Presidente Junfe Logistics

Enric García-Petit

 Emprendedor arriesgado

 "Aquí la versión riesgo no existe"

 Enric García-Petit cree en probar cosas nuevas e intentar sacar para adelante lo que se propone. Gracias a sus ideales hoy dirige su propia empresa. 

Jueves, 03 de Mayo de 2007
 Enric García-Petit es un joven emprendedor extrovertido y con curiosidad por todo. Su personalidad le ha permitido probar cosas nuevas y apostar fuerte en su carrera profesional. En un momento dado, decidió apostar fuerte y, después de convencer a algunos bancos, compró una empresa de logística y transporte que hoy dirige con tan sólo 28 años.  
"Aquí la versión riesgo no existe, las ganas de hacer cosas no se contemplan. Yo intenté hacer una cosa diferente, si salía perfecto y sino, mala suerte porque la vida es muy corta y se debe intentar"


"Compramos sin poner ni un Euro y, a partir de aquí, ahora amortizamos"


"Es muy difícil compararme con las demás empresas, lo que sí es verdad es que el trato con el cliente es diferente"


 
 Está de acuerdo con cómo definen los teóricos a un emprendedor.
 
Veo una diferencia en lo que significa ser un emprendedor aquí y en Estados Unidos. Cuando comenté a mis amigos y compañeros que pretendía comprar una empresa, todo el mundo me decía: "¿Cómo lo harás? ¿De dónde sacarás el dinero? Y si no sale bien, ¿qué pasará?" Pero en Estados Unidos, si lo haces, te equivocas y fallas, eres un triunfador y lo puedes volver a intentar. Aquí la versión riesgo no existe, las ganas de hacer cosas no se contemplan. Yo intenté algo diferente. Si salía, perfecto. Si no, mala suerte, porque la vida es muy corta y se debe intentar. 
 
 
¿Habría comprado cualquier empresa?
 
No. Estuve dos años en una banca de empresas y llevaba carteras muy grandes. Entonces, encontré esta firma de logística y distribución con unos beneficios muy altos y que necesitaba muy poca estructura. A partir de aquí, fiché por ella y empecé a dar vueltas y a hacer planteamientos. Les propuse que la mejor alternativa que tenían era vender la empresa y yo la compré. Era más joven, tenía nuevas ideas y la empresa fue a más. Ahora, podemos hablar de unas cifras que para nosotros son bonitas, alrededor de cinco millones. 
 
 
Fue una operación muy cuidada, encontrar la empresa justa, determinada para lo que buscaba.
 
Fue todo premeditado, sí. Pero, dio la casualidad que la empresa me hizo la oferta. Entonces, la estudié, analicé las posibilidades, vi que la empresa no tenía descendencia, que daba muchos frutos, que el dueño era una persona mayor y que lo mejor que se le podía plantear a la larga era que se vendiera. 
 
 
Por lo tanto, su conocimiento de la banca le ayudó en esta estrategia.
 
Mucho. A mí el conocimiento de la banca me ayudó porque económicamente sabía cómo hacerlo, pero legalmente no. Entonces, consulté con un bufete de abogados y me hicieron la operación, siempre y cuando yo buscara el dinero. Con unos cuantos bancos lo pude conseguir y cerramos la operación. La compramos sin poner ni un Euro y, a partir de aquí, ahora amortizamos. 
 
 
Continúa siendo el mismo negocio.
 
Sí, porque cuando trabajas para ti y tienes a gente por debajo y ves que tus ideas salen, pues me gusta. Esto no quiere decir que si de aquí a un tiempo alguien me propone lo que yo hice, no me venda la empresa. Daría este paso  porque a mi me gusta hacer cosas nuevas e ir probando y arriesgar.
 
 
Se debe plantear una operación de este tipo para hacer crecer a la empresa, consolidarla y, después, venderla.
  
Sí, yo entro en esta dinámica. Como todo, las cosas tienen subida y bajada. No quiere decir que una cosa no funcione, pero esta empresa está yendo hacia arriba. Aunque, llegará un día en el que se estancará y bajará. Cuando la empresa esté en ese punto de inflexión, me gustaría encontrar a un comprador.
 
 
El mundo de la logística funciona bien.
 
Sí, eso sí. Contamos con una infraestructura muy grande y nos adaptamos a los clientes. Tenemos, además, transporte y grúas. Es muy difícil comparar este tipo de empresas con las demás. Lo que sí es verdad es que el trato con el cliente es diferente, porque aquí recibe las respuestas más rápido. 
 
 
 Lo que sí es evidente es que se debe ir renovando.
 
Cumplimos con toda la legislación, que cada vez es más rígida, como con el tema del gasoil, el tema de la seguridad, los permisos… Esto nos ayuda a que no acceda cualquiera y nos da una ventaja, porque hay muchas empresas que salen de debajo de las piedras. 
 
 
En el tema logístico la deslocalización no debe afectarles demasiado.
 
En lo que se refiere al tema de almacenamiento, lo notamos por lo que cuesta la superficie. Yo debo competir con almacenamientos situados en otros lugares que son más económicos.