar.  
 
Entonces, ¿trabajáis para sacar un producto cada año? 
No, no. En estos últimos años hemos mantenido una política de venta de algunos productos, combinándolo con la innovación y el desarrollo en otros. No sé, por ejemplo trabajamos muy a fondo las bolsas ecológicas. Encontramos una fábrica en Alicante, pero resulta nos dimos cuenta de que fabricaban en China.
 
Y es entonces cuando os vais a China
Nos hemos dividido un poco el trabajo. Jordi es un poco el creativo y Meritxell se encarga de llevar las cuentas. Pero decíamos esto porque fue entonces cuando se produjo un hecho muy relevante en este artículo. 
 
¿Cuál fue?
En 2009, empezó desde las grandes superfícies comerciales una campaña brutal contra la bolsa de plástico, y fue cuando llegó el concepto de bolsa ecológica. Y decía que fue un hecho relevante porque nosotros ya estábamos por aquel entonces posicionados en un lugar preferente. Habíamos elaborado incluso una web específica, porque sabíamos que tarde o temprano el tema acabaría por estallar. Y cuando ocurrió, a finales de aquel año, nosotros estábamos ahi.
 
No hay nada como estar en el lugar oportuno en el momento adecuado 
En realidad, es uno de los secretos del éxito empresarial. Pero no debemos olvidar que para que esto suceda tiene que haber detrás años de trabajo y muchos esfuerzos invertidos. Y tener suerte, claro. 
 
Las ideas que lanzáis al mercado, ¿son enteramente vuestras o habéis tenido proposiciones para reinventar otros productos?
Bueno, ya está ocurriendo que nos viene gente con patentes antiguas para hablar con nosotros y lanzar al mercado un nuevo producto con la esencia del antiguo, pero ahora estamos en un momento en que lo tenemos que tener muy claro para arriesgarnos. No queremos perder el control de todo el proceso que se sigue en lo que hacemos. 
 
Por lo que veo, la relación de ex pareja sentimental pero pareja laboral os va bastante bien
Bueno, nos complementamos. Jordi es más bien caótico, algo desorganizado, es el creativo. Y Meritxell pone orden. Hay discusiones, por supuesto, pero siempre por temes menores. Y siempre acaban solventándose porque al final enriquecen el trabajo que hacemos. 
 
Con el ritmo que lleváis, no sé si os han hecho ofertas de compra, ya...
Sí, han habido ofertas. Pero no queremos entrar aun en ello. Nosotros solos, sin tener que recorrer practicamente a los bancos, hemos ido sacando adelante cada uno de nuestros proyectos practicamente con los beneficios del producto anterior.
 
Pues entonces, para vosotros, ¿cuál es la clave del triunfo?
Tal como está la economía aquí, la clave está en salir fuera, en la internacionalización. Gracias a ello, y de momento, el primer cuatrimestre del año no ha sido malo. Y ello ha contribuido, como decíamos que con los beneficios que hemos sacado de un producto, sean  las bolsas recicladas, el reductor volumétrico para las cisternas de water, las bombillas de bajo consumo, o el cenicero monedero, hemos podido financiar el próximo proyecto.