Presidente de la ECMSA

Fred du Plessis

 La química mueve al mundo.

 “Puede que Europa se convierta algún día en la China del futuro”

 La ECMSA debate y construye el futuro de la industria química a partir de la participación de directivos de todo el mundo.

Jueves, 23 de Febrero de 2006
 La ECMSA tiene más de 40 años de historia. Se trata de la organización que reúne a los directivos de la Industria Química de alrededor del mundo, con tal de moldear y sentar las directrices que definen el futuro de su sector. Una organización sin ánimo de lucro que opera por la industria y para la industria. Al frente de ella se encuentra Fred du Plessis, un inglés de apellido francófono cuya misión está siendo reflotar la organización después de que ésta sufriera un debacle de miembros a final de los noventa, justo cuando la crisis en la industria química se encontraba en apogeo. Misión que está llevando a buen puerto, gracias a su olfato marketiniano y a su vasto conocimiento de la industria a nivel mundial.
“Quizá veamos una migración de la industria de vuelta a Europa cuando los costes se igualen entre las diferentes regiones del planeta”


"Los impactos de la globalización en la industria química han sido muy dramáticos, y en consecuencia, a todas las industrias, porque todas necesitan componentes químicos"


"En los últimos tres lustros, probablemente la industria química es una de las industrias que más se ha globalizado, además, más rápido que otras industrias"


"Rusia es una zona prometedora para la industria química: tiene muchas materias primas, costes bajos, una población bastante numerosa y un espíritu emprendedor muy fuerte"


 
 ¿Qué es la ECMSA? 
 
La European Chemical Marketing and Strategy Associacion (ECMSA) fue fundada en 1962. Al principio se llamaba ECMRA, la R era de research (búsqueda de mercados). Pero la industria química cambió, especialmente en los años 90, y con ella, nuestro concepto y denominación. Todas las compañías centralizaron a la vez sus departamentos de búsqueda de mercados, sabían de su importancia, pero por aquel entonces todavía no se había estandarizado internet, y por eso, realmente, se trabajaba el doble a la hora de realizar investigaciones de mercado. 
 
 
Internet también cambió la vida de la industria química. 
 
En los años 90, internet se desarrolló junto a las compañías. Las empresas pasaron a descentralizarse, y muchas de ellas redujeron su tamaño, cambiaron su enfoque o se reestructuraron. Al menos el 70% de las industrias químicas desaparecieron en los 90, lo que significaba que necesitaban menos personal. ECMCA comenzó a hacerse cada vez más pequeña y menos relevante en la industria química. 
 
 
Qué situación tan desfavorable.
 
Es por ello que al final de la década decidimos cambiar nuestro nombre y cambiar el enfoque. Fui elegido presidente en 2002, precisamente en una conferencia en Barcelona, y ahora, después de tres años, acabo de ser reelegido. Mi tarea ha sido reposicionar la organización. 
 
 
¿Y qué tal le va?
 
En 2001, el número de miembros de nuestra organización era muy bajo y en el 2002 llegamos al mínimo de nuestra historia. Ahora hemos escalado hacia el 75% de la suma de miembros que teníamos a principios de los 90. Seguimos pensando que podemos superar esa cifra a través del reposicionamiento y a través de este tipo de jornadas. Queremos conseguirlo avanzando hacia una visión más estratégica y orientada al marketing.  
 
 
¿Cómo ha afectado la globalización a la industria química? 
 
En los últimos tres lustros, probablemente la industria química es una de las industrias que más se ha globalizado, además, más rápido que otras industrias. La gente ha descubierto que la industria depende mucho de la alimentación de las reservas. ¿Dónde están actualmente los principales proveedores de la industria química? Pues en países y regiones como las de Oriente Medio.
 
 
Vamos, que la deslocalización ha propiciado la globalización.
 
La manufacturación ha emigrado hacia fuera de Estados Unidos y Europa. Ahora Europa está mucho más orientada al servicio, mucho más orientada a la propiedad intelectual, al igual que Estados Unidos. Estamos viendo como el mundo de la industria manufacturera se mueve hacia países como China, el Sudeste Asiático o India. Los impactos de la globalización en la industria química han sido muy dramáticos, y en consecuencia, a todas las industrias, porque todas necesitan componentes químicos. No se puede construir el motor de un coche sin componentes químicos, por ejemplo. 
 
 
¿Hasta cuándo esta dinámica? 
 
No creo que vaya a cambiar a corto plazo. La amenaza más grande para países como China o India es que el aumento del bienestar acarrea una subida de salarios, lo cual significa que las empresas tienen que buscar otras localizaciones más baratas. 
 
 
¿Llegará el día en que China deslocalice?
 
Quizá veamos una migración de la industria de vuelta a Europa cuando los costes se igualen entre las diferentes regiones del planeta. Puede ser que nos encontremos con que la gente volverá a producir el producto cerca del mercado en vez de decir: “¡vamos a China a producir barato!”, y muevan la producción al mercado europeo y al estadounidense. 
 
 
Ahora esto suena raro
 
Creo que la dinámica volverá a cambiar y puede que Europa se convierta algún día en un sitio barato para producir en el futuro, y que la ventaja de China desaparezca. Es una situación temporal, puede durar 10 años, puede durar 15, es difícil de concretar, no podemos saberlo. Cuanto más rápido crezca China, mayor el peligro. Si la tasa de crecimiento va a la baja, la situación será más favorable para China porque la inflación no crecerá tan rápido.  
 
 
¿Habla de la tasa de crecimiento demográfico?
 
Sí. En el mundo desarrollado la población cada vez es más vieja, lo que favorece al cambio en los mercados. Si estos países quieren crecer a largo plazo, deberán captar más inmigración. En Europa estamos viviendo un envejecimiento bastante dramático en muchas regiones: Alemania, Francia, Italia… En Europa del Este se da un extraño árbol demográfico, ya que a finales del siglo XX, en los tiempos comunistas, la gente tuvo pocos niños. En un futuro no muy lejano podremos ver grandes emigraciones de China e India hacia Europa. 
  
 
¿Qué barreras amenazan a la industria química? 
 
Hay dos, pero la principal es la legislación. Ciertamente, la industria química reconoce los problemas del medio ambiente y los afronta de una forma responsable, pero, por contra, tenemos a los gobiernos europeos imponiendo cada vez leyes más duras de lo que llegan a ser en Estados Unidos o en Asia. Esto puede afectar la tasa de crecimiento de la industria. Tendrá también un efecto negativo en las inversiones y las empresas: moverán sus plantas a lugares donde no tienen que cumplir unas normas tan estrictas. Si miras a empresas que invierten en China, por ejemplo, seguro que cumplen con la legislación internacional. No se trata de que no lo quieran hacer, sino de que Europa debe dar un paso adicional e ir más allá.
 
 
¿Cuál es la otra barrera?
 
La otra barrera es la educación: si la gente en Europa deja de estudiar química y estudia informática o biología, no tendremos a la nuevas generaciones entrando en la industria química. Es un problema serio. Debido al declive del sector en los años 90, el movimiento hacia otras áreas y la globalización, muchos jóvenes se preguntan el porqué de estudiar química. Piensan que no es un sector sexy, y eso es un peligro.
 
 
¿Qué países se presentan como los más atractivos para la industria química europea?
 
Una de las regiones en las que se centran las empresas europeas es Oriente Medio; es un caso especial, con costes muy bajos. Si quieres estar más cerca de tus clientes, fabricando ordenadores o coches, el lugar es China o India. Este último sobretodo es efectivo en el sector farmacéutico. La otra zona en la que hay que tener fija la mirada es Europa del Este. Por lo que a mi respecta  sigue siendo en la actualidad un "gigante durmiente". Me refiero sobretodo a Rusia, que quizás no forma parte de Europa del Este, pero es el Este al fin y al cabo. Rusia tiene muchas materias primas, costes bajos, una población bastante numerosa y un espíritu emprendedor muy fuerte. 
 
 
Los demás países también son interesantes a la hora de manufacturar...
 
Lo son, hoy en día la mayoría de los fabricantes de coches europeos y japoneses producen en plantas en países como Checoslovaquia o Polonia, y creo que eso moverá las necesidades de la industria química en un futuro no muy lejano. 
 
 
¿Qué objetivos se marca el ECMSA de cara al futuro?
 
Nos gustaría ser la organización dónde la gente encuentra ese saber experto que necesitan para mejorar su marketing y su estrategia. No intentamos ser especialistas en RRPP o en un tema en particular, lo que intentamos hacer es facilitar el aprender y el saber. Nuestra meta última es volver a situar ECMSA sobre el mapa como una de las principales asociaciones de la industria química en Europa, aunque lleve algo de tiempo.
  
 
¿Qué valoración extrae de las jornadas organizadas por IQS? 
 
Hay relativamente pocas conferencias en nuestro sector que se centren en la innovación en el área química, este tema siempre ha sido muy poco tratado. Desde mi punto de vista es la más avanzada y profunda conferencia sobre innovación en la industria química que yo he visto hasta la fecha en Europa.