Co-fundador y Director General de Futurlink

David Masó

Emprendedor tecnológico

"Para triunfar hay que ser pionero"

Para David Másó el móvil "se ha convertido en una extensión social de la persona" y este hecho se debe tener en cuenta porque abre muchas posibilidades; además, de ser la pantalla del móvil la más vista del planeta.

Jueves, 19 de Abril de 2007
Se dice que en el mundo antiguo el conocimiento de todas las cosas se doblaba cada doscientos años. Ahora se dice que en sólo cinco. Y algunos ya intuimos que pronto la cifra se reducirá aún más. El teléfono móvil, por poner sólo un ejemplo, que sólo hace una generación era inimaginable, ha ido añadiendo unas prestaciones que han convertido la ciencia ficción en algo muy tangible. Casi demasiado. Futurlink es una empresa creada hace tan sólo 4 años que ha desarrollado unas patentes que permiten a cualquier persona, sin conocimientos tecnológicos (¡esto es lo mejor!), crear aplicaciones interactivas muy avanzadas. Hoy hablamos con David Masó, uno de los fundadores y su director general. 

"Uno de los principales motivos para triunfar es el ser pionero en un campo. Y si este campo es internacional y se tiene patentada este tipo de tecnología, mucho mejor"


"Todo el mundo tiene un móvil, porque se ha convertido en una extensión social de la persona"


"La pantalla del móvil es la más vista del planeta y esto, evidentemente, abre unas posibilidades enormes"


"Las nuevas tecnologías serán un complemento esencial en una sociedad cada vez más conectada y donde las personas buscan espacios de comodidad"


Parece que lo menos importante que hacen ya los teléfonos móviles es llamar.

En cierto modo así es. Pero entonces esto quiere decir que las posibilidades son inmensas. Fíjese en nosotros, por ejemplo, que tenemos tres grandes líneas: la "Mobile Marketing", que consiste en utilizar el móvil como canal de comunicación interactiva; la distribución de contenidos de pago, es decir, canciones e imágenes. Y finalmente la tercera, que empezará el año que viene, pero ya puedo anticiparle que serán los pagos por radio frecuencia, por contactless, a través de un micro chip que interacciona con un lector. Y eso sí: con las máximas garantías de seguridad.


Todo el mundo está ahora interesado en este tipo de tecnología.
 
Es un mercado en auge. Por ponerte sólo un ejemplo, en estos momentos tenemos más de 200 clientes distribuidos en 35 países de los 5 continentes. Y esto sólo lo hemos logrado en diez meses. Así que acabamos de despegar, pero las perspectivas son muy buenas.


Pero la gente corriente, aquellos que no son expertos, ¿ya la saben utilizar?
 
El éxito viene marcado siempre por la demanda, pero también por el marketing. Y aún así, estas poderosas razones no son las esenciales. Creo que uno de los principales motivos para triunfar es el ser pionero en un campo. Y si este campo es internacional y se tiene patentada este tipo de tecnología, mucho mejor. En nuestro caso, mantenemos el liderato a nivel internacional y lo compartimos con un par de empresas más, una norteamericana y otra escandinava. Otras empresas que trabajan en nuestro campo lo hacen a otro nivel.


¿Cómo se consigue tener tanta presencia internacional?

En su momento, pensamos la manera de cómo ofrecer nuestra tecnología a un máximo número de personas. Así que fuimos a las ferias más importantes del mundo relacionadas con la tecnología (al 3GSM de Barcelona, pero también las que  hay en Hong Kong, en Hannover, en los Estados Unidos), y fue donde cerramos el 90% de nuestras operaciones. El año pasado, sólo en ferias, invertimos unos 200 mil euros, que si se piensa un poco, tampoco es tanto. Y este año esperamos aumentarlo. La inversión en ferias debe ser importante, pero hay que pensar que la contraprestación es inmediata.


Con el segundo producto que están a punto de lanzar, ¿prevén tanto éxito?

Esperamos que sí. De hecho los analistas creen que tanto el mercado del mobile marketing como la distribución de contenidos para el móvil de pago, tendrá un crecimiento estimado de un 40% interanual de aquí al 2012.


¿Tanto?
 
Bien, lo dicen los analistas y no tenemos porqué ignorarles. Sí es muy grande. Sólo tiene que ver los grandes márgenes brutos que tiene la telefonía móvil, que son anormales dentro de la industria. Y es que todo el mundo tiene un móvil, porque se ha convertido en una extensión social de la persona. ¿Conoce a alguien que no lleve móvil? Seguro que sí, pero es ínfimo el porcentaje. España, además, es la quinta potencia en telefonía móvil en Europa, y mucha gente ya lleva no, uno, no. Dos. Así que debemos tener en cuenta que la pantalla del móvil es la más vista del planeta y esto, evidentemente, abre unas posibilidades enormes. 


La publicidad que insertan no debe tener coste para el usuario…

Hay diferentes modelos de negocio. En el caso del mobile marketing, por ejemplo, es gratuito para el usuario: se utiliza el bluetooth o wi-fi. Hay otros que tienen un valor añadido y requieren un pago. Pero el que tiene más éxito es el gratuito, donde puedes encontrar campañas que en una semana más de 25 mil personas se las descargan. Aunque el éxito siempre depende del contenido y la marca.


¿No supondrá alguna desventaja para el usuario verse invadido de publicidad?
 
No necesariamente. Los clientes potenciales lo que querrán será interaccionar con el producto que les pueda interesar, saber más cosas de él. Y de modo interactivo, claro. Y esto es una ventaja, aunque para según quien costará un poco de entender. Pero no olvidemos que la tendencia que rige ahora es que estamos todos conectados.


¿Este tipo de publicidad acabará por arrinconar la tradicional?

No debería ser así, pero ahora por ejemplo vamos a lanzar una campaña de distribución del primer libro a través del móvil, que ha escrito recientemente Màrius Serra. Hay más de 50 mil personas que se lo han descargado. Y es un ejemplo para pensar: ¿esto eliminará los libros? Yo creo que no, porque no deja de ser una promoción, un tema complementario al de la lectura tradicional. Tenemos claro que no queremos desplazar ningún medio convencional ni digital, somos un complemento en una sociedad cada vez más conectada y donde las personas buscan espacios de comodidad.


Ahora asimilamos más rápido todo este tipo de tecnología.

Si la televisión necesitó 50 años para estar en todas las casas, el móvil sólo ha necesitado cinco, así que hemos dividido por diez el tiempo. Y el proceso de educación es de unos dos-tres años. Cuando fundamos la compañía, hace poco más de tres años, nadie sabía lo que era el bluetooth, y sólo había cinco móviles que lo tenían. Hoy en día, nosotros aprovechamos este conocimiento para introducir otras funcionalidades del bluetooth para canales multimedia.


¿Y cómo afecta esto al tema de la privacidad?

Este es un aspecto importante y también controvertido. Y no sólo para nosotros, claro. Particularmente, la tecnología que tenemos es totalmente respetuosa con ella, porque lo que hacemos es el llamado marketing relacional, es decir que no nos quedamos con los datos de nadie, y lo hemos diseñado para que nadie lo haga. Lo que sí podemos hacer, y este es otro tema, son aplicaciones como cuestionarios, en los que el usuario acepta introducir sus datos y ofrecerlos.


¿Cuánta gente forma Futurlink?

Unas veinte personas, la mayoría de las cuales trabajan en I+D, y la idea es incrementar el equipo aún más. Y lo que queremos es colocar una oficina en Londres y otra en Estados Unidos, para marcar el posicionamiento estratégico, ya que tenemos clientes muy importantes.


¿No llegará un momento en el que no se podrán crear más cosas?

Pienso que hay modas sectoriales. Si observamos las inversiones que se están haciendo en tecnología o en otros sectores, tarde o temprano llegará un momento llamado comodity, como pasa en todas las industrias, de cierto estancamiento. Pero tarde o temprano aparecerá un nuevo sector, así que siempre habrá nuevos paradigmas donde poder innovar, como la biotecnología. Siempre hay espacios para dinamizar la información, y si hoy es la tecnología móvil, mañana será la solar. ¡Aún queda mucho por aprender y descubrir!


Pero cada vez será más difícil innovar.

A ver, cuando se está en el mercado y se quiere innovar, no se está solo, porque la innovación representa un espacio que debe tener elementos en movimiento que lo motiven. Por ponerte un ejemplo, el producto de Futurlink no tiene éxito si no hay fabricantes de móviles que sacan productos innovadores, o si los operadores no fomentan la venta de estos productos a bajo coste, o si los usuarios no compran móviles para comunicarse. Así que deben existir varios factores, no basta con uno.


Y pretende crecer más.
 
Lo que pretende Futurlink es ser expertos en algo limitado. Si quisiéramos crecer mucho, perderíamos mucho contacto. No nos queremos convertir en una empresa de 500 personas ni ofrecer más servicios, porque desenfocaríamos la compañía de como la tenemos ahora, que está centrada en la búsqueda, el desarrollo. Los directivos que formamos Futurlink no pensamos en ningún otro escenario que en el que tenemos ahora. Aunque no se sabe nunca, pero de momento estamos bien en el camino por el que vamos.