Director de Comunicación del F.C. Barcelona

Jordi Badia

Más que un departamento de comunicación

"Comunicación, sinónimo de transparencia"

Badia ha dejado su sello impreso en un departamento que ha sufrido una transformación tan grande como la del mismo club desde la era Laporta.

Lunes, 02 de Octubre de 2006
Jordi Badia asegura que desde un departamento de comunicación se debe dar servicio a los medios, sin distinción alguna, y que ha de existir complicidad entre ambas partes.

"La posición de un responsable de comunicación es la de intermediario"


"Nuestro referente es la propia historia del club"


"Esta etapa me ayudará a ser mejor periodista"


"Hay personas en mi departamento que no han pasado por el periodismo y son excelentes profesionales"


¿Ha sido grande el paso del periodismo “convencional” al de servir a los medios de comunicación?

No, porque también es periodismo. El haber estado en los dos lados te da una perspectiva más grande de las cosas. Para mí ha sido positivo, pero no es imprescindible. De hecho, siempre había pensado que sería interesante saltar la barrera y mirar cómo era desde dentro. Como experiencia es interesante estar al otro lado del mostrador.


¿Por qué accedió a hacer este salto en el F. C. Barcelona?

Al cabo de pocos días de que Joan Laporta accediera a la presidencia del club, me propuso ser el director de comunicación y, por la afinidad que ya había entre los dos, accedí. Además, me motivaba el nuevo proyecto del Barça, las ideas que defendía y la coherencia existente con el proyecto. Sin esto, sería difícil ocupar un cargo así.


¿Hay mucha diferencia entre las dos maneras de hacer periodismo?

Mi posición es de intermediario. Sé lo que pasa dentro, cómo se hacen las cosas, el porqué de ellas y sé lo que hay detrás de las posiciones del club. Se trata de hacer entender a los de fuera lo que sucede dentro. Y, evidentemente, defender el proyecto. Me gusta explicarlo así, porque mi papel en verdad es el de un intermediario.


¿Prefiere que, al igual que usted, en su departamento haya gente con experiencia en los medios?

Como he dicho antes, no es imprescindible. Hay personas en mi departamento que no han estado en el otro lado y son excelentes profesionales. No es incompatible una cosa con la  otra. Pero sí pienso que el haber estado en las dos posiciones te da una perspectiva más amplia.


¿Qué diferencias hay entre llevar la comunicación del Barça, en sí una empresa, y la de una empresa común?

Es que el Barça no es exactamente una empresa. En una empresa no se elige la directiva por votación. Por tanto, aquí la responsabilidad cae en los directivos, yo estoy en un segundo término. Aunque los ejecutivos tenemos mucho que ver en llevar el día a día del club, si se piden responsabilidades, no me las pedirán a mí, sino a las personas a las cuales han votado.


Ha habido un cambio, una transformación en el Barça desde que la nueva directiva ocupó el cargo.

Una transformación muy grande. El departamento de comunicación también ha cambiado muchísimo, no tiene nada que ver con lo que había anteriormente. Al entrar yo era un departamento fragmentado. Es decir, la revista iba por un lado y se hacía externamente, la tele del Barça por otro, al igual que la web, el periódico del Camp Nou, los SMS... Lo primero que se hizo desde el departamento fue unirlo todo, vertebrarlo en un mismo departamento. Reunir todos los recursos del club destinados y después llevarlos a término. Para todo esto cuento con treinta profesionales en mi departamento que, en realidad, son pocos para lo mucho que hay por hacer. Como trabajo interno ha habido un cambio muy importante. 


¿Qué papel ha jugado en ello?

El de aportar ideas. El de pensar en el Barça de los próximos años. En su futuro. Saber hacia dónde tiene que ir el club y en la explicación de lo que se está haciendo. La comunicación no es la solución de los problemas, sino su explicación. 


El Barça genera muchísima información a nivel mundial, ¿lo llevan desde el club o se dejan llevar?

No se trata de llevar la información, sino de dar servicio. El Barça por sí solo ya la genera. El periodismo deportivo es diferente porque se admite la parcialidad, pero los medios deben ser independientes. Yo nunca he dicho a un periodista lo que debe escribir o decir; este no es mi trabajo. Otra cosa es que existe un grado de colaboración, de complicidad bien entendida. 


Hay temas que serían fáciles de tratar desde el aspecto de comunicación en cualquier otra empresa, pero en el Barça parece ser diferente, ¿cómo se ha trazado la comunicación del acuerdo con UNICEF?

La mejor manera es la máxima transparencia, cuando todas las preguntas tienen respuesta. La sinceridad ayuda. Por la parcialidad que antes comentaba, siempre existe gente que está en contra o a favor de todo. En el tema de UNICEF lo que se ha intentado desde el primer día es explicar cómo se ha llevado a cabo todo el proceso.


¿Cómo ha sido este proceso?

En el seno del club había dos debates paralelos: la publicidad en la camiseta (tema de la empresa Betandwin), porque hacían falta recursos económicos, y cómo lograr ser “más que un club” a nivel internacional, en un mundo cada vez más globalizado. Al ver que el tema económico estaba saneado y el obtener dinero no era prioritario, se optó por el acuerdo con UNICEF, más que un sponsor. La estrategia de comunicación que hemos seguido es dar toda esta explicación, tal como decía antes, de forma transparente.


Para trazar sus estrategias de comunicación, ¿se han basado en algún referente?

No, por supuesto que no. Esto no significa que no se deba estar atento a lo que hacen los otros, pero el F.C. Barcelona tiene suficiente capacidad para desarrollar modelos propios y actuar de la manera que a nosotros más nos gusta. Nosotros, como referente, preferimos tener la propia historia del club.
 

A nivel de comunicación el Barça funciona. ¿Marca la pauta a seguir a nivel nacional e internacional?

Sí, me parece que sí. Este club tiene una fuerza inmensa y cada vez es más seguido en más lugares del mundo, como Japón, China, Argentina… Este hecho hace que tengamos que ser prudentes y responsables con nuestros actos y las decisiones que tomamos. 


Si algún día deja este trabajo, ¿volvería a un medio convencional o preferiría seguir dando servicio a los medios como hace ahora en el Barça?

Lo que estoy haciendo en la actualidad lo considero como una etapa transitoria. He cumplido ya un mandato en el Barça y, justamente ahora, empiezo uno que debe durar cuatro años. A mí, cuando concluya esta etapa, me gustaría volver al periodismo convencional, porque creo que sería mejor profesional gracias a lo que he aprendido sirviendo a los medios de comunicación. Con esto, que quede claro, me refiero a mi persona en concreto, no lo digo comparándome con nadie.