Dirección General de Tecnología de Servicios Telefónica España

Eduardo Méndez

La tecnología, sin límites

"La tecnología nos hace más libres"

Eduardo Méndez nos cuenta, a parte de muchas otras cosas, que no debemos sentirnos esclavos de la tecnología, sino que ésta nos permite una movilidad en nuestra vida diaria que de otra manera no sería posible.

Viernes, 02 de Marzo de 2007
Hay empresas que no necesitan ninguna presentación. Telefónica es, con toda seguridad, una de ellas. Constituida en Madrid en enero de 1924, aunque con antecedentes que se remontan a las últimas décadas del siglo XIX, el capital social de sus inicios ascendía a un millón de pesetas, y estaba participada por la International Telephone and Telegraph Corporation de Nueva York. Desde entonces, ha llovido mucho y aquellos que auguraban su fin hace una década por la liberalización del mercado y la revolución de las nuevas tecnologías, han tenido que admitir que su constante afán de renovación les ha llevado a ocupar una privilegiada posición en el mercado. El stand de telefónica ha sido una de los más visitados en el  3GSM World Congress, el evento que ha reunido en Barcelona durante tres días a las principales compañías del sector de la telefonía móvil. Hoy hablamos con Eduardo Méndez, uno de los responsables en tecnología de servicios.

"Tanta tecnología, si no la asimilamos bien, puede resultar un poco agobiante. Siempre habrá nuevos retos y oportunidades para satisfacer a aquello usuarios con nuevas soluciones que puedan responder a sus necesidades"


"Lo que hagamos con la tecnología ya depende exclusivamente de nosotros, aunque sí, debemos tener presente que el entorno marca extraordinariamente, y la sociedad exige unos retos hasta hace pocos años inalcanzables"


"No creo que debamos sentirnos esclavos de la tecnología. Al contrario: nos permite una movilidad en nuestra vida diaria que de otra manera no sería posible. En realidad, pues, la tecnología nos hace más libres"


¿Qué ha representado para Telefónica estar en el 3GSM?
 
Un congreso como este que se ha realizado en Barcelona representa para nosotros, y para cualquier empresa, las cosas como sean, un encuentro internacional imprescindible. Tenga en cuenta que han venido a visitarnos cerca de 60.000 personas de casi 200 países. Se han reunido las principales compañías del sector de la telefonía, y esto nos ha dado la oportunidad de presentar las últimas innovaciones y proyectos que estamos realizando. Así que para nosotros es el mejor escaparate a nivel internacional, a pesar de que alguien pueda pensar que una compañía como Telefónica no necesita más presentaciones. Quizá precisamente por esto, porque debemos continuar liderando el mercado, no podíamos faltar en 3GSM Barcelona.  


¿Han tenido éxito las novedades que han presentado en esta segunda edición de este congreso?
 
El éxito en este tipo de convocatorias es difícil de calibrar porque no hay ninguna constancia física de si has tenido éxito o no. Sin embargo, sí hay un barómetro que permite saber si las cosas han ido bien: el número de visitantes que han acudido a tu stand. Y la verdad es que la afluencia se ha notado especialmente en las distintas novedades que han estado presentes a través de tres áreas destacadas: soluciones para negocios, nuevos usos de móvil y nuevas tecnologías.


Coméntenos lo más destacado.
 
Algo que ha causado furor es el Nodo Doméstico 3G, un nuevo producto tecnológico que pensamos que revolucionará dentro de muy poco el contexto actual de las redes de telecomunicaciones y de las tecnologías fijas y móviles. Para que nos entendamos, es una especie de antena, que, conectada al cableado del ADSL del cliente, permitirá en un futuro integrar nuevos servicios fijos y móviles posibilitando la ejecución simultánea de varias llamadas de voz o videollamadas, y conexiones de datos HSDPA a velocidades de 3,6MBit/s.


Parece muy innovador.
 
Es un proyecto pionero de Telefónica, todavía en fase de experimentación tecnológica y que aventajará a otras tecnologías de acceso radio móvil. Proporciona unos índices de calidad y seguridad muy superiores y cuando esté disponible, la operadora podría promocionar un paquete integrado que incluirá todo el gasto familiar de telecomunicaciones, desde la conexión de ADSL de alta velocidad y la televisión digital, hasta las llamadas locales, provinciales y de móviles.


¿Y no será muy complicado instalarlo?
 
Mira, pasa con toda innovación tecnológica. Al principio sí, parece un poco difícil de entender pero cuando empezamos a verlo aplicado, cuando lo utilizamos cotidianamente, nos olvidamos de los fundamentos teóricos. La práctica y el uso diario es lo que permite saber cuando una cosa funciona de veras.


¿Qué más tenemos?
 
Las tarjetas de datos HSUPA, que permiten velocidades en el envío de los datos, sean videos, fotos, correos. Es la evolución de la banda ancha del móvil.


Parece que cada vez más todo tiene que ir más y más rápido.

El mundo nos lo exige. ¡Qué le vamos a hacer!


Pero el sector de la telefonía está en constante crecimiento y evolución desde hace años. Llegará un momento de saturación, ¿no?
 
El mercado de telefonía responde siempre a las necesidades de los clientes, de la sociedad en definitiva. Y en estos últimos años, el cambio tecnológico ha sido brutal en todos los sentidos. Internet, la telefonía móvil, la informática… han abierto unos campos que aún hoy en día son potenciales. ¡Y sólo hace una década que están al alcance del ciudadano medio! Así, que, imagínate el rendimiento que se podrá sacar dentro de veinte, treinta o cincuenta años. Las posibilidades ni las podemos llegar a intuir, créeme.


¿Pero no llegará un momento en que deberemos tomarnos las cosas con un poco más de calma?
 
Admito que tanta tecnología, si no la asimilamos bien, puede resultar un poco agobiante. Pero, yo que estoy metido de lleno en este campo, pienso que no hay límites, y ello si tenemos en cuenta que la sociedad evoluciona en sus estilos de vida y demanda servicios acordes a este estilo. Así, que en este sentido, siempre habrá nuevos retos y oportunidades para satisfacer a aquello usuarios con nuevas soluciones que puedan respondan a sus necesidades.


Sin embargo, esta tecnología que teóricamente debería hacerlo todo más fácil y cómodo, lo hace a medias. Porque no nos proporciona más tiempo libre. Quizá sí hablamos más, pero nos comunicamos menos.

La comunicación posibilita el acceso y la gestión adecuada de la información, lo cual permite el desarrollo de la sociedad. Lo que hagamos con esta tecnología ya depende exclusivamente de nosotros, aunque sí, debemos tener presente que el entorno marca extraordinariamente, y la sociedad exige unos retos hasta hace pocos años inalcanzables. Nosotros somos conscientes de ello, así que nuestra pretensión es posibilitar a nuestros clientes la mejor experiencia de comunicación. 


¿Cuál piensa que es la clave del éxito de Telefónica en la telefonía móvil? Parece que la competencia no les acaba de afectar del todo.
 
Sé que sonará a tópico decir que nuestro objetivo es ofrecer a los usuarios las soluciones que se ajustan a sus necesidades. Que es extraordinariamente importante el servicio y especialmente el desarrollo de las soluciones tecnológicas más innovadoras. Pero es cierto. Cuando se liberalizó el mercado, mucha gente pensó que nos quedaríamos atrás. Y precisamente por tener tanta experiencia acumulada, pudimos acometer empresas y proyectos que otros competidores no podían por falta de desarrollo tecnológico o de infraestructura. Es una gran verdad cuando se afirma que la experiencia es un grado. En nuestro caso, fue y es fundamental. 


Hoy parece difícil, por no decir imposible, vivir sin móvil.
 
Sí, es realmente extraordinario saber que podemos comunicarnos con cualquier parte del mundo con un aparatito que irrumpió en nuestras vidas hace sólo una docena de años. Las posibilidades se han multiplicado infinitamente y el mundo, más que cualquier otro momento de la historia, es más pequeño que nunca. Pero no creo que debamos sentirnos esclavos de la tecnología. Al contrario: nos permite una movilidad en nuestra vida diaria que de otra manera no sería posible. En realidad, la tecnología nos hace más libres.