Director General de e-life

Tomás García

"No hay más obstáculos para acceder a la tecnología que los prejuicios del propio consumidor”

Lunes, 06 de Noviembre de 2006
Hace tiempo que nos hemos dado cuenta que la informática no sólo ha facilitado extraordinariamente nuestro trabajo, sino también la vida que llevamos fuera de nuestra oficina, en nuestro tiempo de ocio. Y es por ello que hay aún un gran mercado por explorar. En el marco de la Feria Internacional de Informática, Multimedia y Comunicaciones (SIMO), que se celebra en Madrid este mes de noviembre, se encuentra e-life, un pabellón dedicado sólo al ocio digital. Esta es su segunda edición pero su consolidación ya es un hecho, según afirma su director general, Tomás García.

“La tecnología aplicada al ocio se ha negado a una parte importante de este país, en el que cerca del 100 por ciento de la población tiene en sus manos un aparato de ocio digital, pero en el fondo no tiene mucha idea sobre cómo aprovecharlo al máximo”


“Estamos en una sociedad tecnológicamente avanzada y por ello se ha abierto un proceso de desmitificación de la tecnología, pues todo el mundo la va a tener. Y las marcas van a verse obligadas a ponerlo fácil de una vez por todas”


“Nos encontramos a una situación parecida a la de hace diez años, en la que había una tremenda evolución a la que todo el mundo se apuntó”


“Con Internet, el mercado seguirá siendo el de siempre, sólo que de pronto tendrá un nuevo medio vigoroso, nuevo, que vendrá a complementarlo”


Bien, la primera pregunta parece obvia: ¿qué es e-life?
 
Podemos definir e-life SIMO como un evento anual, dedicado al ocio digital. Es un nuevo combinado, una  mezcla de festival, de feria, de sala de exposiciones, de tienda, de punto de encuentro, que está dirigido a todas aquellas personas que no son profesionales y quieren aprovechar mejor su tiempo libre a partir de las inmensas posibilidades que ofrece el mundo digital. Aquí lo interesante es que está dirigido al consumidor general, pero con la más avanzada tecnología. 


¿Puede hablarnos de cómo se estructurará e-life?
 
Queremos que aquellos que asistan puedan vivir una experiencia del ocio digital completa.  Hemos delimitado e-life SIMO en cuatro fases. La primera es aquella tecnología que ya tenemos, que ya podemos utilizar, pero que con frecuencia ignoramos. No sé, por ejemplo: saber que al ver un partido de fútbol en directo se puede “parar”, ir a buscar una cerveza y volver a ponerlo justo donde lo habíamos detenido.


Parece interesante.
 
Y lo es. Más de lo que pensamos. Por ello pasamos a la segunda fase: el tener interés para descubrir este tipo de cosas. Así que los visitantes que se acerquen a e-life SIMO, con un mínimo de conocimiento tecnológico, resolverán las dudas que se planteen sobre lo que se debe hacer para tener aquello que nos gusta.


¿Y si no lo saben?
 
Aquí es donde entra la tercera fase: tener la certeza de que el visitante pueda tener todas las posibilidades y ocasiones del mundo para probar, tocar o disfrutar aquello que tecnológicamente ha llamado su atención. Como consecuencia de ello, tenemos la última fase: que este visitante tenga la oportunidad de comprar el aparato que ya ha probado y le ha gustado.


E-Life SIMO se entiende dentro de un contexto puramente lúdico.
 
Pero no es sólo eso. No es sólo una inmersión en el ocio digital. También, es tener la posibilidad de descubrir, aprender y contactar con otras disciplinas que no son estrictamente lúdicas, aunque sí entran en el terreno del ocio. Como el cine o la música, por ejemplo. 


Pero la acepción es demasiado grande. ¿Qué áreas ocupa?
 
Sí, creo que una de las tareas más complicadas por parte de los organizadores de e-life es saber delimitar qué es exactamente el ocio digital, así que nuestro evento nace con la pretensión de traer aquello que consideramos lo más importante. En esta edición, por ejemplo, habrá siete áreas, entre las que podemos mencionar una exposición genérica para difundir la tecnología; un espacio dedicado al cine digital, otro dedicado a la música digital, con la presencia de videodj’s; un hueco importante para los juegos; otro a la navegación por internet y otro consagrado a las tiendas y stands de las marcas, en las que se podrán ver las últimas novedades de los fabricantes.


Tenemos entendido que hay un personaje en el área de exposición genérica que responde al nombre del Dr. Yell. ¿Quién es?
 
Se trata de un personaje de cómic, cuyo nombre es el acróstico de Young Electronic Life Lovers. Lo sabe todo del ocio digital y tiene como misión transmitir la tecnología a todo el mundo de una forma directa. Para esto, el Dr.Yell es clave. Permite explicarte la tecnología de forma simpática, divertida y clara. Estará presente en paneles, videos y animaciones. Sus discípulos, que estarán vestidos como él, con su bata y su capucha, pretenden resolver las dudas que a uno le puedan surgir. Puedes acercarte y preguntarles todas tus dudas.


La idea de e-life es que va dirigida a todo el mundo, no sólo al profesional.
 
Sí, porque tenemos la sensación de que la tecnología, aplicada al ocio, se ha negado a una parte importante de este país, en el que cerca del 100 por ciento de la población tiene en sus manos un aparato de ocio digital: desde un teléfono con cámara hasta un MP3 o un aparato de TDT. 


Todo esto ha favorecido una especie de democratización de la tecnología

Es cierto, estamos en un momento en el que todo el mundo vive la tecnología y el ocio. Creemos que somos una sociedad tecnológicamente avanzada y por ello se ha abierto un  proceso de desmitificación de la tecnología, pues todo el mundo la va a tener y las marcas van a verse obligadas a ponerlo fácil de una vez por todas. Como en el caso de los teléfonos móviles, en que al principio parecía que sólo podían ser propiedad de unos pocos privilegiados. 


Sin embargo, parece que la tecnología se desarrolla especialmente en la juventud
 
Porque ha sido quien la ha descubierto. Pero con los años, afectará a todas las franjas. Aquí no hay target, no hay objetivo de edad. E-life no segmenta, es para todo el mundo. Entendemos que el ocio digital está al alcance de todos. Lo que pretendemos en e-life es que tú entres y tú mismo te autosegmentes, delimites tus propias áreas de interés.


¿Cuáles son a su juicio los principales frenos para acceder a la tecnología?

El principal, los propios prejuicios del consumidor. No hay más.

 
En medio de una feria como el SIMO está la publicidad. Usted forma parte de "Quinteam!", una agencia que nació en el año 2000 y que aprovechó toda esta fiebre

Sí, como le decía, con las nuevas tecnologías, el mercado se anima, se empiezan a ver posibilidades, los contenidos no sólo son textuales… Desde aquí hay una explosión como medio para que la publicidad tenga un hueco y que no va por delante de otros medios, sencillamente, recoge el trocito de tarta. El mensaje que hace años lanzamos entonces era difícil de entender, pero no era otro que considerar internet como un medio más. No diferenciarlo del resto de soportes.


Así que Internet no barrerá a los otros medios

No, claro que no. El mercado será el de siempre, sólo que de pronto ha irrumpido un medio vigoroso, nuevo, que viene a complementarlo. Es un buen momento para que una empresa o un emprendedor se adentren en un terreno que ofrecerá nuevas oportunidades.