Director de Campaña del PP en las Elecciones Autonómicas de Catalunya

Francesc Vendrell

Los medios de comunicación, fundamentales en la transmisión del mensaje

"Un director de campaña es un hombre orquesta"

Vendrell ofrece una amplia experiencia y su conocimiento empresarial a la dirección de la campaña del Partido Popular en Catalunya

Lunes, 18 de Septiembre de 2006
Francesc Vendrell comenzó en la política hace aproximadamente 30 años en un partido que evolucionó hasta ser Centristes de Catalunya,  pero con la victoria del Partido Socialista de 1982, dejó este mundo para trabajar en el sector editorial, donde estuvo varios años en América Latina.
En 1994, volvió, enrolándose en las filas del Partido Popular, pero en Madrid. Cinco años más tarde, Josep Piqué le pidió que viniera a Barcelona y, desde entonces, ha dirigido las tres últimas campañas del PP en Catalunya.

"Durante una campaña, sabes que dormirás poco y trabajarás mucho"


"Ahora, el objetivo es hacer llegar los mensajes a la misma casa de la gente"


"Lo importante en un candidato es la naturalidad"


"Un director de campaña no debe intentar mandar, sino coordinar, escuchar y sintetizar"


Usted tiene una enorme experiencia dirigiendo campañas políticas

Sí, ésta sería la…  a ver... estuve en mi etapa anterior en la política en las del 77, las del 79 y las autonómicas del 80. Después, ya con el Partido Popular, en las de 2003, 2005. Con lo que sería la sexta ocasión como director de campaña.


¿Se ve dirigiendo muchas más?

Cuando estás en una campaña, estás harto. Por lo que, subjetivamente, no me veo dirigiendo ninguna otra campaña, aunque es cierto que, con el tiempo, se gana experiencia y las cosas van más rodadas. Ahora, objetivamente, las cosas en la vida tienen su etapa y su edad. Y a mí me gustaría que, dirigiendo, dirigiendo, fuera la última. De cualquier manera, ahora, se nos vienen encima varias campañas seguidas, con lo que quizá tenga que encargarme de alguna más.


¿Quién mejor que usted para definirnos a un director de campaña?.

En principio es un hombre orquesta que debe saber tocar todos los instrumentos. Por otro lado, no debe intentar tanto mandar, pero sí coordinar, escuchar y sintetizar. Debe tomar decisiones rápidas, dependiendo del momento. Las campañas cogen ritmo, son intensas…


No dormirá mucho durante el periodo de campaña, ¿verdad?

Sabes que dormirás poco y trabajarás mucho los siete días de la semana y eso es inevitable. Pero aunque todo esto lo hagas durante dos meses (incluyendo la precampaña), también es cierto que coge ritmo. Al principio analizas mucho, pero en los últimos quince días tienes poco tiempo de analizar y debes tomar muchas decisiones sobre la marcha.


¿Qué tipo de decisiones?

Pues, desde cómo se replicarán las declaraciones que ayer hizo o que acaba de hacer hace un momento no sé quien. Qué mensaje se transmitirá hoy. ¿Cómo vas a explicar para que te entiendan aquello que quieres decir sobre vivienda, economía o seguridad. Es algo complejo, pero muy divertido. Repito no es un tema de mandar ni de dirigir, sino de coordinar, de sintetizar.


Vayamos a la campaña, ustedes ya tienen su lema, ¿cómo se elige un lema?

Se habla con una o varias empresas de publicidad. En el caso concreto de esta campaña, hablamos con varias en el mes de julio. Las reúnes. Lo haces de forma transparente: les explicas lo que quieres, lo que deseas, cómo ves la "jugada", les das encuestas, material, se hace un breafing. Explicas a quién te quieres dirigir, les cuentas la realidad sociológica. Acabas eligiendo una y la incorporas al equipo de campaña.


¿Tanta importancia tiene el apoyo externo?

Desde luego. Hay dos temas por los que, como profesionales y hasta sin importar a quién votan, son de vital importancia. Primero, porque es bueno que se implique en los debates, en el día a día, en si pongo el atril a la derecha o a la izquierda. Segundo, porque tienen otra visión del mundo y no están atrapados en nuestras neuras políticas particulares. Hay veces que nosotros daríamos cosas por sentadas, pero los ciudadanos normales piensan "de qué hablan". Caer en un error como éste puede ser evitado por una buena agencia externa.


Me imagino que la empresa externa también juega un papel fundamental al diseñar la estrategia de comunicación.

Por supuesto. Y la importancia de esta estrategia es básica. Desde cómo organizas el meeting, hasta cómo planteas la entrevista, el anuncio, la valla publicitaria. En todas las oportunidades que tienes, intentas comunicar lo que tú piensas para, así, obtener confianza.


Dentro de la estrategia, ¿qué es más importante utilizar los medios de comunicación para transmitir el mensaje o el trato cara a cara con la gente?

Obviamente, los medios de comunicación. Por más "caras a caras" que quieras hacer con los ciudadanos, jamás llegarás a los números que puedes llegar utilizando los medios de comunicación y es eso, una cuestión de números.


Explíquese.

Por ejemplo, montas una cena a bombo y platillo y ¿con cuántos puedes hablar, con 100, con 120, con 150 personas? Si te viene la prensa a la misma cena y te sale un corte por la televisión, aunque sólo sea de 10 segundos, te están viendo 600.000. Con todo el respeto por los 150, tienes que pensar más en los 10 segundos de la televisión.


Pero, ¿esto no era así cuando usted empezaba en la política?

No, desde luego que no. El tema ha ido evolucionando. Recuerdo las campañas de los setenta, las primeras en las que participaba, primeras democráticas después de la dictadura.  Eran muy diferentes. Estaban basadas en los meetings, en los carteles que se colgaban por la ciudad. Estamos en otro mundo, en otra manera de hacer llegar los mensajes. Ahora se hace hasta la misma casa de la gente.


Y en todo esto, ¿qué papel juega internet?

Cada vez tiene más importancia, aunque es difícil de estudiar… El mundo político es un mundo de seguridad y hábitos. Todos tenemos claro que la publicidad que vale, si es que alguna vale, es la de radio básicamente. En prensa -todos lo sabemos-, los anuncios los pones por otros criterios. Yo creo que internet es importante porque en las campañas te diriges a diferentes sectores: a los tuyos, a tus votantes fieles, y a otro sector, el del voto de la normalidad, el que está dispuesto a pasar de un partido a otro, de una opción a otra. El votante fiel del partido socialista o de Esquerra Republicana no me interesa. El de la normalidad, sí. Es un ciudadano que se informa, que lee, un votante que suele entrar en internet. Por tanto, creo que cada vez va teniendo más importancia.

En unas elecciones todo gira alrededor del candidato, ¿cómo se le prepara?

Cada candidato tiene sus características. Por ejemplo, hablemos del debate. El día del gran debate televisivo se pueden encontrar candidatos que tienen que estar doce horas preparándolo, después descansar, para luego ir al debate con 200 asesores y 400 papeles. Hay otro tipo de candidato, el que está relajado, hace los actos normales y se lo toma con normalidad. Por cierto, el nuestro es de este tipo. 


¿Y qué hay de los pequeños detalles de los que tanto se habla, la corbata, el color de la camisa, la sonrisa…?

Hay algo de mito en todo eso, mito que, por cierto, viene de las series de televisión y las películas norteamericanas, no de las campañas reales norteamericanas. En el fondo, sí que cuidas cosas, como las escenografías generales, en los debates, en los actos. Si los haces por la televisión, sabes que debes poner atención al color del fondo… Ahora, a partir de aquí, en lo de la americana y todo eso hay mucho mito. Creo que lo importante es la naturalidad y si tu candidato mueve las manos al hablar, pues que las mueva que queda más natural.