Director de Eurona Wifi Networks

Jaume Sanpera

 Tejiendo redes invisibles

 "Los gastos están en la empresa, los beneficios fuera, por eso hay que estar a pie de calle" 

 Entre sus mayores proyectos en 2005 figura el diseño e implantación de la red tecnológica para la Biblioteca de Catalunya

Martes, 20 de Diciembre de 2005
 Eurona Wifi Network es una de las empresas con mayor conocimiento de tecnología Wireless (infraestructuras de redes de comunicación sin cables) de España. Una empresa fruto de la viveza emprendedora de Jaume Sanpera, un catalán con inquietudes empresariales diversas. Además de dirigir Eurona, la cual cerrará esta campaña habiendo realizado importantes proyectos en Catalunya y Baleares, Sanpera es consultor y director adjunto de Ambientum, portal b2b de información medioambiental, y Funtrophy, empresa de desarrollo de aplicaciones para telefonía móvil. En esta ocasión, nos habla en profundidad de Eurona y las posibilidades de aplicación que presenta la tecnología Wireless
 <div align='center' class='destacado'>"Los proyectos han de ir gestándose con el tiempo, y ganando experiencia poco a poco. No se puede definir el <i>cuore business</i> de una empresa en tan sólo un par de meses"</div><br><br><div align='center' class='destacado'>"Jugamos en un mercado tremendamente complicado, no sólo desde el punto de vista de captación de clientes, sino también desde la vertiente tecnológica"</div><br><br><div align='center' class='destacado'>"Creo en el marketing directo, en las acciones orientadas al público objetivo, acciones muy personalizadas"</div><br><br><div align='center' class='destacado'>"Cuando voy a casa de un cliente, no voy a explicar: voy a escuchar. Dime que necesitas, que yo me encargo de conseguirlo"</div><br><br>
 ¿No le asusta el hecho de ser un "multiempresario"?
 
De ninguna manera. Siempre he tenido una gran inquietud por crear proyectos. Es algo romántico. La creación e inicio de una empresa es muy estimulante. Uno se lo pasa muy bien. Buscar la idea, configurar su enfoque lanzar el proyecto... Me parece divertidísimo.
 
 
¿Nunca ha encontrado obstáculos?
 
Con Ambientum fue duro al principio. El portal despegó simultáneamente con los convulsos inicios de internet. Sin embargo, luego ha ido estabilizando su actividad. La prueba es que este año, cerrará con los beneficios más importantes de su historia.
 
 
¿Y Eurona, cómo se gesto?
 
A raíz de un proyecto de digitalización de la ciudad de Zamora en el que me contrataron como consultor independiente. Cubrimos toda la ciudad con tecnología Wireless. Este proyecto fue premiado con el Computer Awards de Washington, e iba apoyado por Intel Capital. Tras su triunfo, vimos las oportunidades  que ofrecía la tecnología y constituimos la ingeniería, bajo la enseña Eurona. Se puede decir que la empresa surgió por mi vicio a no decir que no a ninguna aventura empresarial.
 
 
Un vicio sano, de momento.
 
Ahora he comenzado otro proyecto: Funtrophy. Una empresa dedicada a la creación de aplicaciones para teléfonos móviles. 
 
 
Entendiendo aplicaciones como...
 
Como, por ejemplo, juegos para el teléfono móvil. Para Pans&Company, hemos creado un juego específico con elementos distintivos de la empresa, para descargar. La compañía está en sus primeros compases, pero ya tenemos proyectos en marcha, y es un sector con mucha proyección.
 
 
¿Cómo ha crecido Eurona en estos cuatro años?
 
Tuvimos un primer año de gestación y desarrollo de la marca, fue en el 2001. Durante ese año estuvimos definiendo nuestro concepto y filosofía, sin prisas. Los proyectos han de ir gestándose con el tiempo, y ganando experiencia poco a poco. No se puede definir el cuore business de una empresa en tan sólo un par de meses.
 
 
Estoy de acuerdo.
 
Nuestro primer año fue de maduración. Y luego vino la creación de nuestro discurso: Somos una ingeniería y nos dedicamos a las tecnologías de la comunicación vía radio. Pero en todo este proceso de tiempo, también va implícito nuestro tiempo de experimentación.
 
 
¿Experimentación? Explíquese.
 
Me considero una persona muy experimental. Me gusta el día a día fuera de la empresa. Creo que la gente tiene que estar en la calle. Los gastos están todos en la empresa, los beneficios fuera, por eso se ha de estar en el terreno de juego. Y así es como hemos configurado nuestro modelo de trabajo. Un modelo muy dinámico, muy en contacto con nuestro cliente.
 
 
Quizá su mercado ha dictaminado el modelo...
 
Jugamos en un mercado tremendamente complicado, no sólo desde el punto de vista de captación de clientes, sino también desde la vertiente tecnológica. Existe estrés tecnológico, porque llevamos la tecnología al límite. Nosotros buscamos el nicho, la especialización.
 
 
¿En qué son buenos?
 
Nos hemos especializado en lo que llamamos la implantación de Internet Rural. En abastecer de conexión a internet a poblaciones en los que el propio Ayuntamiento carecía de ella. Facilitando un acceso a internet sin cables. Lo hemos hecho en varios lugares de Catalunya, como por ejemplo los Pirineos.
 
 
¿Y qué más?
 
Interconexión de sedes de empresas. Se trata de crear conexiones seguras y fiables, encriptadas y con todas las necesidades, entre sedes de una misma empresa. Es la tendencia.
 
 
¿Qué más oportunidades de negocio brinda su sector?
 
La instalación de dispositivos de seguridad, conectados en red, en grandes áreas. Lo hemos hecho en campos de golf, en campings, en poblaciones... Es imposible tirar cables en un campo de golf, por eso creamos redes de elementos que se comunican, y éstas se centralizan y se programan. La oferta de seguridad, es un negocio cada vez más imparable. Y no sólo a nivel tecnológico e informático, como se puede comprobar. 
 
 
¿Alguna otra oportunidad?
 
La conectividad absoluta, que es la tendencia imparable. El Wireless en la calle, la posibilidad de que los usuarios estén conectados siempre a internet, sin necesidad de cables, a través, por ejemplo, de su PDA. También existe otra tendencia: tecnología Wifi para operadores móviles.
 
 
¿Para teléfonos?
 
Sí. La creación de operadores móviles en Wifi, en local, sin cobertura nacional, porque hay mucha gente que no necesita llamar fuera de su ciudad.
 
 
Así se reducen costes...
 
Hasta el punto de poder ofrecer un operador de telefonía a tarifa plana. Por cinco euros al mes, una persona, dentro de su grupo cerrado de contactos, puede hacer las llamadas que quiera. Es una gran oportunidad, que va al alza.
 
 
¿Eurona se plantea dar el salto a nivel nacional?
 
Acabamos de comenzar la expansión nacional, implantando una delegación en Baleares, ya que tenemos proyectos en cartera allí. Queremos abrir también, en el primer trimestre de 2006, sendas delegaciones en Aragón y Valencia, por proximidad geográfica. Nuestro departamento de ingeniería es fuerte y dinámico, podemos desplazarnos a la zonas convenientes. Pero crear una unidad nueva es más complicado. Por eso centralizamos la ingeniería en Barcelona y aplicamos los sistemas in situ.
 
 
¿En que marketing cree usted?
 
En el marketing directo. Creo en las acciones orientadas al público objetivo, acciones muy personalizadas. En Eurona nos gusta el contacto directo con el cliente. La juventud de nuestro equipo, de 30 años de media, ayuda a mantener viva esta dinámica de actuación. 
 
 
¿Por qué estigma le gustaría que Eurona fuese reconocida?
 
Por la capacidad de estar abiertos a las soluciones de los clientes. No vendemos producto, ni tenemos preferencia por determinados proveedores. Actuamos según la conveniencia del cliente. Cuando voy a casa de un cliente, no voy a explicar: voy a escuchar. Dime que necesitas, que yo me encargo de conseguirlo: con la mejor tecnología, con los costes reducidos. 
 
 
Le entiendo.
 
Es fácil vender grandes marcas, pero no lo es tanto vender las mejores soluciones.