Vicepresidente Hill and Knowlton

Eloisa Alonso

Pioneros de la comunicación

"La multinacional aporta más conocimiento"

Hoy en día el cliente es exigente, pide resultados y quiere un buen producto

Martes, 30 de Enero de 2007
Eloisa Alonso es una de las grandes conocedoras que hay en el estado español del mundo de la Comunicación y las RRPP. Es la Vicepresidente en España de Hill & Knowlton, la Consultora de Comunicación y RRPP norteamericana pionera en el mundo, con más de 80 años de existencia. Esta multinacional la componen 2.000 profesionales, 72 oficinas en 38 países y más de 70 compañías asociadas. Estamos hablando de unas cifras altísimas que avalan el éxito de esta profesional con 18 años de presencia en la empresa.

"El mercado de aquí es muy estratégico y muy importante"


"La nuestra ha sido una empresa muy pionera, que ha ido muy por delante de las tendencias"


"Al cliente lo que hay que darle es un buen servicio y resultados"


"Tenemos un porcentaje de fidelidad, sobre todo en España, de los más altos"


"Las empresas necesitan una agencia para poder trabajar, para diversificar lo que están haciendo"


Usted lleva en Hill & Knowlton en Barcelona 18 años y, durante este tiempo, la empresa ha crecido considerablemente. ¿Qué objetivos se marcó al ser nombrada Vicepresidente hace dos años?
 
El objetivo es impulsar la operación española. Hill & Knowlton es una gran marca, con un gran nombre, muy conocida, con un potencial enorme de crecimiento en el estado. Y, por una serie de circunstancias, la oficina de Barcelona iba muy bien. Se alcanzó un tamaño muy grande para el mercado de aquí y la compañía confió en mí y me dieron la operación española para hacerla crecer. En Barcelona había implementado muchos sistemas de nuevo negocio, que aún funcionan muy bien. Así, el reto fue implementar todas estas actividades en la operación española.


¿Es más difícil llevar todo lo que se propone desde Barcelona siendo Hill & Knowlton una multinacional?
 
No, porque hoy en día yo paso más tiempo mirando mi correo electrónico y mi BlackBerry que en una oficina, esto es una realidad horrorosa, pero es así. Yo estoy la mitad de la semana en Madrid y la otra mitad en Barcelona. Estoy en el mercado de la comunicación y me da igual estar en un sitio o en otro. 


¿Es importante tener una multinacional en Barcelona? ¿Por qué?

Estratégicamente es importante. No es casualidad que las grandes multinacionales tengamos todas delegación en Barcelona. Es por algo. Evidentemente, el mercado más grande, teóricamente, es el de Madrid, no nos engañemos, por un problema de potencial y de tamaño de compañías. Pero el mercado de aquí es muy estratégico y muy importante. A las empresas lo que les gusta es trabajar con la gente que está cerca de ellos, cambia mucho estar en Madrid, a 600 kilómetros de tu cliente, que estar a 10 minutos de taxi.


¿Qué cambios ha tenido Hill & Knowlton en Barcelona?

Hill & Knowlton es la compañía más antigua del mercado, lleva 80 años. Siempre decimos todos que somos el número uno, pero es verdad que estamos siempre en los Top 3, estamos allá arriba más o menos. Con lo cual, a ese nivel de volumen o de peso sigue siendo, más o menos, parecido. Lo fundamental del cambio de Hill & Knowlton es una adecuación muy fuerte al mercado. Se ha convertido en una empresa mucho más moderna, más agresiva. Somos una de las mejores empresas en el área de la tecnología, pero tanto como para trabajar con clientes en IT, como Intel, HP, Motorola, Nokia, como para nuestra propia estructura interna, que es muy tecnológica en todos los sentidos. Ha sido una empresa que se ha preocupado mucho de las últimas tendencias. Ahora se habla mucho de reputación corporativa, pero Hill & Knowlton hace seis o siete años que hace Corporate Reputation Watch, que es un estudio sobre cómo le importa la reputación a los Presidentes. Creo que ha sido una empresa muy pionera, que ha ido muy por delante de las tendencias y los elementos más importantes del mercado de la comunicación. Creo que eso está bien. Es una empresa viva que se preocupa mucho de su gente, cosa que no pasa en todas las multinacionales.


¿Cómo llevan a cabo esta formación dentro de la empresa?

Con workshops de salud, tecnología, crisis, etc. Mandamos a ejecutivos de todos los países a un mismo sitio, donde se hacen unas sesiones de formación. Cuesta mucho dinero y ha habido épocas más difíciles, pero la empresa lo ha seguido haciendo porque es un poco lo que le diferencia, lo que le ha ayudado a evolucionar y lo que le sigue manteniendo muy fuerte.


Una consultora de comunicación, para tener éxito, debe conocer bien al cliente.
 
Al cliente lo que hay que darle es un buen servicio y resultados. Hoy en día hay tanta oferta, tanta agresividad en la competencia que el cliente cae en la tentación, como nosotros muchas veces, de cambiar de producto. La gente, por ejemplo, no puede ser fiel a un medio de comunicación hoy en día. Va probando. El cliente está muy exigente, pide resultados, quiere un buen producto. El cliente ha aprendido, porque el mercado está muy maduro, y sabe perfectamente lo que quiere. Nosotros debemos ser un aliado. Si esto no funciona, cambia de agencia.


¿Es fácil mantener la fidelidad de un cliente?

En este sentido rompemos los esquemas. Contamos con un porcentaje de fidelidad en España de los más altos. A mí me gusta mucho presumir de esto, porque lo tiene poca gente. Nosotros tenemos un cliente que es Mattel que lleva con nosotros desde que abrimos la compañía en Barcelona. También, Habitat. American Express lleva como diez años. Tenemos clientes de cinco, siete, ocho años y eso no es común en nuestro sector.


¿Las personas que trabajan en agencias de comunicación deben tener un perfil especial? ¿Qué requisitos piden ustedes?

El perfil de la gente que trabaja en la agencia hoy en día es un poco variopinto. Viene gente de Periodismo, que ha estudiado Publicidad y Relaciones Públicas y, también, puede venir un abogado. No es un perfil tan específico. Evidentemente, tiene que gustarle la comunicación, tiene que escribir muy bien, tiene que conectar con la vida de agencia. Porque la vida de agencia es diferente a la de un director de comunicación en una compañía. Aquí trabajas para cuatro o cinco clientes a la vez y la agenda te supera, las reuniones también, todos los clientes te llaman a la vez. Es decir, se debe tener suficiente madera para eso. En Hill and Knowlton es imprescindible hablar en inglés, por ejemplo, aunque yo creo que para la comunicación hoy en día es imprescindible porque el 90% de lo que recibes o lo que ves está en inglés.


¿Cuánta gente trabaja en la delegación de Barcelona?

Somos una plantilla de 18 personas. En Madrid lo mismo, pero estamos intentando que crezca más, allí va muy bien y hemos hecho muy buen año en ambas oficinas.


¿Es importante para una empresa tener una agencia de comunicación externa?

Tiene muchas ventajas. Nosotros trabajamos muy bien al lado de un director de comunicación. Es decir, no es un enemigo, sino un aliado. Y la visión de la agencia es siempre más fresca, nueva, distinta. La visión exterior es más libre, suma cosas. Además, para un cliente es muy fácil: coge los servicios y si no le interesan, prescinde de ellos.

 
Hill and Knowlton es la consultora de comunicación y RRPP pionera en el mundo, fundada en 1927 en Estados Unidos. Explíqueme sus inicios.
 
Estados Unidos estaba en plena crisis (1926-27) y el sector del acero atravesaba por grandes problemas. Entonces, el Sr. Hill, que era periodista, se dedicó a hacer de lobby, se acercaba al Gobierno, y empezó a ver que la comunicación y el airear cosas en los medios era importante. En realidad, esos fueron los principios de las RRPP como tal. El Sr. Hill empezó a trabajar para unas cuantas empresas, vio que eso podía ser un negocio y se buscó a un señor para que pusiera el dinero, y éste fue el Sr. Knowlton, que trabajaba en la banca. Y así nació, es decir, de una manera sencilla.


¿Cómo está el estado español en lo que se refiere a las Agencias de Comunicación?

Muy bien. Las principales agencias del mundo están aquí. Además, hay magníficas agencias nacionales, más grandes o más pequeñas, pero al final la calidad del servicio y la gente somos la misma. Si yo mañana estoy en otra agencia, seré la misma. La ventaja de la multinacional es que te aporta más conocimiento. Por ejemplo, si yo tengo que hacer un trabajo para lanzar un producto, me da igual que la información me la manden de Shanghai, de Los Angeles o de París. 


¿Cuánto más tiene que crecer Hill & Knowlton aquí?

En estos momentos queremos seguir creciendo en España. Nosotros tenemos una gran imagen, muy buen producto, muy buen servicio. Nuestro objetivo es estar, dentro de tres años, en las Top 5.